lunes, 16 de febrero de 2009

La cuna

Me ha hecho mucha ilusión y es que esto de nuestra cuna se está convirtiendo en algo muy bonito.
La historia comenzó hace seis años cuando nació mi séptimo hijo.
Después de revisar las cosas necesarias para el nuevo bebé me dí cuenta de que la cuna que habían usado mis otros seis hijos estaba ya bastante estropeada.Pensé en darle un repasillo de urgencia y así lo hice pero varias amigas me oyeron comentarlo y, entre todas, me regalaron otra nueva y preciosa por cierto, que fue de lo poco que estrenó el pequeño Gonzalo.
Antes de que llegará a ocupar todo el espació una compañera de trabajo tuvo su primer nieto y a los pocos días la madre del pequeñajo murió por algunos problemas y su familia no tenía fuerzas para usar las cosas que su madre había comprado, con tanta ilusión, para el bebé.Se me ocurrió pasar a Gonzalo a otra más grande y así el pequeño Pablo pudo usar, en casa de su abuela, una cuna que ya olía a cariño y a amor de familia.
Al poco tiempo nació Javi, ya le conoceis, y él también la disfrutó durante varios meses.
Luego ha cuidado de Lucía y de Sara, de Carlitos y de Claudia, de Teresa y de Hugo y...hoy me la han pedido para una niña , gemela de otra, que nacerá en abril.
Me gusta saber que mi cuna es la cuna de muchos, que se va y siempre vuelve, que espera almidonada en el trastero a que alguien la reclame y que no pregunta dónde va porque sabe que quien la espera es un niño.
Le tengo envidia a nuestra cuna; siempre dispuesta a mecer algún sueño , acogedora y con olor a madre, de casa en casa recibiendo cariño, testigo de nuevas vidas y vigilante en la noche de sueños recien estrenados.
Me ha hecho mucha ilusión y ...ya sabeis, a partir de septiembre vuelve a estar disponible.

8 comentarios:

porlafamiliaporlavida dijo...

Que bonito lo de la cuna, precisamente acabo de quitar a Blanquita de la cuna, y se la he llevado a mi prima que acaba de dar a luz hace poco más de un mes, Blanquita es pequeña, pero Lucía tiene muchos celillos, y la hemos quitado antes, la pobre acaba de cumplir un añito y duerme ya en una cama de niña mayor, junto a su hermana Lucía que es la que la cuida.

Precioso y tierno este post.

Un abrazo.

eligelavida dijo...

Qué maravilla ese compartir algo tan personal y a lo que le tienes cariño. Por cierto, me he perdido algo, ¿Cuántos hijos tienes?

Inés dijo...

Yo tengo 8 hios..es mi cuna la que suma y sigue ¡debe estar encantada

¿Mañana más? dijo...

¡Yo también quiero ser cuna!...

¿Y dices que está disponible a partir de septiembre?. Lo mismo me animo, aunque con el soso de mi marido...

Emma dijo...

Y nos quejamos los que tenemos 2 hijos...
Tu casa debe rebosar amor por los rincones. Felicidades por ello.
Un saludo.

P.D.: Nunca una cuna vivió tanto y dió más.

Inés dijo...

¿Mañana más? Ni dudes en contar con la cuna; del resto te tienes que ocupar tú.
Emma, no es cuestión de número de hijos es cuestión de poner cariño, como el de mi cuna, y eso se da en las familias de 2 y hasta de ninguno.

María dijo...

Mi comentario de hoy te va a sorprender casi tanto como a mi, supongo, pero me encantaría estar en esa cuna!!!! Que pena no recordar esos momentos y cuando nos paseaban en sillita viendo el cielo, te imaginas hacerlo de mayor? JAJAJA lo que disfrutaríamos al menos una vez en la vida.... que nos paseen... que nos mimen... que nos arrullen... jaaja un besazo, me ha encantado este post tan lleno de ternura

Inés dijo...

Completamente de acuerdo María.Por eso les tengo tanta envidia a esos bebés que tienen la suerte de disfrutar de mi cuna.¡Debe ser una gozada!