martes, 30 de junio de 2009

Actitud

Ya me lo han dicho hoy ¡tengo que cambiar de actitud!
Y tienen toda la razón , el problema es el cómo y el cuando, así que dándole vueltas he encontrado el modo y la forma.
Lo que no sé es cómo no se me ha ocurrido antes ¡otra vez los genes del norte! y es que cuando lo pienso me doy cuenta de que se vive mucho mejor.
Ya está: fin de los problemas, de los cargos de conciencia , de la excesiva responsabilidad, del querer hacer las cosas bien, de meter el dedo en los deberes ajenos y de tantos quebraderos de cabeza.
Liberar energías, aunque no pegue demasiado el escenario, pero si uno se siente feliz ¡que más da! lo importante es el ambiente , la compañía, el que todo el mundo esté contento, que se baile, que se cante, que lo pasemos bien, que nos queramos mucho y lo demás,el trabajo ¡ya saldrá medio sólo!
Pues decidido, este verano entreno con este y otros videos, que para eso están las vacaciones, y a la vuelta me uno al clan y dejo en el recuerdo eso de ...ser del mismo Bilbao.

lunes, 29 de junio de 2009

Vacaciones

Llegaron, llegaron...¿y?
Parecía que la cuesta era demasiado empinada, puede que en los últimos días la pendiente no dejara ver la cima pero por fín...queda a nuestra vista el plano horizontal de los próximos dos meses.
No voy a entrar en si son pocos o muchos ¡no estoy de humor! lo que sí sé es que yo, por lo menos, me los merezco.
Soltar los monos inútiles que me he colgado a la espalda los últimos 10 meses, limpiar mi disco duro personal de muchos archivos que deberían estar en la papelera hace semanas, enchufar el encefalograma plano durante los días que necesite, meter en la carpeta de no deseados algunos momentos y algunas caras y renovar el escritorio de las horas con personas y asuntos novedosos.
Refrescar la cabeza, dejar pasar el tiempo sin mirar el reloj, ver, oir, escuchar...acumular.
Verano...puede , pero sobre todo vacaciones, vacaciones físicas y mentales, vacaciones ¡lo voy a intentar! para olvidar muchas cosas y disfrutar de otras mucho más gratificantes.
Y cada uno que se aplique el cuento... como mejor le convenga.

viernes, 26 de junio de 2009

Tesoros

No está la vida para desperdiciar tesoros y menos en estos momentos en los que pocas cosas tenemos seguras y aún menos nos proporcionan seguridad.
Por eso buscando, buscando, he encontrado a alguien que se siente feliz de haber dado con su tesoro particular.
Sabe que le cuesta mucho, que está cansada, que sólo a veces tiene esperanzas, que los años le pesan en el cuerpo y en la memoria pero...es de su carne y de su corazón , es ...lo que más quiere.
Está está claro que cada uno tiene su personal joya de la corona ; es cuestión de descubrirla, cuestión de dejar de buscar donde no debemos y cuestión de fijar la mirada en lo que tenemos más cerca.
No parece que se trate de cargar con tesoros ajenos ¡que cada cual tiene los suyos! y seguramente sólo nos hagan felices los que nos han correspondido en el reparto.
Hace tiempo que no me enganchan las vidas ajenas, pero siempre hay escepciones, y la de quien aparece en el video no sólo me ha enganchado es que me persigue desde hace días.
Creo que ha encontrado su pequeño gran tesoro particular y ...me está ayudando a buscar el mío.

