martes, 3 de marzo de 2009

Comer

Hoy he ejercido de Dictador en activo y he instaurado el control policial en mi casa.
Estoy cansada de buenas palabras, mensajes sesgados, proponer sin obligar,vigilar sin imponer y demás metodologías que me tienen agotada.
No es posible que me repita como el ajo, siempre con las mismas palabras, total para que los sonidos crucen los cerebros sin dejar ni media neurona en activo.
Ya vale de desear que cada uno haya hecho lo que debía y darme de narices con una realidad completamente diferente.
Basta de esperar a que alguno se ofrezca y de recibir reproches por hacer aquello que el sentido común dice es obligado.
No puedo mirar más gestos contrariados, más sonrisas escondidas, más portazos airados , más murmullos a mi espaldas...ya es suficiente.
A partir de ahora quien no cumpla con su deber que no coma. ¿No decía eso San Pablo?Pues como celebración de este año tan Paulino; me uno al lema.
A la cama sin cenar y todos tan contentos.
La de viajes a Mercadona que me voy a ahorrar, eso sin contar el bajón en el presupuesto semanal.
Las horas de cocina las dedicaré a leer y a escribir ¡van a ser muchas! y las de recogida de lavaplatos y limpieza de fogones, esas, a hacer ejercicio ¡que me voy a quedar con un tipazo de muerte!
Eso sí, prometo que si las cosas no vuelven a su cauce yo no volveré a la cocina ni al Mercadona; que estamos en cuaresma y es tiempo de ayuno.....

6 comentarios:

María dijo...

Estoy pensando en unirme a esa iniciativa.
Los límites hacen falta, y a veces la cabeza se cansa de que se nos ocurran ideas diferentes para cada uno de los hijos. A este le duele mas estar sin...como consecuencia de... a este sin.... a este sin...
En cambio el hambre, el sentir que ruge el estómago, se lo recordará mas que nuestras palabras... para variar.
Además, la vida real, ofrece esa consecuencia... el que no trabaja, no come...
Asi que tomo buena nota ;)

eligelavida dijo...

Te veo un poco estresada. No te hagas mala sangre que no hay nada por lo que merezca la pena perder la tranquilidad. ¡Ánimo!

Carlos dijo...

Hola! ¿Que tal van las cosas?, he estado unos dias donde he podido entrar muy poco pero a partir de hoy vuelvo a estar activo. Ya me pondré al dia con tus post, un abrazo.

Emma dijo...

Pues mira Inés, precisamente hoy, mis hijos se van a comer los macarrones que dejaron ayer, hoy no me meto en la cocina ;)
¡Que no podemos andar tirando la comida, niños! Porque muchas personas en el mundo pasan hambre y por la economía familiar....

Saludos a tod@s.

¿Mañana más? dijo...

¿Ves cómo al final te has tenido que unir a la huelga mundial de tareas domésticas?. Ahí, ahí, en la comida les duele, que no se puede sobrevivir mucho tiempo a base de fiambre y pizzas. Espero y deseo, por tu bien, que no flaquees. Que no me entere yo...

¿Mañana más? dijo...

Ah, tienes un regalo en mi blog.