miércoles, 4 de marzo de 2009

Dar

De la noche a la mañana les ha cambiado la vida.
Desde hace poco,muy poco, tienen tres hijos de tres, cinco y seis años; las niñas y el machote, dicen ellos.
Se han estrenado como padres a golpe de acogida y con el deseo de que algún día este paso quede olvidado, porque su ilusión es que esos chicos formen parte de ellos para siempre.
Están agotados y entusiasmados con lo que se les ha venido encima.
Habían deseado tanto ser padres que ahora cualquier gesto les sorprende, cualquier reacción les divierte y cada día descubren, en los ojos de sus hijos, esa sensación interior de que hay alguien que nos necesita.
A veces se les va la mano y, dicen,dan más de lo que los chavales realmente piden y están aprendiendo a medir fuerzas.¡Como todos!
También se asombran de cómo van adquiriendo sus manías,sus costumbres,sus gustos y ¡hasta su acento tan argentino!
Se les iluminan los ojos contando sus meteduras de pata y sus aventuras cotidianas, mientras presumen con orgullo de los ojos verdes de la segunda, el buen caracter de la grande y la simpatía de Omar.
Se te ensancha el corazón oyéndoles hablar de la alegría que han traído estos niños a su vida y pensaba que ,seguro.....todo irá bien.

6 comentarios:

Carlos dijo...

Pues yo estoy seguro que con el amor que están criando a esos niños siempre formaran parte de ellos, como imagino que también les "dan" mucho material me queda la duda si eso es algo positivo en su educación. Un abrazo.

lolo dijo...

Hace tiempo que leo tu blog y otros amigos... pero hoy no he podido callarme.
Hace años también a nosotros nos cambió así la vida. Fué la mejor inundación de alegría, cansancio, ternura, risas y amor...
Hoy somos una familia "normal", en la que se discute, se suspende, se reza, se estudia, se perdona, se quiere...
No nos parecemos en nada, ninguno de los cinco, pero recordar cómo nos conocimos y la suerte que tenemos es la mejor vitamina para seguir luchando.
A tus amigos ¡felicidades!,y, si tienen tiempo, que escriban los recuerdos de su "historia", al menos el primer año...
Garcias por dejarme comentar.

Natalia Pastor dijo...

Esos niños traen felicidad,sonrisas,motivos por los que levantarte cada mañana y razones por las que volver cada noche a casa,con la ilusión de que te espera amor sin condiciones.

VIVIR dijo...

El amor de unos padres y unos hijos es la base de la familia... y como la familia no hay NADA...

Me ha encantado leer tu post...

Un beso

Boo dijo...

Me imagino que a la enorme alegría de cualquier padre ante el nacimiento de un hijo, se les añade el "plus" de la espera que hace que les resulte aún más emocionante.¡Y qué bien les hacen a esos niños!

Inés dijo...

Carlos, en eso están en aprender a controlar el derroche material.
Lolo, les recomendaré, de tu parte, que lo escriban todo.¡Les va a gustar!
Natalia, eso es lo más importante, que se le ha ensanchado el corazón.
Vivir,que la familia es lo mejor que tenemos ¡eso seguro!
Boo,no sé si es mayor el bien que ellos les hacen a sus padres.Probablemente es unbien recíproco ¡Como debe ser!
Gracias a todos y un abrazo.