viernes, 10 de julio de 2009

Valer

Ver algo valioso, más allá del espectáculo mediático, supone a veces un ejercicio gratificante.
Me senté a disfrutar de la música ¡y lo hice! del juego de luces y sus efectos especiales ¡y lo conseguí! del recuerdo a un ser humano ¡y me sorprendí!
Puede que haya sido un numerito más al estilo americano, pero puede también que detrás de los decorados haya personas, gente, que disfruta y sufre como el resto de los mortales y que intentaba rendir homenaje a quien, por ser estrella, tuvo que representar un papel que le venía grande.
Es que también los ricos lloran, supongo que tienen derecho a hacerlo, aunque nos cueste entenderlo y nuestros ojos vean en sus sentimientos actitudes poco sinceras.
Hay quien ha aprovechado estos momentos para remover errores y fabricar, nuevamente, un muñeco a su antojo, un títere de sus intereses y hasta un icono de lo que no debería haber sido nunca.
Pero también me pareció que otros hablaban desde el corazón herido de quien ha perdido a un ser amado y que el cuerpo sin vida de MJ era la representación de muchos otros que viven sólos entre multitudes y que tienen que esperar a sus funerales para oir de los que les quieren, sólo eso, que les quieren.
Él ha descansado, ya no tiene que demostrar nada a nadie, y a mí me ha dejado un mensaje : al final...eres lo que eres, no lo que tienes.

3 comentarios:

Susana dijo...

Yo, que también "disfruté" del homenaje, llegué a una conclusión, o de alguna forma a un deseo. Que toda esa gente que tanto decía quererle aquel triste día, también le haya querido en vida, si es así, chapó!!Y si no...ellos sabrán...

Carlos Esteve Rozas dijo...

Es verdad, ahora todo el mundo le ama, todo el mundo se quiere pegar a lo que pueda caer....aunque cada uno sabrá

Natalia Pastor dijo...

Fue muy bonito,ciertamente.
Pero como dice Carlos, ahora surgen todos los "amores"del mundo,cuando en vida fue un muñeco de pim-pam-pum,y se le golpeo de manera despiadada.
Descanse en paz.