sábado, 31 de enero de 2009

Javi

La frente de mi hijo pequeño, de Javi, recibe cada día alguna amenaza seria en forma de golpe buscado o fortuito, pero en todo caso golpe importante.
El tío aguanta y ultimamente él mismo pide "hielo, mami,hielo" para intentar pasar el susto lo más rápido posible.
La verdad es que no tarda demasiado en recuperarse pero las señales se amontonan en forma de abanico de colores y no sabemos muy bien si le quedarán secuelas de por vida.
Es un enano grande nuestro Javi.
Ahora corre por el pasillo con un balón entre las piernas y radiando su propio partido: Xavi a Villa maravilla, que tira a no me acuerdo quien y va perdiendo España....y va ganando Francia y coge España...y, papi, ya ha ganao españa 4 a 0...ya sabes..a Xavi que ha ganado una copa...del Madis contra el partido...la coge Pepe que ha metido ....gol a Casillas ...que es un poco lento....que no hay manera de pararle...que se acabó porque estoy agotaoooo.
Javi es la mezcla perfecta de la energía de toda la familia y la gracia de varias generaciones.
Lo que no sé es si tendremos fuerza y betadine suficiente para sobrellevar su infancia ¡A veces pienso que no! Menos mal que somos muchos a mal educarle y a regañarle constantemente, ¡alguno acertará! ,y gracias también a que su ángel de la guarda tiene ¡estoy segura! un Master en seguridad personal.
Copio el anuncio dehttp://pensarporlibre.blogspot.com/ y es que se les olvidó llamarme para que Javi protagonizase el spot y estoy muy dolida..........

Nana

Deben ser los genes o los veranos de mi infancia o la cercanía de caracter lo que hacen que las cosas del Norte me lleguen muy cerca.
Me gusta el sol, el calor, el flamenquillo poco ortodoxo y la alegría de las gentes del sur.
He vivido en Barcelona; he disfrutado del cariño de los catalanes y me costó mucho renunciar a su forma de vida.
Cuando voy a Murcia me siento como en casa y agradezco en el alma su tranquilidad y el tiempo sin reloj que me regalan.
De Extremadura conservo olores de campo y momentos entrañables.
De Galicia el recuerdo de un acento musical y la imagen, no recordada pero sí querida, de un abuelo muy especial.
De Madrid muchas cosas y muchas personas. Una vida y un futuro.
Me gusta que nos sintamos orgullosos de formar un país en el que cada uno aporta lo mejor y lo peor de su forma de ser y de que sepamos reconocer la diversidad como virtud y no como elemento de desunión.
Tendríamos que saber entendernos por encima de tópicos poco reales y de RHS positivos o negativos, que a la larga, no dejan de ser orgullos un poco ridículos.
Hoy, escuchando esta nana en vasco he pensado así y me he sentido muy......española.

viernes, 30 de enero de 2009

Repartidoras de felicidad

Hay veces que vendemos una imagen que no es real.
Madre de familia, hijos, trabajo,opiniones, compromisos...
Parece que somos personajes de una novela o especies raras de un reportaje de la 2.
Nunca me han gustado los modelos humanos ni los ídolos ni los pedestales; me parecen demasiado falsos.
Creo que es bueno que los demás conozcan nuestros defectos, que nos hablen de ellos, que nos ayuden a cambiar de opinión y que ,de vez en cuando, nos den la oportunidad de contar que no somos perfectas, que las cosas nos cuestan o que nos resultan más fáciles de lo que puede parecer; que los renglones también nos salen torcidos y que no nos gusta ser ejemplo de nada.
Que aunque protestemos estamos contentas, que nos gusta lo que tenemos y todavía más contarlo,que una pena compartida es menos pena, que queremos llorar pero eso no significa que estemos tristes y que hay ciertos días en los que debajo del maquillaje hay una adolescente con ganas de desahogarse.
Por eso prefiero quejarme y que me quiten la razón, mostrarme vulnerable y que me cuiden un poco, decir a los demás que las cosas no me salen siempre bien y reirme de mis propias reacciones.
Intentar ser "repartidora" de felicidad...y poco más.

miércoles, 28 de enero de 2009

Expresar

Según me dice, quien sabe de estos temas, hay muchos sentimientos y el secreto de nuestra felicidad está en saberlos expresar a los demás de tal forma que ellos sean capaces de entender lo que nos está ocurriendo.
Yo intento expresarlos pero debe ser que lo hago mal.
Creo que expreso claramente mi miedo a que no me entiendan mis hijos y piensen que soy una mala madre porque tiendo más al "no" que al "sí".Pero ellos se empeñan en no querer entender lo que me ocurre y continuan haciendo las mismas cosas, pidiendo permisos imposibles y suponiendo que tengo el dón de la obicuidad para estar y hacer en cada momento, por lo menos, aquello que cada uno considera importantísimo para él.
También ¡ y se me nota bastante! expreso mi impaciencia cuando en 10 minutos debo hacer 20 cosas y nadie me ayuda o cuando llaman a la puerta y nadie la abre o a las 11 de la noche cuando todavía hay quien da portazos o habla por teléfono en un tono de 12 de la mañana.
El cansacio lo suelo expresar a las 9 en punto de la noche, cuando intento sentarme a ver el Telediario y en el camino hacia la televisión me encuentro mochilas de deporte sin vaciar,torres de construcciones sin recoger, calcetines sucios señalándome el camino o la mesa de la cocina con restos orgánicos e inorgánicos de todo tipo esperando que una mano amiga los devuelva a su sitio.
También tengo mis ratos de alegría cuando veo la ropa del día siguiente preparada y bien colocada en sus sillas o en esos momentos en que los pequeños se han dormido, los medianos leen en su cuarto y los mayores me dejan ver alguna película sin levantarse doce veces y sin la música de fondo de sus teléfonos móviles interrumpiendo cada momento.
También expreso mi tristeza cuando no me dejan terminar las frases o cuando pregunto a quien le toca quedarse para que podamos salir su padre y yo sólos y huyen por el pasillo o cuando pido socorro y nadie me contesta.
Realmente me expreso pero no lo debo hacer muy bien....creo que tendré que hacerlo con más "glamur".

