lunes, 13 de abril de 2009

Qué será

Cuando sea mayor viviré en el centro de una ciudad, mejor pequeña que grande, pero en el centro ¡eso seguro!
Con muchas calles peatonales y si el clima invita a pasear durante todo el año, pues ya sin dudarlo, será la ciudad de mis sueños.
No sé quien inventó los barrios modernos donde para cualquier cosa tienes que invertir media hora de ida y media hora de vuelta por autopistas o circunvalaciones repletas de coches todos iguales y de personas con la prisa reflejada en la cara y en los gestos..
El campo me gusta de vacaciones y solo algunas horas ,el mar para contemplarlo y disfrutarlo días y días, pero para vivir, para el lunes y el martes,el centro de una ciudad.
Cada vez me agobia más coger el coche y depender de las zonas verdes o azules controladas por horribles parquímetros que me limitan hasta las ganas de perder el tiempo.
Me estoy volviendo urbanita, de adoquin y calle estrecha , de tiendas a pie de acera, de paseos de ida y vuelta , de esquinas con nombre propio y de plazas con bancos al sol.
Debe ser que no llevo en los genes el estilo comercial americano y me tira más el del paseo tranquilo y provinciano,el de poder hacer en un rato corto lo que lleva horas en la gran ciudad, el de disfrutar de pararse sin prisas porque nos sobra el tiempo, el de comprar hoy unas medias y mañana los zapatos, el de saludar al vendedor del cupón y el de poder visitar la catedral sin esperar a los días de procesión.
Estoy cansada de ir siempre mirando el reloj, de intentar hacer en quince minutos veinte cosas, de los días que empiezan con despertador y terminan cuando el cuerpo ya no aguanta más, de programar con agenda en mano las compras, los cafés con amigas,las salidas con mi marido, todo lo que vale la pena buscando páginas en blanco para encontrar un hueco en mi vida.
Si pudiera hoy mismo cogería cuatro cosas, más de cuatro personas y me iría a disfrutar de los lugares que te dejan vivir con calma, sin prisas.
No sé que será, porque todo puede ser ,y aunque dicen que esa vida aburre ...creo que a mí me iba a sentar estupendamente..

5 comentarios:

Anónimo dijo...

Totalmente de acuerdo Inés, aunque a veces las circunstancias mandan. Ya sabes donde tienes tu casa en el centro para lo que quieras (sobre todo para ir de compras ;-). besos.Lourdes

María dijo...

A mi también me gustan esas ciudades pequeñas en las que a las 12h parece que son las 15h por la cantidad de cosas que se han podido hacer y disfrutar en unos metros y si es con mar mejor...
Ya llegará la jubilación jajaja
Un besazo
Ah, me encanta la canción!

julia dijo...

Totalmente de acuerdo contigo, ojalá lo consigas corazón, un besitoooo

maria jesus dijo...

Vivi, hasta que me casé, en una ciudad pequeña rodeada de mar y la añoro de una manera casi histerica.Luego viví en el campo y llegué a una conclusión: ciudad grande o pequeña, con mar o sin él, pero ciudad y en el centro. Besos

Luisa dijo...

Yo soy más de cemento. A mí me gusta la ciudad.Debo ser poco ecológica:)
Y lo de las prisas y el coche.
Creo que se nos está olvidando qué es andar.
A mi vejez-si llego-me gustaría lo que dices.Tener todo a mano para patearlo.Y un cafelillo a media mañana sentada en la terraza de una cafetería,en una amigable conversación. Ah! y que Dios me conserve la vista para poder seguir leyendo:)