martes, 13 de enero de 2009

La cara

Hoy hablando de una amiga alguien ha dicho- "esque se le nota en la cara"-o más bien -"esque se te nota en la cara"-porque la amiga estaba delante y estas cosas es mejor decírselas frente a frente.
Ella ha sonreído y ha contestado -ese es el problema, que por más que me empeño no logro disimular-.
Hasta aquí hemos llegado porque tampoco había mucho donde rebuscar y porque nuestra amiga de la cara torcida no es muy dada a hablar de sí misma y en cuanto te das cuenta cambia de tercio y terminas contándole tu batallita mientras ella se escurre en su intimidad.
Lo que sí me ha quedado en el aire es la idea de que todos vemos necesario poner al buen tiempo buena cara y poner la mejilla cuando nos aticen en la frente;pero hay veces que no está mal que se nos vea en la cara que aquello no tiene gracia o que el comentario del inoportuno ha estado fuera de lugar.
Es mejor con una sonrisa, si se puede, pero tampoco es plan aceptar como normal lo que hasta la propia naturaleza rechaza o disculpar actuaciones que no tienen justificación o pretender ser moneda ¿de dos euros?...pues de dos euros que a todos guste.
Estoy con mi amiga en que el no poder disimular le trae más problemas que ventajas pero yo le digo que también así deja muy claro quien es y qué piensa y que, si hace un esfuerzo y es un poco menos brusca, hasta es posible que los demás vean que debajo de la mala cara suele haber una buena razón.
Este POR LA CARA de MECANO me ha gustado para fondo de la entrada de hoy. ¡Que lo disfrutéis!

2 comentarios:

María dijo...

Opino que mejor que se nos note en la cara, si... La tristeza, alegría, el enfado.... Y, mejor aún, si podemos y queremos dar la razón del por qué de nuestra cara.....

Natalia Pastor dijo...

Es que la cara es el espejo del alma,de las ilusiones y las decepciones.
Un retablo infalible de como estamos.
Saludos.