viernes, 1 de mayo de 2009

Mayo

Almudena, Covadonga, Sonsoles, Pilar, Nuria, Nieves, ...Rocío.
Me quedo con cualquiera y tampoco soy especialmente devota de ninguna de ellas, me da igual.
Me gusta saber que Jesús tuvo una madre y que me la ha dejado en herencia para que descubra en ella lo que seguramente deberíamos ser todas las mujeres.
Me gusta también porque su vida no fue fácil, no le faltaron contradiciones, ni malos ratos, ni disgustos, supongo que como a todas.
Me gusta porque guardaba las cosas en su corazón y creo pensar que las asumía, muchas veces sin entenderlas del todo, pero con la certeza de que formaban parte del plan de Dios para ella.
Me gusta porque sabía salirse con la suya cuando la cosa merecía la pena ,como en Caná, y porque supo acompañar a los apóstoles cuando el miedo les tenía paralizados.
Me gusta porque no se escondía en los malos momentos, porque sabía disfrutar de los buenos y porque sabía estar donde la necesitaban.
Me gusta porque sigue al pie del cañón,apareciéndose donde se la busca con sencillez y porque después de tantos siglos continúa protegiendo a España desde miles de Ermitas, desde la devoción sincera de cientos de caravanas de Romeros y desde los millones de rosarios con que en este mes de Mayo... vamos a sembrar los caminos.

1 comentario:

María dijo...

A mi también me gusta y también quiero parecerme a Ella.
Bss