martes, 27 de enero de 2009

La tortilla de patata

La lista de cosas y personas que conforman nuestras vidas y nuestra forma de ser es similar a la de nuestra tan española tortilla de patata.
Los ingredientes son los mismos para todas las tortillas: patatas, huevos, aceite y un poquito de sal.
También los ingredientes de nuestras vidas son iguales para todos: cosas, personas,relaciones y un poquito de sal.
Si lo mezclamos todos formamos una masa que echamos mezclada en una sartén con aceite que conforma nuestro día a día.
¡Y aquí está el secreto entre una tortilla y otra, entre una vida y otra!
La manera de cocinarla y la cara que ponemos a la vista cuando la presentamos a los demás.
El fuego lento, la calma, y el arte de saber dar la vuelta a la tortilla en el momento apropiado son el detalle que hace a unas diferentes de las otras.
Por una cara lo mejor de nuestras vidas,todos aquellos ingredientes que la dan sabor y contenido, toda aquella gente que nos quiere bien y busca nuestra felicidad, que nos hace reir y nos hace sentirnos como nos gusta.
Por la otra...todas esas cosas y personas que está presentes a nuestra vida pero que es mejor que no se vean, es la cara fea, la que no se debe enseñar ni tampoco debemos ver.¿Existe? Sí, lo sabemos, pero no perdemos el tiempo en mirarla.
Es un arte este de presentar nuestra vida a los demás...¡a ver si consigo que vean la cara bonita!

domingo, 25 de enero de 2009

Ilusiones

La verdad es que vistos entre la muchedumbre somos muy poquita cosa.
Lo pensaba mientras contemplaba a los miles, creo que millones de personas que acudieron a presenciar la toma de posesión del Presidente Obama.
Pero mi idea cambió cuando por la pantalla empezaron a desfilar algunos primeros planos que expresaban muchas cosas.
Una mujer negra lloraba mientras otra de piel blanca aplaudía.
Un bebé sonreía a su madre que lo abrazaba estrechándole contra su pecho colgado de una mochila.
Algunos rezaban, otros bailaban y los más escuchaban en silencio las palabras de UN SOLO HOMBRE.
Pensaba que en el fondo no eran sus palabras era la ilusión o la esperanza que representan su figura lo que hacía que la gente dejase de ser masa para convertirse en expresión de diferentes sentimientos; todos distintos pero iguales al mismo tiempo.
Me gusta saber que en la masa se puede ser uno mismo, que no es borreguismo seguir a un líder y que todos necesitamos de personas que representen nuestras ilusiones y nuestros valores, aunque muchas veces nos defrauden.
Confiar en quienes nos dirigen nos hace más libres y perder la confianza es el peor de los desengaños.
Mire estas imágenes , Sr Obama, e intente que no perdamos la confianza.

sábado, 24 de enero de 2009

Salir corriendo

Hay cosas de las que hay que salir corriendo;no esperar a que ya sea tarde y echar el freno antes de que pensemos que no vamos a tener fuerzas para parar.
Un comentario inocente puede terminar en un lichamiento público: si yo te contará...cuenta cuenta.
Una queja desproporcionada puede ser el primer paso de una disusión acalorada: pues mira que tú...esto y esto y esto.
Un comentario íntimo con un compañero y otro y otro ...es fácil que abran las puertas a algo más que una amistad .
El encuentro casual si pasa a ser buscado puede convertirse en rutina desproporcionada ...siempre lo mismo.
El primer grito anima al segundo y en el tercero es frecuente que podamos formar un duo bastante desagradable.
Empezamos con un "recoge las zapatillas" seguimos con un "este cuarto está siempre desordenado" y , sin darnos cuenta, nos encontramos tirando por la ventana la papelera de la habitación de alguno de nuestros hijos.
No dar el primer paso o saber escapar del segundo nos proporciona muchas ventajas y nos hace la vida menos complicada.
Ahora sí, siempre hay tiempo de parar en seco y tomar medidas drásticas cuando nos damos cuenta de que ese no es el camino.
Nos va a costar más, seguro, pero no importa : una , dos y tres y ...volver a empezar.

