viernes, 6 de marzo de 2009

Andar

Hace algunos días me preguntaban qué es lo que más valoro en una persona.
No tuve que pensar demasiado, puede ser que hasta ni siquiera me parase a pensar ; la claridad y la coherencia, con eso todo lo demás me parece dado por añadidura.
Coherencia entre lo que se piensa y se dice, coherencia entre lo que se predica y lo que se vive,coherencia con los demás y consigo mismo; ser verdaderamente quien uno sabe que es.
Y claridad, claridad en los gestos y en las miradas, en el tú a tú y ante el gran público, claridad de ideas y de palabras, claridad en lo bueno y en lo malo; ser capaces de expresar lo que verdaderamente pensamos y sentimos.
Lo demás: las formas, los acentos, los detalles,los matices,los encuentros, las opiniones y hasta las diferencias...no dejan de ser pequeños escollos en la convivencia que se diluyen cuando sabemos que quien tenemos al lado es así y no le importa que le conozcamos tal como es, sin falsos adornos.
No sé si es posible ser de este modo.
Tampoco sé si en realidad se debe ser así, pero sí sé que eso es lo que más valoro en los que me acompañan y cuando descubro que me han querido engañar ya...es muy dificil retomar el camino. ¡Aunque este haya sido largo!
Menos mal que el tiempo nos da nuevos compañeros de viaje y que algunos han permanecido muchas jornadas a nuestro lado aguantando el ritmo y los desniveles.
Y es que ,después de todo, ...el caso es andar.

7 comentarios:

¿Mañana más? dijo...

¿Naturalidad?, ¿será eso lo que te gusta?. ¿Que tu sí sea sí y tu no sea no?.

No sé si es conveniente ser así. Te creas demasiados enemigos pero la ventaja es que la gente que te quiere, te quiere de verdad. Aún con todos tus defectos. Y te quieren sin necesidad de forzar tu carácter. Es maravilloso.

En una sociedad que nos invita a fingir ante los demás para ser aceptados... ¡Gracias por escribirlo!.

Carlos dijo...

"Caminante no hay camino que se hace camino al andar"
Por muchos golpes que nos de el destino siempre hay que seguir andando firmemente, no lo valoramos pero igual alguien esta dispuesto a seguir nuestras huellas.

María dijo...

Inés, me ha gustado la claridad del post y es que a mi, aunque sea para decir: "No soy coherente del todo aunque lo intento..", me gusta ser clara, con los que quiero sobretodo.

Pienso, como tú, que los roces en la convivencia, aunque tienen sus dificultades, si aportan mayor claridad a los vínculos que establecemos con las personas, son buenos, sanos.
En cambio, cuando los roces aportan falta de claridad, mejor plantearse si queremos continuar acompañados por alguien.
También me gusta lo que dice ¿Mañana mas?
un besazo

Emma dijo...

El caso es andar.... cada uno por su vereda, y lo más importante: sin poner piedras en la senda de los demás, en todo caso, ayudándoles a quitar las suyas.

Buen post Inés ;)
Y buen fin de semana.

Juan Rodríguez Millán dijo...

Yo lo que no entiendo es que se pueda ser de otro modo... Pero aunque yo no lo entienda, hay demasiada gente que ni es coherente, ni es clara. Qué mundo éste, donde a la gente le importa más la fachada, por falsa que pueda, que el interior, por sincero que sea...

Nómada planetario dijo...

Duele perder la amistad, pero como dice el refrán el cuchillo que no corta y el amigo que no presta, si se pierden poco importa.
Tampoco es que vayamos a tener por amigos a los banqueros.
Saludos. Un blog el tuy muy compensado.

¿Mañana más? dijo...

María, gracias por la parte que me toca.

Buen fin de semana a todos.