martes, 23 de junio de 2009

Tenía tanto

A veces es solo una impresión, otras una realidad y casi siempre un simple deseo.
Pasan por nuestras vidas decenas o puede que cientos de personas que podrían haber compartido con nosotros mucho más que un cruce de miradas o unas triste frases de cortesía.
También hay quienes dicen conocernos desde hace años pero a los que no les hemos permitido pasar del hall de nuestras vidas y en realidad ni imaginan lo que esconden los rincones más alegres de nuestro corazón.
Conocemos pero no dejamos ni queremos que nos conozcan y llegamos a crear, para los demás, un personaje que no tiene nada que ver con lo que realmente somos.
Todos tenemos mucho que contar , mucho que compartir ,pero nos hemos vuelto demasiado recelosos de nuestra intimidad y nos protegemos de tal modo que ocupamos más tiempo en defendernos que en entregarnos.
Dejar que los demás nos conozcan , aunque a veces nos hagan daño, supone un esfuerzo que merece la pena. Y si después llega la ocasión de echar la llave...siempre podremos cantar que lo hemos intentado.

lunes, 22 de junio de 2009

Mensaje

La oí hace algunos días, puede que semanas...me gustó y la retuve en la memoria.
Más la música que la letra ;en realidad creo que entendía los acordes más que las palabras.
Hoy la he vuelto a escuchar y la he buscado ,necesitaba saber más de ella.
Y me ha sorprendido; ahora más el tema que las notas que lo acompañan.
No lo sabía, ni siquiera lo sospechaba,puede que fuese eso lo que me atrajo la primera vez que llegó a mis oídos, aunque insisto en que es la melodía la que me dice todo, sigo sin unir demasiado las palabras a los mensajes de la música.
Es la unión en los acordes de siete notas musicales las que me calman o enervan los sentimientos y me resulta más sencillo unirme a la idea de una melodía que a las mil palabras que recorren su camino.
Seguiré parándome cuando salga a mi encuentro; puede que ahora la cante, aunque también puede que me invente otra letra ...¡qué más da! el mensaje es el mismo.

sábado, 20 de junio de 2009

Paz

Debe ser que estoy muy cansada o que la presión atmosférica está muy alta o que el calor hace que las defensas caigan en picado pero...he sentido ganas de llorar.
No soy de lágrima fácil y aguanto envites mayores pero ya se me ha agotado la ira cuando intento encontrar de dónde sale tanto odio.
No hay ninguna razón, ninguna, ninguna, para matar a nadie, y menos razones todavía para hacer que miles de personas piensen que algún día les puede tocar a ellos.
No existen motivos para pensar que ser o nacer en un lugar determinado da permiso para decidir sobre la vida o la muerte de quienes comparten con nosotros un pedazo de tierra.
Porque es solo eso, un pedazo de tierra; con su lengua propia, con su música concreta, con su paisaje y sus casa típicas y hasta con sus virtudes y sus defectos, pero sólo eso, ¡un trozo de tierra!
Un pequeño trozo en el mapa que es parte de una historia universal y que sirve de pretexto a algunos para desahogar su veneno en las cabezas de quienes no piensan como ellos.
Es irracional, es animal, es profundamente cruel acabar con la vida de alguien simplemente para revindicar no se sabe muy bien qué competencias y qué fronteras; no existe ese derecho a matar.
No quiero que me expliquen nada, no quiero que escupan sus palabras sobre mi gente ...sólo quiero que escuchen a todos los que queremos vivir en PAZ.

miércoles, 17 de junio de 2009

Puede ser

Cuando parecía que ya estaba ahí...se nos escapa de las manos, de la vista y hasta de los bolsillo.
Puede que este sea el gran problema, que seguimos empeñados en repetir el cuento de la lechera y si el cántaro se estrella definitivamente contra el suelo es muy probable que nos encuentre con la boca abierta, los ojos en blanco y sin ser capaces de reaccionar.
Se pasan momento difíciles y afortunadamente nos vamos dando cuenta de que cada uno de ellos lleva de la mano su propia enseñanza, pero si presentimos el final del camino ya cerca y descubrimos, de pronto, que no hemos hecho nada más que empezar...es lógico que desfallezcamos y se nos caiga algo más que el mundo encima.
Pues sí, vuelta al punto de salida, vuelta a llenar las horas esperando una llamada, vuelta a pasar por tener que dar explicaciones, vuelta a poner toda la carne en el asador...
Aunque también, vuelta a pensar que las cosas son para bien, vuelta a confiar en oportunidades mejores, vuelta a llenar los días con lo que de verdad merece la pena, vuelta a reconducir direcciones y vuelta a valorar todo lo bueno que nos rodea.
Y así, puede ser que...encontremos la puerta que se va a abrir.

