miércoles, 28 de octubre de 2009

Sentimientos

Nos atacan...uno nota su presencia aunque no pueda reconocerlos.
Los hay de muchos tipos y es probable que nos pase como siempre; que nos paramos en los malos y los buenos nos pasan desapercibidos.
Deberían tener el mismo grado de importancia, los unos y los otros, pero no es así, no suele ser así.
Los malos son pegajosos, engullen con voracidad, nos afilan la lengua y nos paran las meninges, abren la caja de los truenos y brillan como luces de neón.
Los buenos apenas se dejan ver, hablan bajito, son tímidos y pudorosos, huyen de exhibicionismos, tienen pánico escénico y visten colores suaves.
Podría, debería ser al contrario; tendríamos que cambiar esa tendencia que tenemos los humanos a sentir con más rapidez lo malo que lo bueno.
Puede que sea una buena terapia personal, y hasta colectiva, porque como sigamos acumulando sentimientos negativos...terminaremos cayendo enfermos.

No hay comentarios: