jueves, 23 de julio de 2009

No tiene edad

No tiene edad y me gusta que no la tenga.
En ciertos momentos de la vida la fecha de nacimiento se convierte en una barrera y nos empeñamos en encerrarnos en compartimentos estancos donde los años limitan las posibilidades de relacionarnos.
Hasta nos inventamos formas de hablar y de vestir que excluyen de nuestro arco de influencia a quienes rebasan o no llegan a los años que marca nuestro DNI.
Y no es así, yo creo que no tiene edad y que quien es capaz de poseer tesoros de varias generaciones posee una riqueza imposible de valorar.
No somos tan distintos, más bien somos muy parecidos y con grandes posibilidades de aprender los unos de los otros ¡mucho más de lo que nos creemos!
Yo disfruto de la variedad y no consigo entender el empeño exterior en que no me comprendan o no los comprenda.Tampoco estoy de acuerdo en la idea de que no existe posibilidad de convertirla en algo duradero.
Eso sí, solo hay un caso en que no lo veo claro, más bien lo veo perjudicial...
¿Que de qué hablo ? ¿Que cual es la escepción que confirma la regla?
Eso ya...forma parte del tesoro...y tiene un nombre

3 comentarios:

Angel dijo...

Lo del "empeño exterior a que no me comprendan" tienes toda la razón. Es como una meta a conseguir sea como sea. Comparto contigo . La variedad nos enriquece . Yo lo compruebo con nuestros hijos. Ni uno igual y todos aportando lo suyo.Genial este post

FERNANDO SANCHEZ POSTIGO dijo...

La variedad es lo mejor. No hay cosa peor que la uniformidad pues denota aburrimiento. Besos.

María dijo...

Inés me ha chiflado la canción! un besazo