domingo, 27 de diciembre de 2009

Problemas

Buen propósito...bueno.
Porque esto de los problemas es muy subjetivo.
No creo que haya dos personas que reaccionen igual ante una misma situación y eso tiene más importancia de la que parece porque mientras unos se ahogan en vasos de agua, otros son capaces de correr hacia la montaña sin esperar a que ella se mueva de donde está.
Y es que, como mínimo, este año que se nos presenta nos traerá uno por día, es decir 365, y eso tirando por lo bajo, o sea que más nos vale buscar los medios para no caer hundidos antes de que vuelvan a tocar las campanadas.
¿Y eso cómo se hace? Pues no sé ¡ya me gustaría! pero supongo que el que está vigilante por lo menos conseguirá que no le pillen desprevenido.
Aprender a esquivarlos, a reconocerlos antes de que lleguen,a conformarse con los que tenemos sin crear ninguno más, a echárselos a la espalda sin que pesen demasiado , a ponerlos en su sitio y a darles la importancia que verdaderamente tienen.
Eso ayuda, seguro, y aunque también pienso dejar de fumar, adelgazar, desayunar mejor y cenar menos etc..mi propósito estrella del 2010 va a ser uno que me facilitará la vida si consigo que supere la cuesta de enero.
¿Que cual es? Si te lo cuento pierde el misterio y...no quiero tener problemas

jueves, 24 de diciembre de 2009

Villancicos

A mí me gustan algunos de toda la vida y otro, la verdad, nunca me dijeron gran cosa.
Que si los peces, que si dame la bota María, que si los ratones haciendo de las suyas, que si los pastores subiendo y bajando caminos ...en fín, nada que ver con el Dios que nos nace hoy, supongo.
Pero no importa demasiado, la idea es cantar, cantar y si es posible a pleno pulmón y en grupo, con familia o en familia , con pandereta o con carajillos de nuez...da igual.
Porque mientras le cantamos ayudamos al alma y nos metemos, con más fuerza, en la piel de esto que vivimos entre demasiados excesos, demasiados preparativos y demasiadas botellas de licor.
Por eso los defiendo y quiero que hoy se canten en donde nunca debieron dejar de cantarse.
Los de siempre, mejor que siempre y si se puede, alguno más.
Para el de siempre , como siempre, aunque hoy puede que con alguna alegría o pena más.
Con los de siempre,  para el de siempre o para el que nunca estuvo demasiado presente.
En mi casa, en la tuya, en la de los suegros o en la de aquel que no contaba con ellos.
Con guitarras, a capela o a ritmo de pandereta y botella de anis.
Como sea, con quien sea y donde sea pero...para Él...que le va a gustar.

martes, 22 de diciembre de 2009

Deseos

Ya sé que a veces no parecen muy sinceros...ya lo sé.
Otras uno sabe que existen, aunque ni los reciba, ni haya oportunidad de adivinarlos.
Pero están, están ahí donde nos los suponemos y quizás donde ni siquiera podemos imaginar.
Y es que puede ser que se hayan convertido en demasiado vulgares, demasiado habituales en estas fechas...puede ser.
Por eso me gusta más descubrirlos en una sonrisa, que verlos escritos en una tarjeta poco personal.
Por eso me siento más cerca de los que no hacen ruido, de los que no reclaman nuestra atención.
Por eso los encuentro en un gesto, en una mirada, en un apretón de manos.
Por eso colecciono algunos muy antiguos y recuerdo otros que ya no se repetirán.
Por eso huyo del ruido de palabras y me refugio en los pequeños detalles, en las esquinas sin luz, en los rincones oscuros.
En esos momentos donde el corazón suena más que los tambores.
En esos días, con sus noches, donde no se pronuncian palabras, donde basta con un abrazo, con saber que estamos donde y con quien vale la pena.
Porque los deseos, los buenos deseos...no tienen por qué tener palabras.

