miércoles, 29 de abril de 2009

Alone

No sé si me suena a broma, lo que sí sé es que en todo caso sería, como poco, de mal gusto.
Me han contado de una persona que murió recientemente y que como la familia no se ponía de acuerdo en el lugar donde debía ser enterrado al final decidieron repartir sus restos mitad Madrid mitad Barcelona para ahorrarse discusiones que enturbiaran más el ya enrarecido ambiente familiar.
No sé si con esto del AVE han pensado que se han acortado las distancias pero puede que haya mejores maneras de hermanarse. ¡Me parece!
Vamos que es una bobada pero como que cuando llegue la resurreción de los cuerpos en mi caso prefiero no tener demasiados problemas para encontrarme y una que ya bastante lata está dando en vida tampoco necesita darla cuando llegue el momento de descansar para siempre.
Por eso ya he dicho a los míos varias cosas:
-Nada de coronas, mejor flores ¡es más alegre!
-Que recen mucho, que en los velatorios es lo que toca.
-Misa sencilla, sin homenajes y con música clásica. ¡Me parece más serio!
-Nada de esparcir nada ni de separar nada que bastantes veces me he dividido en esta vida como para seguir en lo mismo.
Pues eso, que es mejor dejarlo escrito,que luego aunque desde donde nos toque estar puede que no nos importe ni mucho ni poco, ahora da tranquilidad pensar que por lo pronto...no nos van a convertir en un chiste de mal gusto.

lunes, 27 de abril de 2009

Mochilas

Hoy me he parado a comprobarlo y he hecho mi propia estadística.
De 20 padres que he observado a la salida del colegio 19 arrastraban la mochila de su hija mientras solo uno de ellos dejaba que la niña se ocupase de su propia carga.
Algunos me direis que no le veis la importancia; pue yo sí...creo que el tema tiene su transcendencia.
Por lo pronto ya empiezo a entender esa manía que tienen algunas de mis alumnas de llenar la mochila con todos los libros todos los días ¡como no las llevan ellas!
También empiezo a comprender lo que cuesta que se hagan resposables de sus propias cosas ¡siempre encuentran a alguien que se haga cargo de ellas!
El tema de la falta de esfuerzo personal ¡hasta para esto! es un mal del que a veces ellos no tienen demasiada responsabilidad porque nos creemos que cargando con sus cosas les hacemos un favor.
Si a los tres años les perseguimos por el parque para que merienden un plátano que nosotros sostenemos; si a los seis les vestimos cada mañana porque tardan demasiado; si a los ocho aún les frotamos la espalda en el baño lleno de espuma; si a los diez les colocamos la ropa en el armario bien dobladita y a los doce arrastramos sus mochilas mientras ellos caminan sonrientes a nuestro lado...¿por qué decimos que a los 14 se vuelven insoportables?
No hacerles lo que puedan hacer ellos mismos y enseñarles a solucionarse sus problemas lo más pronto posible, puede que sea lo mejor para nuestros hijos y de paso para ...nuestra espalda.

domingo, 26 de abril de 2009

20 años

Eso de que 20 años no es nada no se lo cree ni el que lo ha escrito.
Me parece a mí que los cuerpos son los cuerpos y la fuerza de la gravedad sobre algunos o casi la mayoría de ellos produce efectos cuando menos inquietantes.
Hace unos días acudí a una de esas fiestas de rencuentro, en este caso de los que compartían pandilla de verano con mi marido.
A algunos de ellos les he seguido viendo estos años y debe ser que la vista se me ha ido acostumbrando porque la verdad es que tampoco encuentro que la cosa haya sido tan penosa, aunque escuchando los comentarios de otros que retomaban el saludo la realidad era para preocuparse.
¿A que no sabes quien soy? ......¡Estás igual! ¡Tú también! Pues yo no te habría reconocido ni chocándome en la calle.
Esa debe ser...¿como va a ser ella? pero si era morena azabache y esa tiene una melena rubio platino que ni Marisol.
Pues mira que....¿este era el robacorazones de la pandilla? Chica pues si que debe haber sufrido estos años porque las canas le han salido a borbotones.
¿Has visto a ...? Veo que me miran ,miro y vamos que si me la ponen en una rueda de reconocimiento la paso por alto ¡y fue mi primera novia!
Las carcasas con sus desconchones pero lo que no ha cambiado o poquito es lo que se lleva dentro, lo que ya se apuntaba en la adolescencia, el papel que cada cual toma en el trato con los demás, la forma de relacionarse con el que comparte copa y cigarro,el rol que cada cual asume dentro de la pandilla, en eso...poca variación.
Para bien o para mal aquí sí que le doy la razón... al famoso Tango.

