domingo, 11 de enero de 2009

We can

Suele ocurrirme después de ver el telediario o leer el periódico.
Ultimamente me ocurre con más frecuencia que nunca y estoy pensando que estas ganas que siento de echarme a la calle a dar cuatro gritos deben ser producto de la edad,y tampoco es para tanto digo yo, o de los nervios que empiezan a fallarme.
Ya lo decía mi amiga Mafalda ¡que paren el mundo que me bajo!
¿Sería posible que, cada uno en su sitio, consiguiésemos ponernos a trabajar en serio sin pensar que son los demás los que deben solucionar nuestros problemas?
Los padres pretendemos que a nuestros hijos los eduquen los psicólogos y los maestros.Los hijos exigen derechos y no asumen demasiados deberes. A los abuelos les cuidan emigrantes de otros países, muchas veces con más cariño que sus propios hijos.El problema entre judios y palestino que lo resuelva la ONU y el mío con mi marido un juez de familia...
El depender tanto de los demás para vivir nuestra vida hace que nos convirtamos en pequeños churros,blandos y fofos, con los que es muy dificil hacer palanca para levantar la sociedad y el mundo en el que vivimos.
El "WE CAN " de Obama se parece mucho a la célebre frase que hace muchos años pronunció Kennedy "No pienses lo que tu país puede hacer por ti,piensa lo que tú puedes hacer por tu país"
Pues eso aplicado a nuestra familia, nuestro trabajo, nuestra ciudad, nuestro mundo resolvería muchos problemas y muchas crisis personales que son más difíciles de superar que las mundiales.
No me voy a enfadar tanto con los periodistas por dar malas noticias y voy a pegarme el lema de Kennedy en la frente para echar una mano a este mundo,que a pesar de todo, me gusta y es el mío.

2 comentarios:

María dijo...

Para variar... te doy la razón... Preocuparse es igual a no ocuparse.. Cuando nos ocupamos, cogemos nuestra responsabilidad y no se la pasamos a los demás..
Además quejarnos solo trae sentirnos víctimas, creer que uno mismo no puede hacer nada...
Por tanto opino que A OCUPARSE !! y me lo aplico

lojeda dijo...

Tienes toda la razón. Si dependiéramos más de nosotros mismos, otro gallo nos cantaría, pero lo malo es que, nosotros votamos y elegimos a los políticos, para que trabajen por nosotros, que para eso cobran un sueldazo todos lo meses, pero su vocación no es la ser servidor, si no la de trabajar para su propio beneficio, que es para lo que se meten en política, y encima ellos quieren manejarnos como si fuéramos marionetas o personas sin criterios, y piensan que con las subvenciones para "todo", ya nos quedamos contentos.
Lo que si deberíamos pensar ya, para otras elecciones, es a quién vamos a votar, y cuál es la personas que trabajará mejor por nuestro país.
Yo creo que ya deberíamos estar un poco escarmentados de que con los discursos y las mentiras bonitas, no se solucionan los problemas que tenemos, y que por mucho que prometan, ya no son creíbles sus palabras.
Estamos ya un poco hartos de buenas y bonitas promesas y de palabras muy rimbombantes, que no dicen nada.
Es verdad que deberíamos ponernos ya a trabajar y a denunciar todo lo que no nos gusta.
Lo importante es tomar conciencia de los problemas, y ponernos manos a la obra.
Un abrazo