martes, 22 de diciembre de 2009

Deseos

Ya sé que a veces no parecen muy sinceros...ya lo sé.
Otras uno sabe que existen, aunque ni los reciba, ni haya oportunidad de adivinarlos.
Pero están, están ahí donde nos los suponemos y quizás donde ni siquiera podemos imaginar.
Y es que puede ser que se hayan convertido en demasiado vulgares, demasiado habituales en estas fechas...puede ser.
Por eso me gusta más descubrirlos en una sonrisa, que verlos escritos en una tarjeta poco personal.
Por eso me siento más cerca de los que no hacen ruido, de los que no reclaman nuestra atención.
Por eso los encuentro en un gesto, en una mirada, en un apretón de manos.
Por eso colecciono algunos muy antiguos y recuerdo otros que ya no se repetirán.
Por eso huyo del ruido de palabras y me refugio en los pequeños detalles, en las esquinas sin luz, en los rincones oscuros.
En esos momentos donde el corazón suena más que los tambores.
En esos días, con sus noches, donde no se pronuncian palabras, donde basta con un abrazo, con saber que estamos donde y con quien vale la pena.
Porque los deseos, los buenos deseos...no tienen por qué tener palabras.

5 comentarios:

Vivir con humor es mejor dijo...

¡Qué tengas Feliz Navidad!
Un abrazo.

María dijo...

Inés, cada día me gusta más lo que escribes. Has vuelto con pilas cargadas, supongo... ;)
Un besazo

Natalia Pastor dijo...

Felíz Navidad,Inés.
Que pases una maravillosa Nochebuena en compañía de tu familia y seres queridos.
Un beso.

misideascotidianas dijo...

Bonita entrada Inés.
Efectivamente, mucho contiene un buen silencio y si hay complicidad y amor, un gesto vale más que mil palabras.

Paso a desearte una Feliz y Santa Navidad.

Estos dias, especialmente, me acordaré de hablarle muy bien de ti al Niño Jesús:)

Luisa

elblogdelosmudos dijo...

Feliz Navidad y lo mejor para 2010!!
Un abrazo.