lunes, 15 de junio de 2009

Me gusta mucho



Nuestro chico número 6 se está haciendo mayor y este año dejará el colegio de pequeños para estrenar patio grande y compañía exclusiva de varones.
Hasta ahora ha convivido con chicas y la experiencia ha sido digamos que buena, aunque debo decir que en sus conversaciones pocas veces las nombraba ,excepto a una rubia muy mandona y muy graciosa que le tenía absolutamente a sus pies ¡ya se sabe que las mujeres...!
No sé si cuando sea mayor me echará en cara el no haberle dado la oportunidad de estrechar lazos más continuados con el otro sexo, pero por más que le doy vueltas, a mí ,lo que me gusta, es la educación diferenciada.
No solo porque adaptar los conocimientos de mi enano a su madurez y a los rasgos propios de su condición masculina me parece un acierto sino porque llegadas las edades donde las hormonas giran como locas en todas direcciones, casi prefiero que no encuentre demasiadas interferencias complementarias mientras debe centrarse en el cálculo y los versos de Lope de Vega y que los profesores que le caigan en gracia estén especialmente entrenados en lidiar toros de su especie que reaccionan a los envites de la edad de diferente modo que las hembras en su misma situación.
La verdad es que mis otros hijos también han gozado o sufrido, según opiniones, este tipo de enseñanza y ni los encuentro traumatizados por la experiencia ¡por lo menos no se quejan! ni han tenido problemas para relacionarse con el otro sexo ,de esto doy fé, ¡ni medio problema! ,ni parece que lleven camino de convertirse en personajes oscuros y retorcidos, con ideas anacrónicas sobre la mujer ¡no se lo consentiríamos ni sus padres, ni por supuesto, su hermana!
Por eso estoy encantada y Gonzalo ni os puedo contar, que sueña con partidos interminables de futbol, profesores de pelo en pecho, carteras con libros nuevos y muchos chicos con los que hablar de deportes, compartir zancadillas y supongo, algún que otro puñetazo.
Pues eso, que a mí me gusta mucho poder elegir para los míos lo que me parece mejor y que los demás...si quieren, puedan elegir otra forma de educarles.

sábado, 13 de junio de 2009

Tormentas

Estoy notando que se acerca y es lo que , en este momento, más me puede descansar.
Hay tardes de bochorno, de mucho calor, que rompen en ruido y llegan a explotar como si hubiesen llegado a su límite natural de sosiego y necesitasen descargar todas sus iras para , más tarde, volver a recobrar la calma descansadas y desnudas de tanta presión acumulada.
Puede que asusten o puede que hasta provoquen pequeñas riadas pero limpian el ambiente de suciedad, reducen la sensación de agobio y hacen que recobremos el aliento que hemos ido perdiendo, casi sin darnos cuenta.
Es cierto que mejor sentirlas desde lejos, mejor que no nos caiga a nosotros el chaparrón, mejor que haya un buen pararrayos cerca y mejor que encontremos cobijo para protegernos, pero hay que pasarlas , hay que valorarlas en su justa medida, hay que entender que son necesarias y hay que , si podemos, hasta mirar la belleza de su espectáculo.
Y si esas tormentas se dan en nuestro interior...salir a donde no podamos hacer daño y disfrutar de la calma que vendrá luego.