viernes, 18 de diciembre de 2009

Temperatura

Miro el termómetro y me quedo igual...
Igual de fría o igual de caliente, porque estoy más pendiente de otro tipo de temperatura.
La exterior me afecta lo justo como para ponerme una capa más en mi indumentaria o para añadir nuevos troncos a la chimenea familiar pero la interior...no sé muy bien como templarla.
Hay cosas que me disparan el termostato y luego me cuesta horrores alcanzar el equilibrio ambiental.
Otras me dejan helada, me bloquean la caldera y volver a arrancarla me supone dosis extras de energía que no siempre tengo.
Las que me mantienen templada  huyen en los momentos más necesarios y a medida que pasan los años puede que sienta, al mismo tiempo, la cabeza fría y el corazón ardiendo o viceversa, que en la práctica suponen el mismo problema.
Vamos que estas olas de frío me llegan hasta en Agosto y en pleno Diciembre los sofocos me brotan  espontaneos cuando oigo y veo, depende de qué cosas y a qué personas.
Por eso necesito algún tipo de predicción metereológica para dominar estas borrascas y estas calmas que me llegan de improviso.
Para poder controlar la temperatura...cuando nadie me ve.

domingo, 13 de diciembre de 2009

Felicidad y alegría

Me ha gustado hoy D Carlos...y es que lo que ha dicho, tiene mucha miga.
Todos queremos ser felices, poder decir que estamos alegres;algunos ponen algo de su parte y otros esperan que les caiga la gracia del cielo...sin esfuerzo.
Y parece que no debe ser así, que ni una cosa ni la otra, que es más bien un poco de lo último y un mucho de lo primero.
Buscarla; no pensar que simplemente nos la merecemos por nuestra cara bonita y seguir la senda acertada sin perdernos en caminillos prometedores, fáciles, que a la larga terminan alejándonos del final feliz al que todos somos llamados.
Teniendo claro que se consigue más queriendo que dejándose querer.
Disfrutando de los que tenemos, antes de tener que echarlos de menos.
Quedándonos con lo bueno que nos ocurre cada día y borrando del disco duro lo que nos haya hecho sufrir.
Pensando que no somos ni mejores ni más importantes que nadie, para poder agradecer el cariño que recibimos de los que nos quieren.
No alargando innecesariamente la lista de nuestros problemas y buscando soluciones más que culpables.
Dejando de recurrir a lo que pudo ser y confiando en aquello que será si somos capaces de dar oportunidades al mañana.
Hablando menos de la gente y más con la gente.
Poniendo Fé, con mayúsculas, en que el bien siempre vence, en que Dios no pierde batallas.
Y si estamos tristes, buscar el motivo...para poder arrancarlo del corazón.

miércoles, 9 de diciembre de 2009

Algo más

Pues haz algo más...
Mira tú que fácil, como si yo pudiese hacer algo más.
Algo más que llevarme las manos a la cabeza, algo más que hacerme cruces de la que nos viene encima, algo más que suspirar y tragar saliva, algo más...
No si ya me gustaría, si estoy deseándolo, si tengo las venas del cuello a punto de explotar y los ojos fuera de sus órbitas, si estoy todo el día enfadada ...
Pero en realidad mientras a mi no me pille cerca, mientras se metan con los curas, mientras mis niños estén debajo de mis alas, mientras la cosa no vaya a más, mientras...
Y es que ellos son más fuertes, ellos lo hacen mejor, ellos tienen más medios, ellos...
Y yo bastante tengo con llegar a final de mes, bastante tengo con los míos, con la familia, con los vecinos, con los compañeros , bastante tengo...
Porque en el fondo me conformo con criticar entre amigos, con echar el sapo cuando nadie me oye, con ir del brazo de los que opinan como yo, con fabricarme mi burbuja y mirar mal a los que no entran en ella.
¿Algo más?...bueno para eso están otros.