viernes, 24 de abril de 2009

Educar en igualdad

Que venga un señor a decirme a mí que la causa de los muros entre hombres y mujeres se debe a la educación diferenciada, como poco, me hace pensar que no se ha informado demasiado.
Para empezar el hombre y la mujer son físicamente diferentes ¿no sé si querrá discutirme eso? y hasta su cerebro tiene características distintas ¡es un heho demostrado!
El grado de desarrollo cognitivo no es el mismo entre un niño y una niña ¡también existe una base científica probada! y lo único que favorece la enseñanza diferenciada es precisamente adaptar las enseñanzas a los niveles de madurez de nuestros muchachos y muchachas.
Los niños verán a las niñas como un desigual si nos empeñamos en marcar diferencias donde no las hay pero ignorar las que existen me parece poco inteligente.
Llevo muchos años dedicada a la enseñanza en un colegio para niñas, mis hijos varones se educan en un centro solo para chicos y no he visto nunca que se intente menospreciar ni mucho menos infravalorar a la mujer;¡más bien todo lo contrario!
A mis siete hombres les educamos en casa y también el colegio sobre todo en el respeto, no solo a la mujer, sino a la persona con mayúsculas y sus ideas.
Cuando comprendamos todos, también usted D Miguel , que el hombre y la mujer se complementan en sus diferencias habremos dado un gran paso en el camino a la igualdad que todos queremos alcanzar.
No sé si este señor habrá pensado más y mejores medidas para solucionar el problema de la violencia de género porque con esta no se ha ganado ni el sueldo que recibe a fín de mes.
A lo mejor le interesa informarse un poco...y dejar que los padres eduquemos como creemos que es mejor para nuestros hijos..

jueves, 23 de abril de 2009

Niñas

Hoy es el día de libro y mis chicas han preparado la famosa "Canción del Pirata" de Espronceda para representársela a sus compañeras de curso.
Digo que han preparado porque tengo que decir que yo no he hecho más que darles el texto y decirles que ellas misma se inventen lo demás.
Pues casi que lo demás ha sido lo mejor: los gestos, los disfraces, la colocación en el escenario, la entonación, las pinturas de la cara, la alegría de las voces, la ilusión de los momentos previos, las sonrisas del saludo final...
A veces pienso que somos los adultos los que les cortamos las alas demasiado pronto, los que queremos que se hagan mayores antes de tiempo,los que les damos responsabilidades de adulto cuando no son más que niños, los que les creamos los problemas o les trasladamos los que deben ser solo nuestros.
En las series infantiles nuestras hijas hablan como mujeres desesperadas, la moda se empeña en vestirlas como adolescentes rebeldes y hasta las letras de las canciones y los movimientos de los bailes no corresponden con la infancia que aún están disfrutando.
Y no creo que sean ellas quienes lo quieran, más bien es lo que nosotros y los medios de comunicación les ofrecemos.
Nos empeñamos en educarles la sexualidad cuando aún creen en los Reyes Magos y les compramos libros de amores no correspondidos cuando lo que a ellas les gusta es sentirse princesas en un mundo de príncipes azules.
Que bien lo han pasado y que bien lo hemos pasado viéndolas ser lo que con diez años les toca ser...unas niñas.

martes, 21 de abril de 2009

Pena

No encuentro la diferencia, por más que lo pienso no sé por dónde cogerlo.
Ayer leí unas declaraciones en las que alguien decía que la iglesia estaba para decir qué era pecado no para opinar sobre lo que estaba bien o mal.
Repasando los mandamientos he llegado a la conclusión de que el decálogo no es otra cosa que el camino seguro para hacer el bien y evitar el mal.
El pecado no es algo que un día se inventaron los curas para molestar, el pecado es el mal y el mal hace daño a la persona aunque no se sienta iglesia.
Respeto de corazón a quienes no creen, pero no a quienes se defienden sin argumentos, ni a quienes quieren darnos la imagen de una iglesia tonta y trasnochada que no sabe lo que dice.
Les llevamos muchos siglos de ventaja en esto de juzgarnos a nosotros mismos como para que una señorita venga a darnos lecciones de donde está y qué es el mal.
Mal y pecado es todo lo que hace del hombre un animal, todo lo que provoca sufrimiento personal o colectivo, todo lo que destruye la convivencia y el progreso de las personas.
¿Que muchos cristianos pecamos? No es ninguna novedad.
¿Que ha habido hay y habrá miembros de la iglesia que lo hacemos mal? Desgraciadamente sí.
Pero LA IGLESIA sabe distinguir muy bien entre lo que es bueno para el hombre y lo que le destruye y a eso lo llama pecado aunque a usted le entre la risa cuando lo dice.
Me da pena que no encuentren argumentos de más peso para defender lo que defienden y me da pena que les indigne tanto lo que dicen nuestros pastores...más que nada por el daño que nos están haciendo.
Y eso se llama pecar o hacer el mal ¡como a ustedes les guste!

sábado, 18 de abril de 2009

Llegar a tiempo

No sé si es cansancio o aburrimiento o que no le encuentro beneficio a la conversación, pero hablar de políticos y política es algo que cada día me deja más fría.
No creo que en el momento en que vivimos tenga la más mínima importancia si uno es de un partido o de otro, si sus padres fueron de un bando o del contrario y mucho menos si las cosas las ve de un color o de otro más extremista.
Puede que en estos días en que para muchos lo más importante sea mantener sus necesidades más inmediatas cubiertas bajo la protección de un trabajo,también llegue el momento de entender que es más llevadero para todos que dejemos de enzarzarnos en rencores, muchas veces heredados de otro siglo,y seamos capaces de poner sobre la mesa soluciones o al menos esfuerzo común para que la gente deje de sentir que está sola ante sus problemas.
No son tiempos de remover memorias doloridas; no es momento de echarnos en cara errores pasados; no es momento de destruir más vidas de las que ya desaparecen sin nuestra ayuda; no es momento de imponer opiniones particulares o querer desahogar nuestra ira en la desgracia de otros; no es momento de mirar con altanería a quienes no comparten nuestro pensamiento; no es momento...
Pero quizás sí sea el mejor momento para aunar esfuerzos; para tener en cuenta otras formas de ver las cosas; para pedir ayuda si no encontramos las salidas; para comprender sin juzgar demasiado; para pasar página aunque la nuestra esté arrugada; para ponernos de acuerdo en lo fundamental y para dejar de pensar que algunos son el colmo de las virtudes y otros el colmo de los desastres.
No nos podemos rendir, no podemos sentarnos a esperar porque...tenemos que llegar a tiempo de dar esperanza a muchos que hoy la están perdiendo.

jueves, 16 de abril de 2009

Cariño

Esta es mi entrada 100 y se merece una explicación.
La verdad es que no sé porque hago un blog, ni por qué me empeño en escribir sobre lo que yo quiero, sin pensar demasiado en lo que los demás querrían leer.
Tampoco sé para quien lo hago,es posible que para mí misma y si alguien me lee pues es muy probable que me anime a seguir en la brecha; los comentarios dan aliento y el contador muchas veces ni lo veo pero...hace su función.
¿Que si me ayuda? Pues yo pienso que sí; que me ayuda y me da la oportunidad de conocer lo que está pasando por mi cabeza, lo que me gustaría que pasase en mi vida y lo que probablemente no pasará nunca de ser un deseo por cumplir.
Hay días que cuesta, pero estoy aprendiendo que la unica forma de seguir es no parar y que si lo dejo voy a perder oportunidades que luego serán difíciles de recuperar.
En realidad es más sencillo que todo esto: me gusta contar aunque quien me lee, creo que hasta 2000 veces en mes y medio, me critica que a veces canso o que me repito o que me he quedado sin terminar de explicar mis teorías o que ¡y eso me gusta! se ha reído y le ha hecho pensar, aunque solo sea unos momentos.
Además he recuperado melodias y canciones muchas veces olvidadas o escondidas en el ruido de estos años, y disfruto trasteando entre los videos de youtube hasta encontrar lo que busco o incluso lo que ni siquiera sabía que existía.
Pues puede que sea una tontería, seguro que lo es, pero...le he cogido cariño a mi blog centenario.

miércoles, 15 de abril de 2009

Supermercado

Confieso que me gusta poco, me cansa bastante y no me sobra el tiempo para entretenerme demasiado.
Ultimamente intento hacer un esfuerzo y busco los mejores precios y hasta las ofertas de varios establecimientos para rascar céntimos al presupuesto familiar a costa de mi espalda y de alguna que otra aglomeración en la linea de cajas.
Pero lo de hoy no creo que me lo pida ni la crisis, ni mucho menos mi condición de madre de familia numerosa .
Resulta que en algunos supermercados han ideado la genialidad de rebajar costos haciendo desaparecer a las señoritas cajeras y ,de golpe y porrazo, me he encontrado buscando códigos de barra y pasando productos por un escaner ¡eso sí!, muy amable, porque cada vez que acertaba con el número repetía: "siga, gracias"
Digo yo que si esto sirviera para rebajar el precio de los productos puede que hasta hiciera un esfuerzo pero ,si además de pagar lo mismo, encima contribuyo con mi trabajo a que otros se queden sin él, pues me parece que no tiene demasiado sentido que gaste mis energías en engordar los beneficios de las cadenas de alimentación .
Vamos que puede que se me haya quedado cara de tonta leyendo precios y pasando yo misma la tarjeta de crédito por la caja registradora pero de ahí a sentirme parte del negocio ¡ni hablar!
Además, esta moda del "apáñeselas usted mismo" ha llegado a mi vida en muy mal momento, porque ni las fuerzas me acompañan, ni el volumen de mis compras es como para hacerle favores a las cadenas de supermercados, más bien al contrario, tendrían que ser ellos los que se marcarsen algún detalle conmigo, que soy cliente preferente; pues no, y además pretenden que haga el trabajo de sus cajeras...cualquier día tengo que sacar un rato para descargar los camiones y colocar los productos en los estantes.
No sé si a ellos les importará pero...a mi no me importa nada decir que con este sistema ganarán más dinero pero han perdido una buena clienta.

lunes, 13 de abril de 2009

Qué será

Cuando sea mayor viviré en el centro de una ciudad, mejor pequeña que grande, pero en el centro ¡eso seguro!
Con muchas calles peatonales y si el clima invita a pasear durante todo el año, pues ya sin dudarlo, será la ciudad de mis sueños.
No sé quien inventó los barrios modernos donde para cualquier cosa tienes que invertir media hora de ida y media hora de vuelta por autopistas o circunvalaciones repletas de coches todos iguales y de personas con la prisa reflejada en la cara y en los gestos..
El campo me gusta de vacaciones y solo algunas horas ,el mar para contemplarlo y disfrutarlo días y días, pero para vivir, para el lunes y el martes,el centro de una ciudad.
Cada vez me agobia más coger el coche y depender de las zonas verdes o azules controladas por horribles parquímetros que me limitan hasta las ganas de perder el tiempo.
Me estoy volviendo urbanita, de adoquin y calle estrecha , de tiendas a pie de acera, de paseos de ida y vuelta , de esquinas con nombre propio y de plazas con bancos al sol.
Debe ser que no llevo en los genes el estilo comercial americano y me tira más el del paseo tranquilo y provinciano,el de poder hacer en un rato corto lo que lleva horas en la gran ciudad, el de disfrutar de pararse sin prisas porque nos sobra el tiempo, el de comprar hoy unas medias y mañana los zapatos, el de saludar al vendedor del cupón y el de poder visitar la catedral sin esperar a los días de procesión.
Estoy cansada de ir siempre mirando el reloj, de intentar hacer en quince minutos veinte cosas, de los días que empiezan con despertador y terminan cuando el cuerpo ya no aguanta más, de programar con agenda en mano las compras, los cafés con amigas,las salidas con mi marido, todo lo que vale la pena buscando páginas en blanco para encontrar un hueco en mi vida.
Si pudiera hoy mismo cogería cuatro cosas, más de cuatro personas y me iría a disfrutar de los lugares que te dejan vivir con calma, sin prisas.
No sé que será, porque todo puede ser ,y aunque dicen que esa vida aburre ...creo que a mí me iba a sentar estupendamente..

