miércoles, 27 de mayo de 2009

Equilibrios


Hay veces en que son tantos los platillos que debemos controlar para mantener el equilibrio en nuestra vida que alguno de ellos se cae al suelo y, ¡como era de esperar!, se rompen en mil pedazos.
Esta es una de esas épocas en las que intento que todo lo que gira a mi alrededor se matenga en su sitio, pero ni soy artista del Circo del Sol ni creo que el tiempo se estire como me gustaría.
El blog, mi pequeño desahogo, es de lo primero que ha perdido su lugar y anda girando a su aire sin que surjan nuevas ideas.¡Pobrecillo! ,se me ha roto, y cada vez que intento recomponerlo se me desequilibra otro palo del numerito y no soy capaz de poner atención.
Volverán tiempos mejores, o no, aunque seguro menos apremiantes, y retomaré las lañas o la compañía de las musas para recomponer al último de mis platillos.
Pues eso, que ahora no hay tiempo, y que por más que lo intente no consigo unir dos palabras en estas entradas tan mías sin sentir el remordimiento de que debería corregir faltas de otros o seguir de cerca evaluaciones ajenas o velar otros sueños y otros dolores en lugar de recomponer mis propias ideas.
Si después de estas semanas logro no caerme ¡ya lo habré conseguido! y la próxima vez sera más fácil...o eso espero.

5 comentarios:

María dijo...

Inés confío en ti y que volverás al blog renovada en cuanto tengas ocasión y aunque se caiga algún platillo el pegamento hace maravilas ;)
Un besazo

Natalia Pastor dijo...

Esto nos pasa a todos:hay momentos en que resulta complicado mantener las ganas,el brío,el pulso y las intenciones.
Tomate un descanso breve y las musas volverán.
Besos.

misideascotidianas dijo...

¡Animo, ya queda poco!
Y no me refiero al fin del mundo:)
Por cierto, el Circo del Sol, una maravilla.
Luisa

carlos dijo...

Animo, a mi me encanta leerte, para mi también es un desahogo.
Un besote fuerte

sersanto dijo...

muy interesante un abrazo