domingo, 31 de mayo de 2009

Heredar

En mi próxima vida pediré vivir en las islas Canarias donde, gracias a que las estaciones no influyen en la indumentaria, supongo que se ahorrarán la paliza de cambiar los armarios dos veces al año.
Si fuera solo cambiarlos la cosa no iría mal, pero cuando hay que probar, ajustar, intercambiar,desechar, clasificar y hasta recontar mil veces las posesiones de tanta gente como vive en esta casa...al final dan ganas de hacer una hoguera ,quemar todo, y arrancar de nuevo.
El problema no es solo la crisis ¡que no estamos para dispendios! sino esta mentalidad mía de que se deben heredar hasta los calcetines y de que si yo fuí capaz de no caer en la depresión infantil llevando la misma falda escocesa, que por partida doble estrenaban mis hermanas mayores, y yo reutilizaba usándola en dos tallas diferentes durante casi ocho años seguidos ¿por qué no lo van a hacer mis chicos?
La verdad es que ellos no protestan en exceso ¡hasta les hace ilusión heredar! pero a mi me cuesta varias tardes de agotamiento, y algún que otro enfado ,cuando compruebo que a uno le sobra mientras otro a penas tiene, la bermuda que se ajusta a la cintura es más bien larga de pierna, la camiseta de la talla 14 le queda grande al de 12 y pequeña al de 13, ese polo que en septiembre era azúl ahora es casi gris y el bañador que ha mantenido su color original tiene la goma de la cintura completamente destrozada.
Pues eso, que recomponer este puzzle es toda una obra de arte y para rematar ¡chas! la voz de mi lado tentador y despreocupado....... "cómpra, compra.." ¡y ella sin saber que .......me educaron de otra manera!

6 comentarios:

carlos dijo...

El problema es que ahora con la calidad de la ropa barata de sfera paull and bear, zara, el heredar se va complicando

Anónimo dijo...

Me apunto a lo de Canarias!!! Este fin de semana también he estado trajinando con la ropa y lo mejor he pensado que son unos vaquero, una camiseta blanca y un traje de baño.. y a la playa... y a vivir...
un besazo

María dijo...

Me apunto a lo de Canarias!!! Este fin de semana también he estado trajinando con la ropa y lo mejor he pensado que son unos vaquero, una camiseta blanca y un traje de baño.. y a la playa... y a vivir...
un besazo

CRIS dijo...

¡ No sabes cómo te entiendo! y eso que sólo tengo 4 niños...(a quienes metería en los armarios si no estuviesen hasta arriba de ropas)

Con el embarazo ya en su recta final, lo de los armarios me parece algo épico; sólo pensar en ropa me da, como mínimo sudores...

De pronto veo miles de bolsas y maletas con ropas que no sé a quien o a qué edad corresponden y que debo abrir una por una...mi habitación se convierte en una gran bolsa de bolsas que parecen tener ojos, boca y colmillos...y me dan ganas de salir de casa, cerrar la puerta e irme a un poblado africano a vivir en taparrabos...o tapa lo que sea.

Luego...lo peor, es sacar todas las bolsas de ropa "para dar" de casa...lo cual suele ocurrir mucho tiempo después de meterla en las bolsas...lo que supone que mi casa pasa unos meses siendo un campo de gynkana...

Bueno, no me quejo más...pero, de verdad, que me ha tocado la fibra sensible porque yo también estoy en ello...y es que con los embarazos y el síndrome del nido...lo que es "habitual" pasa a ser "obsesión".

(El capítulo juguetes y papeles...mejor ni tocarlo, jajaja, yo, hasta noviembre, no quiero visitas)

alfonso sanz dijo...

Pues yo no entiendo a qué tanto problema con la ropa. Me fascina y me desconcierta la necesidad de tanta ropa. Mi padre nos viste a todos igual.

Lourdes dijo...

ja,ja, tengo fotos con tu falda escocesa!! yo tb heredé la ropa de mis 2 primas, repetía vestidos (preciosos, por cierto) 2 años y no me pasó nada. besos