sábado, 7 de febrero de 2009

No sé, algunas cosas ya no se deben decir.
Ultimamente me veo reflejada en los comentarios de gente muy instruida que se empeña en decirme los motivos que han dirigido mi vida.
Resulta que voy a misa porque soy producto de una educación represiva.
Pues no, voy a misa porque sé lo que allí se celebra y hace muchos años que lo hago sin que nadie me lleve.
Me casé por la iglesia para vestirme de blanco.
Tonterias, me casé por la iglesia porque quería que Dios me echase una mano y sabía que sin él estos años iban a ser durillos.
He tenido 8 hijos porque soy una analfabeta en temas anticonceptivos y porque hay un cura que me lo manda.
Pues vaya, como si no viese la televisión ¡si no sale otra cosa!.He tenido 8 hijos porque hemos pensado que así compartíamos con muchos lo poco que somos y todavía no me he encontrado a ningún sacerdote que se haya metido en este tema.Ahora sí¡Debe ser que conozco solo a los buenos!
Educo a mis hijos con ideas anticuadas .
Bueno un poco anticuadas sí porque tienen más de 2000 años pero las veo muy actuales y no encuentro otros ideales más completos que los Cristianos.
No sé pensar por mi misma.
La verdad es que me fío lo justo de mi criterio y procuro pedir consejo para meter la pata lo menos posible.
En fín que ya me estoy hartando de que me digan por qué hago lo que hago sin preguntarme.
Y es que yo no soy.....mujer florero.¡Ni hablar!

7 comentarios:

María dijo...

Yo también elijo optar por una familia numerosa, por ir a Misa y por casarme de blanco: por el compromiso con uno y solo con uno, y por tener a Dios en nuestras vidas, aunque no siempre salgan las cosas como hemos planeado.
Me da pena los que en aras de la libertad se dejan convencer por unas creencias que normalmente son impuestas por la sociedad de consumo y no elijen libremente.
Les diría que se lo planteen, si de verdad les hace felices casarse con varios o no casarse y convivir, si les llena apostar por la muerte en lugar de por la vida, si les va bien hacer muchas cosas sin aceptar sus consecuencias.
A mi no, por eso elijo otra forma de vivir que si me hace feliz aún cuando sufra.

Natalia Pastor dijo...

Es que hemos llegado al punto,Inés,que si te casas de blanco,por la Iglesia,creyendo en Dios y en el sacramento del matrimonio, optas por dedicarte a tu familia y a tus hijos, por dejar de trabajar fuera de casa,amar a tu marido y ser consecuente con tus actos,eres una reprimida,un producto del nacionalcatolicismo,una mujer sometida y hasta ¡¡¡oyente de la COPE!!.
Esta es la progresia:la imposición del modelo único de pensamiento y de las opciones que marcan tu actitud y compromiso ante la vida.
Ni Orwell lo hubiera descrito así.

maria jesus dijo...

Ines, yo era pasota ante esos comentarios, ultimamente no, ultimamente el que me busca, me encuentra,me planteo si no he hecho mal con "pasar" tanto tiempo.
Creo que no me conoces, he hecho lo mismo que tú solo que tengo nueve hijos

maria jesus dijo...

P.D. Es dificilisimo comentarte. Lo he tenido que hacer tres veces

Inés dijo...

No sé por qué os cuesta tanto dejarme un comentario.Preguntaré y si sabeis cómo arreglarlo decidme.

María dijo...

Inés,en configuración comentarios... yo he quitado todo, para simplificar. Si hay alguno que una vez puesto lo quieres quitar, se puede... un beso

Anónimo dijo...

Sí Señor!!!! con un par....ay Dios mío que mujer más maja me has dado por esposa!!!....un beso de tu marido