viernes, 23 de enero de 2009

Un regalo

No me gustan demasiado ni los caramelos ni las gominolas pero hay cosas que llegan al corazón.
Soy tutora de una clase de niñas de 9 años, algunas ya de 10 y llevo dos años trabajando y disfrutando mucho con ellas.
También es verdad que a veces se ponen pesadas y que cuando llegan los viernes o las vacaciones las despido con la misma ilusión que las recibo los lunes o a la vuelta de unos días de respiro.
Intento que aprendan el valor del esfuerzo y no les gusta nada.Por eso, a veces, nos enfadamos mucho, sobretodo ellas conmigo y les gustaría jugar más y trabajar menos.
Se puede aprender y enseñar de muchas maneras, por eso nos cuesta tanto acertar, y también se puede ser maestra o simplemente profesora.
A veces queremos subir puestos en las listas de popularidad aunque sea a costa de no exigir lo que debemos o de pasar por alto lo que nos produce enfrentamiento.
Nos pasa ,me parece, en todos los ámbitos de la vida: la familia, el trabajo, los hijos y hasta los amigos.
Pero en educación, con un público poco dado a poner de su parte y dispuesto generalmente a salir corriendo en cuanto suena el timbre todavía es más fácil caer en la tentación de convertirse en alguien simpático con quien pasar el rato.
Cuesta hacer colegio y cuesta ser maestra, de las que enseñan , pero vale la pena y hasta de vez en cuando se recibe un trozo de cartulina con un caramelo pegado y coronado con unas letras de colores que dicen: FELIZ SANTO INÉS, GRACIAS POR ENSEÑARME.
Ese sí que es un regalo...muy grande

jueves, 22 de enero de 2009

Desahogarse

Hay muchas maneras de desahogarse.
Quien más quien menos está sufriendo algún tipo de ahogo en estos momentos explendorosos de crisis mundial y la capacidad de desahogo alcanza cotas ,en algunos casos, que rozan el estilo Berlanga.
Yo, personalmente, la he tomado con todos los políticos, da igual su orientación y sus opiniones, y me despacho a gusto pensando que no hago daño a nadie porque ni me conocen ni creo que les importe mucho mi opinión ahora que no hay elecciones.
También me desahogo con los que salen en el "Hola", que no compro pero sí leo cuando cae en mis manos.Pobrecillos se llevan los más agrios de mis comentarios; aunque tampoco creo que les importe, mientras eso sirva para pagarles sus lujos.
Otros que aguantan mis desahogos son mis hijos, que soportan estoicamente frases tipo "esa camiseta es horrorosa" o "con esos pelos pareces de la kale borroa" o "dúchate que hueles a tigre" o el definitivo y habitual "esas zapatillas apestan" pero a ellos tampoco les afecta mucho, supongo, porque suelen mirarme y seguir su camino sin dar muestra de que les haya ofendido demasiado
A veces me desahoga dar una vuelta a la manzana a la hora de los baños o comprarme una chocolatina anti-régimen y comérmela tranquilamente en el coche o empezar la jornada laboral con un café en el comedor-nevera de mi colegio o reir hasta llorar las increibles historias de algunas de mis sufridas amigas-compañeras o simplemente escribir lo que se me ocurre en este blog y pensar que siempre habrá quien se encuentre un poquito ahogado y estas tonterias le puedan servir para desahogarse.
Cantar esta canción también .......me deja más tranquila

miércoles, 21 de enero de 2009

Depende

Hoy toca día filosófico,debe ser el frío ¡otra vez! o el estado de las cosas , no sé.
Depende, todo depende del color y el lugar desde donde se miren las cosas.
No sirve de nada escribir si no te lee nadie; pues depende, depende si lo haces para alguien o simplemente para disfrutar del placer de conocer tus propios pensamientos.
Es una tontería sonreir cuando la vida se empeña en mostrarte su peor cara; pues depende, todo depende de las ganas que se tengan de dar un vuelco a la realidad y de buscar el blanco en el gris aunque el negro quiera imponerse más que nunca.
Las cosas nunca cambian y los buenos siempre parecen tontos; pues depende, depende de las ganas que tengan los buenos de mezclarse con la cizaña que ya llegará el día en que se quemen las malas hierbas y el buen trigo pase a ser pan.
La única manera de arreglar las cosas está en protestar y pedir responsabilidades; pues depende, depende de lo que vayas a conseguir, si es poco a lo mejor ni vale la pena, lo que sí puede solucionar algo es que pongamos la cabeza a pensar y las manos a trabajar.
La culpa de lo que me pasa la tienen los demás; pues depende, depende del interés que hayamos puesto en ser los conductores de nuestra propia vida y de a quienes hayamos querido subir a nuestro autobús, que en todo caso siempre fue nuestro.
Hay muchos dependes y muchas formas de ver las cosas; tantas como queramos buscar y estemos dispuestos a entender.

