domingo, 8 de febrero de 2009

La abuela

Pensaba en mi madre y en el peso que tiene y ha tenido en nuestras vidas y en las de mis hijos.
También pensaba que no ha leído ningún libro de educación ni ha tenido que consultar a ningún psicólogo para ser como es.
No estudió demasiado porque prefería el paseo al colegio pero sabe bastante más que muchas intelectuales de su época y siempre ha tenido la cabeza muy bien amueblada.
Tiene 82 años, un coche y un paquete de Fortuna siempre a mano y ahora protesta de que después de obedecer a sus padres y obedecer a su marido también tiene que obedecer a sus hijos y a sus nietos.Eso dice pero no suele hacer mucho caso y , la verdad,¡ a mí no me parece mal!.
Compartimos rellano de escalera pero no es ella quien viene a casa; son mis hijos los que continuamente se escapan a la suya. Sobretodo cuando quieren fumar o comer pescado de verdad o cuando tiene que estudiar o cuando huelen buena merienda o cuando hay alguna película que su madre no quiere ver y a la abuela seguro que no le importa.
También es cierto que nunca opina de lo que decidimos o decimos los padres de sus nietos y Juan está seguro de que son los rezos de la abuela los culpables de que las cosas le salgan bien.
Elena consigue de ella lo que quiere, aunque también es verdad que se lo trabaja con muchas horas de compañía y algún día de compras por la Vaguada.
Carlos lleva varios años compartiendo, cada día, mesa y mantel con los abuelos proporcionándoles la actualidad de sus conversaciones y la frescura de sus argumentos, pero él ha ganado más; gracias a ellos ha aprendido a ser más paciente y más comprensivo.
Nacho a sus rebeldes 13 años dice que la abuela nunca piensa en sí misma y los pequeños le dan la alegría de la visita corta cuando llaman a su puerta y en seguida vuelven a la de sus padres.¡Como debe ser!
La abuela y sus nietos...un duo de lujo

6 comentarios:

Carlos dijo...

Maravilloso testimonio de amor entre abuelos y nietos, en estos tiempos que corren tu madre es tremendamente afortunada por poder disfrutar del cariño de sus nietos, en demasiados casos se quiere a los abuelos cuando es pequeño pero cuando se crece se nos olvida que existen...

María dijo...

Un BRAVO!!! a ese dúo de lujo, sobretodo al buen hacer de la abuela, su influjo incluso ha llegado a mi familia... Esta vez besos a la abuela ;)

maria jesus dijo...

Eso quiero que sea mi vida cuando mis nietos crezcan, aunque el Fortuna lo deje hace unos años

eligelavida dijo...

Ahora se ve a los abuelos como cuidadores de los nietos mientras los padres trabajan. Esa faceta de abuelos que hablan y se relacionan con los nietos, transmitiéndoles valores y las raíces de la familia, se ve menos, pero por fortuna existe. Son como un punto de referencia espiritual y moral. A mi me encantaba escuchar a mis abuelos hablar de sus respectivos padres y abuelos…

Natalia Pastor dijo...

Mi abuela tiene 97 años,vive con mis padre,y está como una rosa.
Lee todos los dias su ABC,sus libros de historia que la apasionan, y tiene un vitalidad extraordinaria.
Y ya tiene siete bisnietos.
Un lujo poder disfrutra de ella,de su sabiduria y del amor que siente por todos nosotros.
Que necesario es,Inés, reclamar ese papel transcendental de los abuelos en la educación y el ejemplo a los nietos.

Mª Ángeles Cantalapiedra dijo...

estupendo testimonio. Bien contado y me ha acercado a mi mundo con una madre prima hermana a la tuya.