domingo, 15 de febrero de 2009

Lección

No sé yo si es que no me explico o más bien se trata de que no resulta apetecible pensar en ello.
Creo que las bases de la educación han sido y serán siempre las mismas: trabajo ,esfuerzo y ...poco más.
Si no hay trabajo ni tampoco hay esfuerzo es dificil que se consiga madurar a tiempo de la edad que corresponde.
Nos empeñamos en buscar las metodologías más adecuada para que nuestros chicos aprendan sin poner de su parte y pedimos a padres y profesores que se las ingienen para que los chavales maduren sin que ellos hagan el menor esfuerzo.
Puede ser que el error este ahí; para crecer uno tiene que notar el dolor no solo en las rodillas, sentir que hay cosas que cuestan y no gustan, probar que la mochila pesa no solo en la espalda y también experimentar que hace sol y a uno le toca encender el flexo y agachar la cabeza.
Ahora las tentaciones son más tecnológicas, puede que más atractivas, pero no dejan de ser tentaciones que hay que vencer.
No podemos hacerles creer que los codos no forman parte de la anatomía del estudio y debemos convencerles de que las horas de trabajo siguen siendo de 60 minutos, aunque en el colegio las hayan reducido a módulos de 45.
Cada vez me doy más cuenta de que los profesores se pueden dejar las pestañas , los padres los dineros y hasta la voz, pero como nuestros estudiantes sigan pensando que aqui todo el mundo aprueba por la gorra y uno puede pasarse los cursos como quien salta desde un trampolín, sin esfuerzo, al final solo conseguiremos sacar de ellos una ínfima parte de lo que pueden dar de sí.
Esfuerzo y trabajo, una lección...para toda la vida.


8 comentarios:

Carlos dijo...

Se puede decir más alto pero no más claro, completamente de acuerdo. Ah la canción es una de mis preferidas, la he escuchado miles de veces. Un abrazo.

Mª Ángeles Cantalapiedra dijo...

has sido rotunda... Un besote y buenos días

eligelavida dijo...

Pues sí, aunque creo que los niños hoy también hacen sus esfuerzos intentando estar a la altura de lo que a veces los padres esperan de ellos. Cole, tenis, música, idiomas, horario de ejecutivos, todo el día fuera de casa, cuando llegan ni Papá ni Mamá están, poco o ningún tiempo para hablar con ellos, en fin, que entre eso y lo que aprenden en la televisión, se les obliga a ser mayores antes de tiempo.

blumun dijo...

Pues sí, el esfuerzo es lo que cuenta.
Pero madurar no es fácil para nadie, yo creo que estoy a mis 55 más verde que una lechuga XD
Un beso.

Ignacio Bermejo dijo...

Ojalá hubieran más personas como tú, con las ideas tan claras, y con el compromiso público de expresarlas abiertamente, como haces. Un beso muy grande.

maria jesus dijo...

Tienes toda la razon. Un saludo

¿Mañana más? dijo...

¿Esfuerzo y trabajo?. Son valores cada vez más difíciles de encontrar. Mira que los chavales están acostumbrados a que todo les caiga del cielo, no han tenido que pasar penurias de ninguna clase, que son la generación más mimada que ha existido.

Como docentes, ya sabes lo que hay en los coles (bueno, aunque el tuyo es de primera división). Y, creo que no toda la responsabilidad es de los chavales. ¿Para qué van a estudiar?. Los estudios ya no son garantía de éxito, ahora, más bien, son garantía de dejarse la juventud para no encontrar trabajo mientras que los vagos de la clase triunfan en sus negocios. Si yo volviera a nacer iba a estudiar Perico el de los Palotes, que yo me hacía un módulo y a currar. Y ni eso...

Inés dijo...

A todos gracias por vuestros comentarios.
Prometo un post sobre el valor del ejemplo...puede que ahí esté escondida alguna solución.
Gracias otra vez