martes, 20 de enero de 2009

Tirar del mismo carro

Me duele en el alma y por eso lo quiero decir.
Llevo varios dias , meses ya, escuchando por todas partes que esta crisis no ha hecho más que empezar y que ya se cuentan por miles las familias en las que alguno de sus miembros, si no todos, están sin trabajo o se levantan cada día pensando "esto no pasa de hoy".
Por otro lado me encuentro con quien solo ofrece tiempo y paciencia para llenar la nevera o quien se escuda en que los problemas se dan en todos los paises o con el que piensa que va a ser Obama quien arregle el desaguisado de esta nuestra pequeña península del sur de Europa.
Y ante esto solo han reaccionado los miembros de Cáritas,católicos ellos, lo siento Doña Teresa, y los comedores de monjas, lo siento Doña Almudena Grandes,y las parroquias con sus voluntarios,laicos de todas las clases sociales, lo siento Doña Leyre Pajín, y las comunidades neocatecumenales, muy creyentes todos, lo siento Doña Bibiana, y las cientos y hasta miles de ONGS de inspiración cristiana que está llenando muchas neveras y muchos corazones.
Si toda esta gente,retrógada,anticuada, fascista,intolerante,reprimida,en una palabra,católica, parase de hacer lo que hacen, se nos venía encima un problemón de los que paran un pais.
Dejen de buscar soluciones de 400 euros, populistas y de efecto real nulo, y aprendan de quienes se dan sin buscar el aplauso fácil, de quienes tienen una mano derecha que no sabe lo que hace la izquierda, de quienes prefieren hacer las cosas por Dios y no por dinero y de todos aquellos que se sienten obligados a echar una mano a sus hermanos por lo que son ,no por lo que tienen y únanse a ellos en lugar de recrearse en insultos que no benefician a nadie.
En fin, si bastasen un par de canciones para que todos tirásemos del mismo carro...las cosas serían más fáciles.

lunes, 19 de enero de 2009

Esperando

Hoy he ido, después de mucho tiempo, a la consulta de mi médico de cabecera o de familia como lo llaman ahora.
No era nada importante,un simple dolor de garganta, pero durante la hora larga en que he estado esperando he disfrutado observando un espectáculo que, hasta hoy, me era desconocido: el mundo entre las paredes de un ambulatorio de la Seguridad Social.
Parece una película, una serie o una telenovela, pero por lo que hoy he visto, más bien diría que es un auténtico reality show al más puro estilo español.
Había numerosos grupos de señoras y señores, jubilados y no tan jubilados, que se saludaban y aprovechaban para ponerse al día de nietos, enfermedades varias y hasta defunciones que se habían producido estas últimas semanas o meses.
Sentado en una esquina un hombre, ya sententón, ha conseguido localizar con un enorme teléfono movil a sus hijas ¡debían ser bastantes! y ha aprovechado para hacer un repaso, no siempre amable, de sus múltiples parientes y conocidos.
Había también una mujer haciendo ganchillo mientras su marido jugaba a una maquinita de esas que calculan la edad mental de quien las utiliza pero, por el esfuerzo y la cara que ponía, no parece que estuviese muy conforme con los resultados que estaba consiguiendo.
Tampoco faltaba quien leía con calma el periódico y quien no podía permanecer ni un minuto más sentado ¡por lo menos eso decía él! y se paseaba,de arriba a abajo, ante la atenta y nada cordial mirada de su esposa.
Las enfermeras recorrían los pasillos saludando a los sufridos enfermos y la señora de la limpieza nos facilitaba el ejercicio al hacernos levantar las piernas cada vez que pasaba la mopa por debajo de los bancos de la sala de espera.
Todo esto acompañado de un concierto de toses y sonidos bronquiales que pedían a gritos que subieran la calefacción; estropeada, por cierto, desde el viernes.
Es fácil que en estos casos se termine hablando y ,después de una hora o más de obligada convivencia, uno llega a sentir cariño y hasta compasión por quienes le han contado sus innumerables dolencias o la interminable lista de medicamentos que toman a diario.
Por fín he oido mi nombre detrás de la puerta de la consulta y he logrado contarle mis penas al médico que ha tenido la amabilidad de mirarme la garganta y recetarme un genérico de los más sencillos,eso me ha dicho, porque lo mio era poca cosa.
¡Me he quedado muy tranquila! y esque después de más de una hora de espera ya empezaba a ponerme nerviosa...
Pongamos que hablo de Madrid...o no.

domingo, 18 de enero de 2009

Cansancio

Existen varios tipos de cansancio y varios tipos de personas cansadas o que cansan.
El cansancio físico es el que más controlo, y hasta me gusta sentirlo, porque es medianamente fácil de solucionar y disfruto imaginándome los momentos en que recargo fuerzas, como el conejito de Duracell , con una noche de sueño profundo o una salida nocturna al cine ¡que tampoco necesito irme a las Bahamas!
Peor pronóstico tiene el cansancio que me produce hablar al que no quiere escuchar o enseñar al que no quiere aprender ¡ese es más complicado! y también me cuesta más encontrar el remedio a estos cansancios que me viene a oleadas y que intento mitigar con píldoras de paciencia y no siempre muy buena cara.
Ahora sí el peor cansancio es el que me producen las personas que cansan.
Son esas que no quieren cambiar nunca o que se empeñan en imponer sus ideas sin dar cabida a las de los demás o las que se rien de las convicciones de otros y las ridiculizan o la de esos que juzgan por las apariencias y viven de ellas o la de quienes no se ponen nunca en el lugar de los demás y siempre piensan mal del vecino o la de quienes se creen con derecho a planificar y organizar la vida de los que les rodean sin contar con ellos o las de quienes se llaman amigos y te critican a tu espalda o la de quienes sonrien siempre aunque el que tienen enfrente diga tonterias o la de quienes impone sin insinuar y esperan de los demás lo que ellos son incapaces de ofrecer.
Algunas de estas conozco y hasta creo que yo puedo ser una de ellas; por eso a veces me canso y necesito coger fuerzas.
No se me ocurre mejor manera que hablando con quien se deja y escribiendo para expulsar al aire la presión que todo esto me produce.Eso y ponerme unos cascos para cantar muy alto y con rabia cosas como esta.

