miércoles, 4 de noviembre de 2009

El regalo más grande

Y no encuentro la manera...
Llevo días intentando explicar esta sensación que llevo dentro y no encuentro las palabras.
Ni las palabras ni los sentidos, que casi es peor, y aunque haya dado mil vueltas a los sentimientos, parece que no me enseñaron a expresarlos demasiado bien.
Sé lo que diría, hasta puede que sea capaz de decírmelo a mí misma pero cuando transformo en texto las ideas no me reconozco y me doy cuenta de que no he encontrado ni la palabra justa ni la expresión acertada.
He borrado varias veces lo que ya había publicado, he retrocedido, he avanzado para volver a retroceder, he ido y he venido sobre la misma idea y ...no he conseguido pasar de la primera línea...no encuentro la manera.
Por eso he decidido lanzarlo sin más revueltas; me da igual que suene poco a mí.
Y es que esto de que me llame maestra una niña de 8 años...es el regalo más grande que me habían hecho nunca.

6 comentarios:

Natalia Pastor dijo...

Juan Bautista de La Salle decía que "ser maestra es una vocación,cuya recompensa es saber que un día esos niños serán hombres, y la semilla que en su día se plantó dará los frutos en la madurez".
Que una niña de ocho años te diga y llame "maestra", es ante todo y más que nada,Inés, un reconocimiento a tu labor diaria.

Susana dijo...

A veces el regalo más grande es lo que aparentemente es más insignificante.

María dijo...

Inés, es precioso

misideascotidianas dijo...

Bellísima palabra:maestra.
Entiendo que te haya dado mucha alegría.
Un bs
Luisa

maria jesus dijo...

¿Y como lo conseguiste?

INÉS dijo...

Sí que es bonito esto de enseñar.
Provocar en los alumnos buenos sentimientos, eso...no sé como se hace...sale sólo a veces.