miércoles, 7 de enero de 2009

Otra forma de ver las cosas

Hay veces que nos ponemos demasiado serios.
No dudo de que a las revistas de moda y no digamos a las que viven de nuestra mala costumbre de criticar a los famosillos ,les venga de perlas que la ministra o quien sea lleven o no un modelo apropiado a la situación, o más bien hayan hecho lo que les haya parecido sin importarle el protocolo del momento.
Yo prometo esforzarme más en comprender qué está pasando para que se sigan celebrando estas recepciones, que deben costar una millonada, mientras las colas del paro y los problemas nos tienen ¿a todos? muy pero que muy preocupados.Seguro que es una forma de alimentar nuestra hispana costumbre de hablar mal de quien sea, da lo mismo, y así pasamos el rato sin dar demasiada lata a nadie y ,sobretodo, sin pensar nada importante que eso sí que sería malísimo para quienes deberían hablar menos y hacer más.
No consigo distraerme con estas tonterias de los vestidos y ,de verdad que lo intento, pero no me importan nada.Solo me hacen pensar que tengo otra forma de ver las cosas.
Voy a ver si me parezco a Traicy,que con una sonrisa es capaz de cambiar el mundo.

3 comentarios:

Juan Rodríguez Millán dijo...

El problema es cuando estas cosas llegan hasta los medios "serios"... Es entonces cuando tenemos que empezar a preocuparnos...

Carlos dijo...

Eso de las recepciones es una tomadura de pelo como tantas cosas de las que están pasando en nuestros días, nuestros gobernantes lapidan nuestro dinero a su antojo mientras los españoles no llegamos a fin de mes, en fin no sigo porque llegaría demasiado lejos...

María Herrero dijo...

No entiendo que para los que gobiernan no haya prioridades.... no entiendo que desde el ministerio de cultura se dé un dineral a la cúpula de un mar de colores.. y no se inviertan esos fondos en la creación de puestos de trabajo..no entiendo tanto cóctel, tanta moda mientras se dan las mayores cifras de paro de la década... a mi se me quitaría el hambre.. pero debe ser que no entiendo...