sábado, 17 de enero de 2009

Cumpleaños

Hay días mejores y días peores.Normalmente el del cumpleaños de mi hijo mayor es de los que intento que no me afecten demasiado.
Realmente lo vivo como si no fuera conmigo porque nunca me veo, ni me siento capaz de asumir su edad y especialmente lo que eso añade a la mía.
Me siento más cómoda en las tiendas de juguetes con los pequeños que rebuscando entre camisetas y sudaderas de extraños dibujos.Tampoco me gusta comprar maquinillas de afeitar para los mayores; prefiero las colonias infantiles y los lápices de colores.Todavía intento montar en el coche,a los que se dejan, para pasar la tarde paseando por el Retiro o enseñando a montar en bicicleta en algún parque cerca de casa.En cambio no me gusta nada controlar las noches de los viernes o los sábados y menos perseguir al último que llegó el día anterior y que perdió las llaves,como siempre.
A medida que mis hijos van creciendo y sobretodo dede el momento terrorífico en el que cruzan el umbral mágico del 1'67m, mi estatura concretamente, las cosas las veo como si no fueran del todo conmigo y sus vidas pasan a ser responsabilidad cada vez menos compartida y más de ellos mismos.
Creo que esto es bueno, a lo mejor me equivoco, pero alguien me convenció cuando me dijo que hasta los 18 años se trataba de meter en los bolsillos de los hijos todo lo que se pueda, para luego dejar que ellos sean capaces de ir sacándolo poco a poco solos y aprendan así a volar, cuanto antes, fuera de los brazos protectores de "papá y mamá".
A mi también me gusta sembrar más que comprobar cómo va la cosecha y también es verdad que empiezo a sentir la satisfacción de recoger algunos frutos.
Definitivamente hoy es un día de los mejores.
Espero que cuando sean mayores no les pase como a PETER,PAUL AND MARY con su famoso LEMON TREE.

viernes, 16 de enero de 2009

Triste

Ayer hablé con una mujer que tiene una enfermedad muy dolorosa, muy dificil de curar y a la que solo la medicina del tiempo podrá traerle algún alivio.
Está triste.Simplemente está triste y tiene razón y razones para estarlo.
Porque aunque sabe que su marido está mejor en el cielo que aquí con ella sufriendo y a pesar de que le han dicho que desde allí la puede ayudar, mejor que desde ningún sitio, esperándola para que cuando le vuelva a ver puedan seguir queriéndose mucho y pasándolo muy bien juntos;a ella le gustaría que siguiese estando aqui.
Está triste y se le iluminan los ojos, los tiene pequeñitos , cuando dice que lo pasa mal y llora, llora mucho .
Es dificil llenar los huecos y creo que hasta puede ser que nunca logre cubrir el vacío que siente, pero también sé que se puede ser feliz aunque estemos tristes y que es posible estar triste y alegre al mismo tiempo.
Ahora hay que conseguir que se deje querer y ayudar, que es lo más dificil, y que acertemos en el cómo y el cuando, que tampoco es nada fácil.
Madrid es inmenso para quien está triste, porque las distancias nos ponen barreras y el calor de la amistad se encuentra con enormes muros de tiempo, ocupaciones, trabajo y mil dificultades que hacen cada vez más complicado el contacto personal y el regalo de las horas sin reloj.
No sé si me gustaría que leyese estas palabras porque no quiero que piense que me da pena, no es pena, es envidia de ser capaz de echar de menos a quien has querido tanto y deseos, muchos deseos, de que sienta que lo puede contar y de que alguien la va a entender y a escuchar.
Tengo que darle vueltas al cómo,al cuándo,al tiempo y a las palabras.Aunque a estas últimas casi es mejor dejárselas al corazón que de estos temas sabe más.

jueves, 15 de enero de 2009

Los Reyes de mamá

Hoy ha tocado tema maridos y, como es lógico,nos hemos reído y hemos despotricado una barbaridad.
La verdad es que los nuestros son todos buenísimos y a pesar de eso escriben unas cartas muy curiosas a los Reyes Magos.
Este año algunas de mis amigas ha recibido cosas como estas:
  • Vales para el gimnasio o cursos de cocina, con la mejor intencion ¡seguro!, pero con poco tacto la verdad...
  • Aspiradoras último modelo,una freidora que no salpica,un centro de planchado, un set de cazuelas transparente... A mi estos regalos son los que más me fastidian y a los que peor cara pongo.
  • El tapizado del sillón de la entrada,una televisión super grande de plasma,el cierre de la terraza del cuarto de los niños o unos focos para la cocina.Vamos, lo que se dice personales, personales no me parece que sean.
  • Unas zapatillas de casa, unos rulos calientes,crema hidratante de coco, una depiladora laser y un chandal rosa con el cuello de guatiné.Y luego dicen que los maridos con tal de no estar en casa trabajan hasta las tantas.¡No me extraña!
  • Las tres ces: collar,cinturón y colonia.Tampoco en este caso se han roto la cabeza pero , a veces,es mejor ir a lo seguro .
Yo he tenido mucha suerte porque hace años que dejé muy claro a Baltasar, que es mi Rey Mago,el tema de los regalos, y en mi zapato encontré lo de todos los años: un bolso, algo de ropa (con tiket para cambiarlo, por si acaso) y unos pendientes de perlas que casi siempre se me pierden antes de que termine el año y me viene muy bien reponer en estas fechas.
A mis sufridas mamás amigas ya les he dicho: "las cosas muy claritas,muchas pistas y pocas sorpresas que luego se nos queda una cara..."
Tampoco ellos salen muy bien parados en esto de los regalos porque nosotras, las Reinas Magas, somos también poco originales ( calcetines, corbatas,calzoncillos y la socorrida colonia, todo con C ¡que manía!).
La diferencias es que los maridos dan menos importancia a estas cosas y nosotras...¡a veces hacemos un dramón!
A pesar de todo ¡SABEMOS QUE NOS QUIEREN!