domingo, 12 de abril de 2009

Reorganizar

No hay señal más clara de la vuelta a la realidad que las montañas de ropa sucia invadiendo las cercanías de la mejor máquina que ha inventado el hombre: la lavadora.
Ni la alegría del domingo de Resurrección, por cierto Felices Pascuas, puede con la angustia de kilos y kilos de todo tipo de prendas de vestir que esperan amontonadas el proceso cíclico de lavado, secado , planchado y vuelta a los armarios.
Es un recorrido que ya a diario supone todo un esfuerzo de trabajo pero que después de cinco días de descanso se convierte en algo que supera cualquier hazaña humana.
Es empezar a deshacer maletas y todo me huele raro, diferente.
Hasta aquello que no salió del armario me pide a gritos que le lave la cara y le devuelva a lo cotidiano, a lo real,a la belleza de los días corrientes.
Es en estos momentos cuando más se valora el orden de las comidas, la cama propia, nuestra taza de desayuno, las columnas del garaje, el sonido de nuestro timbre, el olor de las sábanas lavadas en casa y hasta los huecos con nombre propio del sofá del salón.
Volver a casa es tan agradable como salir un tiempo de su protección y quizás puede que sea la mejor forma de valorar lo mucho o poco que tenemos.
Lo hemos pasado muy bien, hemos ensuciado camisetas y camisas, bañadores y hasta polares; por eso ahora...necesitamos reorganizar este caos ¡cuanto antes!

lunes, 6 de abril de 2009

Otros días

Estos días son para otras cosas.
Coincide la Semana Santa con unos días más tranquilos, en apariencia, pero más complicados en cuestión de organización y planes familiares.
Puede que la rutina produzca hastío y hasta agotamiento, por eso el cambio de actividad abre las puertas a unas expectativas que este año todos necesitamos: calma y descanso.
Al fin podremos vivir dos cosas que nos dejan buen sabor en el alma: mar y tiempo para pasarlo en familia.
Mañanas de agua o al menos de sal y tardes de procesión haciendo compañía a quien nos mantiene el corazón lleno.
Queremos que estos pocos días sean muchas horas de disfrutar todos con todos y cada uno con quien de verdad le viene bien estar.
Parón de una semana, que ya habrá tiempo de rellenar post con nuevos temas y nuevas vivencias; que la experiencia de estos pocos meses ha sido y está siendo lo suficientemente positiva como para no abandonar tan pronto el barco bloggero.
Dicen que el tiempo nos va a acompañar, en el sureste es siempre un aliado,pero también deberá acompañarnos la paciencia, el buen humor y hasta el buen talante ,que aunque para algunos sea lema, la realidad es que cuesta mucho vivirlo entre tantos y tantas horas seguidas.
Dentro de unos días intentaré contaros con realismo cómo ha ido la procesión...la de Los Salzillos y la de las vacaciones.

sábado, 4 de abril de 2009

De colores

No es que no me guste cumplirlos...la verdad es que por ahora no me disgusta, casi que hasta me hace sentirme más optimista.
No me dan miedo las arrugas, ni las canas, ni las manchas en las manos, ni los kilos de más, ni nada de eso que aún no me ha llegado en exceso pero que algún día descubriré,supongo sin darme a penas cuenta.
El número me gusta, los pares más que los impares, y la sensación de algunas cosas hechas y otras por recorrer también resulta, de alguna manera, placentera.
Ahora me importan menos cosas que hace algunos años y las que me preocupan suelen tener nombres o direcciones concretas que más que inquietarme, me centran.
Van a ser distintos, buenos, no sé si se acercarán a lo que a mi me gustaría que fuesen pero si algo he aprendido ultimamente es a reconocer que no siempre coincide lo positivo con lo que para mí era fundamental y hasta puede que los reveses sirvan para coger el impulso necesario con el que dirigir la bola en la dirección adecuada.
Hoy estreno nueva cifra.
Para ver lo que cambia van a ser necesarios muchos días, puede que hasta meses, pero me encuentro con fuerzas para torear lo que me venga de frente y hasta alguna cosa que me ataque por la espalda; para saltar con energía las olas que intenten tirarme a tierra y hasta para llenar los pulmones con el aire puro almacenado en los buenos momentos si más tarde el ambiente no me deje respirar.
Dentro de otro año podré hacer balance del que hoy empieza.
Hoy, para empezar,...lo veo todo como una acuarela en la que pintar.

