martes, 19 de mayo de 2009

Paz

Hoy preguntaba a las niñas intenciones para pedir a la Virgen en la romería que haremos mañana.
La paz en el mundo es casi de las primeras ideas que se les han venido a la cabeza, pero cuando les he dicho que a mí la paz que de verdad me preocupa es la que deberíamos vivir con los que nos aguantan cada día, pues...como que ya no tenía tanto glamour.
Defender grandes ideales, grandes proyectos, metas extraordinarias está al alcance de todo hijo de vecino; lo dificil es lo mismo pero a nivel casero, entre los conocidos.
Cuantas veces se nos llena la boca con palabras como justicia o solidaridad mientras cerramos los ojos a las necesidades o las preocupaciones de los más cercanos.
Demasiadas veces exigimos coherencia y honestidad a nuestros políticos al tiempo que mostramos una cara diferente según la persona que nos esté escuchando y giramos la cabeza cuando no queremos ver lo que pasa a nuestro lado.
Pedimos claridad en las cuentas y los gastos pero ni somos claros en nuestras opiniones ni decimos la verdad a la cara.
Supongo que el prójimo incordia menos que el próximo y que cuesta más querer al conocido que al desconocido.
Mañana por lo pronto vamos a rezar por lo grande y también por lo pequeño...y para que la paz se vea, sobre todo, en nuestros ojos.

1 comentario:

Boo dijo...

Ellas saben perfectamente con quién les cuesta llevarse bien y con quién se pelean .Efectivamente lo que cuesta es tener paz con el próximo.