miércoles, 14 de enero de 2009

Educar

No siempre es posible mantener una conversación interesante en un comedor, helador por cierto, que empieza a funcionar a la una del medio día y cierra sus puertas cerca de las cuatro de la tarde alojando entre sus paredes a 100 mujeres de entre 20 y 65 años repartidas en turnos diferentes cada día.
El dato en sí ya es escalofriante, tanta mujer junta es cómo para salir corriendo, pero si a esto le añadimos que todas se dedican a la enseñanza y hay un porcentaje muy alto de madres de familia con hijos de todas las edades,es fácil de entender que lo de escuchar,no gritar, tener paciencia, etc..lo dejamos para las niñas que, gracias a Dios, están a salvo de nuestras conversaciones en el comedor de al lado.
Sin embargo hoy sí he disfrutado comiendo,no por la comida que para mí era de régimen ¡como siempre!, sino porque he escuchado con atención a la voz de la experiencia, en este caso personificada en una mujer a punto de jubilarse y con 42 años dedicada a educar niñas y muchas veces también padres.
Nos quejábamos de que las profesoras no estamos muy bien valoradas y que algunos padres exigen que el colegio eduque mientras ellos dan todos los caprichos.
Ella se sonreía y nos contaba anécdotas una detrás de otra -¡para escribir un libro !-decía .
Después de mucho discutir y bastante bajito ha dicho:
- ¿Sabeis que os digo?, que el problema son las prisas y los nervios;que andamos todos como locos y no nos damos cuenta de que la educación de los niños es como el buen caldo, lleva mucho tiempo y requiere mucha paciencia. Pero antes o después, todo lo sembrado da su fruto.
Que nada se arregla de la noche a la mañana, que no hay píldoras mágicas ni recetas estrella para educar, que es labor de todos ,ni solo del colegio ni solo de los padres y que consiste en repetir y repetir que todo va al puchero y el sabor es producto del tiempo.-
Ante esta sabia enseñanza no he tenido argumentos para continuar la discusión y en el café he apuntado estas palabras para que no se me olviden cuando me entren las prisas y los nervios.

Para esos locos bajitos, propios y ajenos, que sufren nuestros experimentos educativos .

martes, 13 de enero de 2009

La cara

Hoy hablando de una amiga alguien ha dicho- "esque se le nota en la cara"-o más bien -"esque se te nota en la cara"-porque la amiga estaba delante y estas cosas es mejor decírselas frente a frente.
Ella ha sonreído y ha contestado -ese es el problema, que por más que me empeño no logro disimular-.
Hasta aquí hemos llegado porque tampoco había mucho donde rebuscar y porque nuestra amiga de la cara torcida no es muy dada a hablar de sí misma y en cuanto te das cuenta cambia de tercio y terminas contándole tu batallita mientras ella se escurre en su intimidad.
Lo que sí me ha quedado en el aire es la idea de que todos vemos necesario poner al buen tiempo buena cara y poner la mejilla cuando nos aticen en la frente;pero hay veces que no está mal que se nos vea en la cara que aquello no tiene gracia o que el comentario del inoportuno ha estado fuera de lugar.
Es mejor con una sonrisa, si se puede, pero tampoco es plan aceptar como normal lo que hasta la propia naturaleza rechaza o disculpar actuaciones que no tienen justificación o pretender ser moneda ¿de dos euros?...pues de dos euros que a todos guste.
Estoy con mi amiga en que el no poder disimular le trae más problemas que ventajas pero yo le digo que también así deja muy claro quien es y qué piensa y que, si hace un esfuerzo y es un poco menos brusca, hasta es posible que los demás vean que debajo de la mala cara suele haber una buena razón.
Este POR LA CARA de MECANO me ha gustado para fondo de la entrada de hoy. ¡Que lo disfrutéis!

