domingo, 13 de septiembre de 2009

De justicia

Me parece de justicia.
No es la primera vez que me emociona la letra y hasta los compases...supongo que va todo unido.
Tampoco sé cuando la oí por primera vez y por qué la he relacionado siempre con ceremonias militares; he comprobado que a muchos les pasa lo mismo.
Y acabo de descubrir que es una canción cristiana, escrita por un sacerdote muy cercano y que, como muchas otras, he entonado innumerables veces sin pensar en el autor y, lo que es peor, sin agradecerle lo mucho que me ayudan.
La muerte no es el final tiene una historia y un alma detrás de cada una de sus estrofas, Cesareo Gabaráin, y estoy decidida a dar a conocer a este hombre que nos ha dejado un legado tan importante que hasta las Fuerzas Armadas lo han incorporada a una de sus ceremonias más sentidas, haciendo de ella todo un himno de reconocimiento y admiración al héroe caído.
Gracias, D Cesareo, por decir en esta canción muchas de las cosas que siento en este momento y que ahora me doy el gustazo de cantar varias veces al día.
Le prometo que cuando entone sus melodías me acordaré de usted y...si me vuelven a decir que este hermoso himno es una marcha militar ¡saldré en su defensa!...solo faltaba.

3 comentarios:

María dijo...

Inés, está canción me emociona....
Es de las típicas que canta mi padre y me recuerdan a él. Hacía mucho que no la escuchaba. Gracias por ponerla y por decir de quién es.
Bss

¿Mañana más? dijo...

Es una canción de esperanza. A mí siempre me ha emocionado. Y no es sólo militar. En mi parroquia la entonan el domingo de Resurección. Gracias por ponerla.

misideascotidianas dijo...

Fijate, pues yo no conocía esta canción y no distingo muy bien la letra.
Volveré a intentarlo.
Un bs
Luisa