 

martes, 8 de diciembre de 2009

Olé

Por tu Sí y porque sí.
Porque no se me ocurre nada nuevo que decirte, ni nada original que no te hayan dicho.
Porque estás, has estado y estarás.
Porque sigues atenta, vigilante y presente allí donde te llaman.
Porque unes, comprendes, ayudas, apoyas y serenas.
Porque supiste asumir, entender, recoger y guardar en tu corazón.
Porque aunas en mil caras un mismo sentimiento.
Porque no fallas, no acusas, no juzgas, solo miras.
Porque eres mi madre y la suya.
Por todo ...te mereces  este gran OLÉ.

domingo, 6 de diciembre de 2009

Gente SS

Gente SS.
No de la SS ¿o sí? que más da.
Gente que sonría y salude, que lo haga sin esforzarse demasiado, sin pedir demasiado a cambio y sin guardarse en los bolsillos otras intenciones.
Gente que reparta sus sonrisas y sus saludos aunque no siempre reciba la respuesta que merece.
Gente de sonrisa fácil y saludo tranquilo, sereno, de los que esperan respuesta.
Gente que se equivoca,  pero es capaz de volver a sonreir y a saludar mirando a los ojos, esperando la alegría del perdón.
Gente que sonría y salude sin que sus palabras les traicionen, sin tener que recomponer el gesto cuando ya nadie les ve, sin necesidad  de calcular la rentabilidad de su saludo, ni la importancia del que lo recibe.
Gente que saluda siempre antes y sonrie siempre a la vez.
Gente capaz de saludar a quien le ha hecho daño y de sonreir aunque no siempre esté en condiciones.
Gente así...es lo que necesitamos.

viernes, 4 de diciembre de 2009

Me duele y me cuesta

¿Cómo es posible que a alguien le moleste?...
No entiendo cómo un hombre crucificado, con los brazos abiertos en señal de acogida y  al que las últimas palabras que se le escucharon fueron de perdón, levante los odios que levanta.
He tenido la suerte de que no se me impusiese nada que yo no haya querido asumir como propio, por eso me duele, y me cuesta entender, la reacción que provoca en otros la presencia de Jesús en nuestras aulas.
Me suena a rencores pasados, a posibles malas experiencias personales, a oscuros episodios no olvidados, a buenos y a malos...me suena a sucio y a rancio, a demasiado viejo y a demasiado triste.
¿Por qué nos empeñamos en juzgar continuamente  a los demás y cargar en nuestros hijos nuestra propia rabia?
¿De qué manera les damos la oportunidad de conocer, para elegir, si queremos borrar cualquier  vestigio de creencia en nuestro país?
¿Por qué destruimos nuestras raices, cómo si nos avergonzásemos de ser lo que somos?
¿Qué nos ha hecho ese Dios desde su madero?
En su nombre puede que se hayan hecho  cosas malas pero también se hicieron, se hacen y se harán otras, que han cambiado nuestras vidas para bien.
En todo caso lo que se hizo imponiendo ya se ve que no dió el resultado deseado pero ese no es el estilo del Dios de la Cruz, el suyo es el de sugerir
El crucifijo nos recuerda precisamente aquello que a veces olvidamos: que es el hombre el que ofende, que es el hombre el que se equivoca , que es el hombre el culpable del mal, que es el hombre el que hace daño, que es el hombre el que almacena rencores, que Él vino y murió para eso, para enseñarnos que Él no es así...aunque nosostros nos empeñemos en echarle la culpa de todo lo malo que nos ocurre.
Por eso me duele que lo arranquen de nuestros colegios y me cuesta reconocer que, los que creemos, no hayamos sido capaces de transmitir... nada bueno de nuestra Fé a los que nos rodean.

miércoles, 2 de diciembre de 2009

Y

¿Y eso qué es?...
Lo oigo por todos lados y en todos los ambientes.
Lo oigo siempre en tercera persona.En primera, refiriéndose a uno mismo...todavía no lo he oído.
Lo aplico más facilmente a las peras que a las personas y, por más vueltas que le doy, no encuentro la manera de expresar, con palabras, lo que pienso es una mera opinión personal.
Necesito ayuda porque ultimamente me enuentro con que es la respuesta fácil a cientos de problemas.
Y si un niño no aprende...es que lo es.
Y si un matrimonio se rompe...es que alguno de los cóyuges, o los dos... lo son.
Y si un amigo falla...habrá que pensar que lo es.
Y si un chaval no se esfuerza...él mismo te dirá que lo es.
Y si otro no cumple con sus obligaciones u olvida frecuentemente sus compromisos...lo es, seguro que lo es.
Y yo  sin saber si es que soy inmadura o ...me lo hago, para que me perdonen...como Luis Miguel.