domingo, 11 de enero de 2009

We can

Suele ocurrirme después de ver el telediario o leer el periódico.
Ultimamente me ocurre con más frecuencia que nunca y estoy pensando que estas ganas que siento de echarme a la calle a dar cuatro gritos deben ser producto de la edad,y tampoco es para tanto digo yo, o de los nervios que empiezan a fallarme.
Ya lo decía mi amiga Mafalda ¡que paren el mundo que me bajo!
¿Sería posible que, cada uno en su sitio, consiguiésemos ponernos a trabajar en serio sin pensar que son los demás los que deben solucionar nuestros problemas?
Los padres pretendemos que a nuestros hijos los eduquen los psicólogos y los maestros.Los hijos exigen derechos y no asumen demasiados deberes. A los abuelos les cuidan emigrantes de otros países, muchas veces con más cariño que sus propios hijos.El problema entre judios y palestino que lo resuelva la ONU y el mío con mi marido un juez de familia...
El depender tanto de los demás para vivir nuestra vida hace que nos convirtamos en pequeños churros,blandos y fofos, con los que es muy dificil hacer palanca para levantar la sociedad y el mundo en el que vivimos.
El "WE CAN " de Obama se parece mucho a la célebre frase que hace muchos años pronunció Kennedy "No pienses lo que tu país puede hacer por ti,piensa lo que tú puedes hacer por tu país"
Pues eso aplicado a nuestra familia, nuestro trabajo, nuestra ciudad, nuestro mundo resolvería muchos problemas y muchas crisis personales que son más difíciles de superar que las mundiales.
No me voy a enfadar tanto con los periodistas por dar malas noticias y voy a pegarme el lema de Kennedy en la frente para echar una mano a este mundo,que a pesar de todo, me gusta y es el mío.

sábado, 10 de enero de 2009

Responsabilidad

Cómo nos cuesta reconocer los fallos,tanto que siempre encontramos a alguien cerca al que trasladar nuestros errores.
No creo que sea un problema solo de los políticos, los jefes o el adolescente que tenemos en casa...es una lacra bastante universal.
También es verdad que muchas discusiones no tendrian futuro si supiésemos responder con un sincero"tienes razón, ha sido culpa mía" y nuestro prestigio profesional subiría bastantes puntos si no quisiésemos tener siempre razón y ejercitásemos más amenudo la sana costumbre de escuchar a los demás.
Ayer oí a varias personas decir que el caos provocado por la nieve en Madrid se debía a un cúmulo de fallos del que no había responsables.
Pues no lo entiendo...si hay problema mal resuelto ,hay alguien que no lo ha hecho bien,seguro.
Lo de ayer es solo el reflejo de algo que nos ocurre con bastante frecuencia y que hace que sea muy dificil que las cosas funcionen, porque si no se asumen responsabilidades es dificil que encontremos a quien dirigir nuestras necesidades.
El popular "pio,pio que yo no he sido" me hace torcer el gesto y me anima a no pasar la patata caliente a nadie cuando se encuentre entre mis manos.
Ah! y si alguien quiere echarle la culpa de lo de ayer a Allbert Hammond, es posible que a él no le importe.

viernes, 9 de enero de 2009

Nieve

Hoy ha nevado mucho en Madrid.
Siempre me ha dado envidia ver en las noticias esas imágenes de pueblos incomunicados,carreteras cubiertas de nieve y gente con dos vueltas de bufanda y con el gorro calado hasta las orejas.
Ha sido un día curioso,y no solo por la novedad de ver el paisaje habitual de un color diferente, sino porque he descubierto que esto de la nieve está bien muy de vez en cuando pero tampoco es tan idílico como parece.
Nervios por todas partes, un único tema de conversación, las carreteras colapsadas y miles de predicciones diferentes sobre lo que nos iba a ocurrir cuando quisiéramos salir de las confortables cuatro paredes del colegio.
En fín, que cada vez que ocurre algo extraordinario se nos disparan los malos augurios y yo personalmente me siento más agusto con la rutina,las calles despejadas y la seguridad de que voy a poder volver a mi casa, tranquilamente, sin tener que llamar a las máquinas quitanieve y a todos los servicios de rescate de la Comunidad de Madrid a la vez.
Prometo recordar el día de hoy cuando vuelvan a aperecer paisajes nevados en la tele y disfrutaré viéndolos, placidamente, desde el sofá de mi casa.



jueves, 8 de enero de 2009

Trabajar

Hoy he vuelto al trabajo y me he sentido muy afortunada. A muchos les gustaría decir lo mismo y tienen que conformarse con seguir mandando currículums, o hasta presentarse de puerta en puerta, para intentar encarar el día con la sensación de estar haciendo algo útil por su familia y por su país.
Por eso hoy no me he quejado del frío, ni del madrugón, ni de las prisas, ni de la falta de medios, ni de los compañeros, ni de los jefes, ni de tener que salir a fumar a la calle, ni de las niñas, ni de los padres, ni del temario, ni de la LOE, ni de los atascos a la salida del colegio, ni de la comida, ni del café y hasta he sonreido y felicitado el año a las adolescentes que me he cruzado por los pasillos.
No sé si esto lo han conseguido la crisis o las vacaciones, pero tampoco me ha costado tanto.
A veces no sabemos ver las oportunidades que nos brinda nuestro trabajo de hacernos mejores y hacer mejores a los demás.También es cierto que solo valoramos aquello que hemos perdido, pero puede que este sea un buen momento para darle sentido a lo que hacemos cada día;no creo que solo para cobrar un dinero a final de mes, sino también con miras un poco más altas.
Esta vuelta de vacaciones ha sido diferente.Es verdad que ,a veces, es una lata el trabajar pero hoy me he sentido afortunada.
El video un poco "friki", como dirian mis hijos, pero tiene su gracia.

