viernes, 26 de junio de 2009

Tesoros

No está la vida para desperdiciar tesoros y menos en estos momentos en los que pocas cosas tenemos seguras y aún menos nos proporcionan seguridad.
Por eso buscando, buscando, he encontrado a alguien que se siente feliz de haber dado con su tesoro particular.
Sabe que le cuesta mucho, que está cansada, que sólo a veces tiene esperanzas, que los años le pesan en el cuerpo y en la memoria pero...es de su carne y de su corazón , es ...lo que más quiere.
Está está claro que cada uno tiene su personal joya de la corona ; es cuestión de descubrirla, cuestión de dejar de buscar donde no debemos y cuestión de fijar la mirada en lo que tenemos más cerca.
No parece que se trate de cargar con tesoros ajenos ¡que cada cual tiene los suyos! y seguramente sólo nos hagan felices los que nos han correspondido en el reparto.
Hace tiempo que no me enganchan las vidas ajenas, pero siempre hay escepciones, y la de quien aparece en el video no sólo me ha enganchado es que me persigue desde hace días.
Creo que ha encontrado su pequeño gran tesoro particular y ...me está ayudando a buscar el mío.

2 comentarios:

María dijo...

Increible y estimulante ejemplo Inés.
Bss

Natalia Pastor dijo...

Una mujer maravillosa y admirable que centra su vida en alguien tan necesitado de AMOR con mayúsculas como su nieto.
Historias así te reconcilian con la vida, por que mientras haya seres así en el mundo, no todo está perdido.

Saludos.