22

Vaya día...la verdad es que no me enteré de mucho y tampoco se puede decir que lo disfrutara en exceso ¡demasiada gente y demasiadas cosas!
Fue el principio de algo que ,eso sí, he disfrutado y sigo disfrutando con la serenidad de saber que no me he equivocado, que vale la pena, que sí es posible y que todavía me sigue haciendo ilusión.
Echo la mirada atrás y no percibo como tantos esos 22 años; me parecen demasiadas fechas para tan poco tiempo.
Reconozco sin embargo como propias todas las jornadas, todas las idas y venidas, todos los acontecimientos importantes y todos los que hemos celebrado en la intimidad, todas las cosas que nos han visto vivir y algunas que solo conocemos los que las hemos vivido.
No creo que la felicidad se pueda medir en días, mucho menos en años, pero quizás sí en momentos y momentos los ha habido solo de un tipo, los compartidos: alegres o difíciles,cortos o demasiado largos, de varios formas y hasta de muchos colores pero intentando aunar los caminos y dirigiendo los pasos hacia una misma dirección y un destino común.
Quizás puede que esto haya sido lo más dificil: dos capitanes muy parecidos y muy diferentes a la vez ,tripulando un barco que a veces se tambalea, pero que mantiene el rumbo a pesar del viento en contra y la fuerza de algunas corrientes no siempre favorables.
No me importan los años, me da pereza contarlos...los días, me gustan los días y los momentos.

jueves, 2 de abril de 2009

Esa edad

No sé si es cierto aquello que alguien me dijo alguna vez de que pasada cierta edad debemos recurrir a los recuerdos de nuestra adolescencia para comprender la de nuestros hijos.
En una o varias palabras: que debemos tener memoria histórica de esos años para no perder los nervios y hasta la dignidad en la lucha que mantenemos durante esta época tan "difícil" no solo para ellos, también para nosotros.
Quizás quienes no sufrieron grandes turbulencias no comprenden a quienes sí fuimos de armas tomar y ahora reaccionamos enérgicos ante las embestidas de nuestros chavales.
Puede que veamos más allá o que incluso sepamos qué hay detrás de esos retos que nos lanzan como dardos casi a diario.
Es real que nos piden límites, que necesitan reglas, normas, aunque no quieran ni oir esas palabras .
Y también es real que cuesta mucho mantenerse firmes, descifrar los códigos de sus portazos,aguantar sin mover un músculo las protestas, hasta los gritos, no ceder, explicar o incluso no explicar el por qué de una respuesta y orientar ,puede que hasta empujar, hacia el camino que sabemos es el correcto.
No podemos hacer el juego a sus errores con nuestra indiferencia, tienen derecho a que les corrijamos pero también a que tomen decisiones conociendo las consecuencias.
Cerrar los ojos, mirar desde una esquina, observar en silencio, creer que nunca pasa nada importante, consentir sin distinguir sus derechos y sus deberes...despreocuparse; son respuestas que no responden y direcciones que no nos llevan a buen puerto, ni a ellos ni a nosotros.
No podemos ser sus amigos y menos sus colegas; también ellos tienen derecho a tener padres y ...aunque no lo parezca, lo están deseando.

miércoles, 1 de abril de 2009

Vacaciones

Por fín...parecía que no iba a llegar nunca.
Los trimestres a veces son lo que deben, largos y por triplicado.
Solo unos días...los suficientes para asimilar la primavera, para encarar los meses más celebrados del curso: día del libro, día del deporte, día de los abuelos,comuniones, confirmaciones, becas de fin de curso, selectividad, exámenes,fiesta de fin de curso, despedidas de profesoras, notas finales...¿Alguien da más?
No sé si me hace gracia o lo que me hace es poca gracia cuando oigo o leo que los profesores tienen demasiadas vacaciones.
El ritmo del colegio hay que vivirlo para comprender la razón de estos parones obligados aunque también es verdad que no es tanto falta de comprensión como que los padres no sabemos el modo de compaginar nuestro ritmo de vida y de trabajo con las vidas y las necesidades de nuestros hijos.
Cuanto más tiempo pasen en el colegio mejor nos las arreglamos nosotros y en la medida que haya alguien que se ocupe de ellos también nosostros podremos ocuparnos de nosotros mismos y de nuestras cosas.
Que si se entretienen más y así nosotros tenemos que entretenerlos menos; que si tienen que aprender para ser algo en la vida y así nosotros no tenemos que preocuparnos de enseñarles a ser lo que deben ser de verdad ; que si necesitan gastar energías y así no gastan las nuestras; que si esto que si lo otro que si ...es mejor para ellos estar ocupados y así no nos ocupan a nosostros...
En el fondo que nos cansan y a veces nos incordia que tengan vacaciones.
Y a todo esto los profesores ...cargando con el mochuelo.Aunque más de uno se merece cosas así...