miércoles, 10 de junio de 2009

Echar de menos

Puede ser que esté pasado de moda, pero yo lo echo de menos.
Muchas veces se da por supuesto, y otras ni siquiera encontramos motivo para hacerlo, pero lo que está claro es que a lo largo del día, y no digamos de la vida, se nos presentan oportunidades a miles para vivir esta costumbre que, la mayoría de las veces, desperdiciamos, no sé si por falta de ganas o porque de verdad pensamos que no hay razones para darlas.
No se tarda excesivo tiempo, y solo se utiliza una palabra, pero cuesta cada vez más oírla.
Y yo ¡que tontería! empeñada en que salgan del corazón, convencida de que se recibe de buen grado y segura de que nunca deberían de darse por supuestas.
Ya sé que no se trata de movernos, ni creo que lo hagan muchos, esperando el reconocimiento de aquellos a los que dedican sus esfuerzos y hasta sus vidas,pero sí que soy de las que piensan que no está de más acostumbrarse a reconocer que si algo nos ha hecho pasar un buen rato o simplemente nos ha allanado el camino, es de justicia que el responsable sea felicitado.
No sé yo si esto casa demasiado con esta sociedad de derechos infinitos y deberes olvidados pero yo, personalmente...lo echo de menos.

domingo, 7 de junio de 2009

Votar

Pues me he acercado sin demasiadas ganas y aún menos confianza en que el paseo iba a servir para algo.
A mi estas citas siempre me habían producido interés y hasta una cierta sensación de importancia pero la ilusión ha ido perdiendo fuerza y lo de hoy se ha limitado a cumplir con un derecho que ,la verdad, no creo que sea tan decisivo para el planeta como algunos quieren pintar.
Ultimamente se me cae la cara de verguenza cuando veo a quienes se sienten mis representantes y no os puedo ni contar lo que ocurre cuando subo el volumen y pongo atención en lo que dicen...eso ya supera mi capacidad de aguante.
Se puede opinar diferente pero algunas cosas...producen risa si no fuera por la trascendencia que tienen y darían para escribir una opereta si no nos fijásemos en el cargo que ostentas semejantes personajes.
Pero he votado; para que luego no digan que la culpa del panorama la tenemos quienes más calladitos estamos ¡puede que demasiado!..y para las próximas solo una petición: limítense a explicar lo que van a hacer y dejen de llenarnos la cabeza con tonterias... que así lo único que consiguen es quitarnos las ganas de introducir la papeleta en la famosa urna.
Guarden los fantasmas del pasado y del futuro para disfrazarse en carnaval y dejen de tirarse los trastos a la cabeza mientras sus votantes continúan en el paro y con el agua al cuello.
En fin que menos mal que aún nos quedan viejas canciones de los primeros años para dar un poco de caña al espíritu rebelde porque tal como está el panorama...ni ira ni na.

martes, 2 de junio de 2009

Vidas ajenas

Hay gente que da pena,bueno, mucha pena.
Ya soy mayorcita para saber que las cosas no son lo que parecen y que la realidad supera en mucho la ficción, pero encontrarse de bruces con ciertas historias le dejan a una el corazón helado.
No sé si es peor tenerlo todo y ser tan cruel o no tener nada y descargar las iras propias al viento de los medios de comunicación.
Tampoco digo que nunca lo haría; pero exponer al morbo nacional las miserias de un matrimonio me produce ,como poco, tristeza, mucha tristeza.
Supongo que detrás hay mucho sufrimiento, mucho rencor, mucho dolor y unas ganas irrefrenables de destruir la vida del contrario usando el peor de los ataques: ¡la mentira!
Vale , lo cuentan porque se lee y se vende y porque tenemos unas ansias desmedidas de hurgar en la vida ajena, pero eso no exime de responsabilidad a quien lo hace y , para mí, le convierte en víctima de su propia venganza.
Me ha dolido porque ha satisfecho mi curiosidad y hasta , si no me muerdo la lengua, caeré en el error de avivar el fuego del escándalo en cuanto se me presente la oportunidad; pero no debería ser así, los trapos sucios se lavan en casa o en los juzgados o en la intimidad de la familia o en la discreción de los conocidos; no en un magazine de domingo ni en un plató de televisión.
Prometo que no voy a volver a hablar de esa triste historia con nadie y prometo que voy a leer solo... lo que me debería interesar.