miércoles, 7 de enero de 2009

Otra forma de ver las cosas

Hay veces que nos ponemos demasiado serios.
No dudo de que a las revistas de moda y no digamos a las que viven de nuestra mala costumbre de criticar a los famosillos ,les venga de perlas que la ministra o quien sea lleven o no un modelo apropiado a la situación, o más bien hayan hecho lo que les haya parecido sin importarle el protocolo del momento.
Yo prometo esforzarme más en comprender qué está pasando para que se sigan celebrando estas recepciones, que deben costar una millonada, mientras las colas del paro y los problemas nos tienen ¿a todos? muy pero que muy preocupados.Seguro que es una forma de alimentar nuestra hispana costumbre de hablar mal de quien sea, da lo mismo, y así pasamos el rato sin dar demasiada lata a nadie y ,sobretodo, sin pensar nada importante que eso sí que sería malísimo para quienes deberían hablar menos y hacer más.
No consigo distraerme con estas tonterias de los vestidos y ,de verdad que lo intento, pero no me importan nada.Solo me hacen pensar que tengo otra forma de ver las cosas.
Voy a ver si me parezco a Traicy,que con una sonrisa es capaz de cambiar el mundo.

martes, 6 de enero de 2009

Ilusión

Me gusta mantener la ilusión, aunque el día de hoy pone punto y final a las fiestas de Navidad dejándome un regusto dificil de explicar.
Creo que la ilusión es lo que me levanta cada mañana y me da impulso en el día a día.
La ilusión de que voy a intentar hacer las cosas mejor, de que el trabajo va a dar sus frutos, de que sí es posible mantener la cordura en los malos momentos y de que detrás de una puerta que se cierra siempre hay una ventana con un paisaje sorprendente.
No es la ilusión de un iluso sino la fuerza de saber que yo sola no puedo, mucho menos apoyándome en mis fuerzas; de que necesito dejarme llevar de la mano y de que me van a echar un cable cuando ,pronto,muy pronto, piense que no vale la pena tirar del carro.
Es la ilusión que hoy he visto en muchos niños.La de saber que los Reyes no les van a fallar y la de la alegría de comprobar que el zapato no está vacio.
Mañana día de recogidas y peparativos para encarar el segundo trimestre con muchas ganas y mucha ILUSIÓN.Que no nos falte la compañía de los Reyes.


Si alguno quiere la letra la puede encontrar en www.musica.com/letras.asp?letra=831754

domingo, 4 de enero de 2009

Reyes

Hoy es casi víspera de Reyes y he encontrado un ¿cuento?; no, no es un cuento, es una historia que nos puede dar muchas luces sobre lo que vamos a celebrar el día 6.
Ya me contareis .

sábado, 3 de enero de 2009

Ayudar

Hay veces en que no es sencillo ayudar.
Hoy llueve en Madrid, y estos cambios meteorológicos me influyen bastante más de lo que sería razonable...que le vamos a hacer!
El tema es que con el ánimo triste y la cabeza en baja forma ,me he parado a pensar en cómo echar una mano a gente que tengo alrededor y sé que no lo están pasando bien.
A lo mejor lo más sencillo es darles lo que ellos quieren.Pero...no, no me parece que sea la solución.
Puede que deba darles lo que a mi me parece que necesitan.La verdad es que no sé qué necesitan.
También podría preguntarles qué quieren; pero me arriesgo a que no me guste su repuesta o a que no sepa darles la ayuda que esperan.
Entonces vuelvo al principio y sigo sin saber qué hacer.
Es posible que solo se trate de poner etención en lo que dicen, escuchar y...esperar a que se me ocurra o se les ocurra alguna buena idea.
En fin, dejaremos que escampe y siempre me quedará cantar con Lluís Llach: "Que tiguem sort".

jueves, 1 de enero de 2009

Pensar

Hace pocos días he descubierto un blog que me hace pensar www.supermicrovideos.blogspot.com.
La entrada de hoy habla de quienes tienen la desfachatez, no solo de pensar, sino de pensar diferente.
Siempre me han molestado las etiquetas y no digamos el pensamiento único, porque creo que hay muy poquitas cosas de las que no se pueda opinar y otras muchas menos que no permitan comentarios.
Es posible que solo exista una que no permita discusión LA DEFENSA DE LA VIDA, lo demás, como los colores, dependen del cristal con que se mire.
Por eso me molesta que pretendan decirme que es justo y qué no lo es, y que supongan que no soy tolerante porque no comparto sus ideas ¿y ellos las mías?.
Mal empezamos si creemos que nuestro color es el único posible.
Hay miles de formas de ayudar a quien no quiere o no puede traer al mundo una nueva vida y la peor ayuda es la que se aplaude desde el gobierno ...¡se creen progresistas! y ¿dónde está el progreso?¿en matar vidas? Igual que en Irak pero utilizando clínicas de lujo.
Me gustaría hablar, cara a cara, con alguno de los que pegan y arrestan a quienes defienden su propia especie, la humana, y decirles que no entiendo nada, que necesito que me aclaren su postura tranquilamente, con un café, no con insultos y golpes.¡A ver si me convencen!
Mientras tanto me quedo con los de mi raza, la raza de los que quieren defender su DERECHO A LA VIDA..