domingo, 27 de diciembre de 2009

Problemas

Buen propósito...bueno.
Porque esto de los problemas es muy subjetivo.
No creo que haya dos personas que reaccionen igual ante una misma situación y eso tiene más importancia de la que parece porque mientras unos se ahogan en vasos de agua, otros son capaces de correr hacia la montaña sin esperar a que ella se mueva de donde está.
Y es que, como mínimo, este año que se nos presenta nos traerá uno por día, es decir 365, y eso tirando por lo bajo, o sea que más nos vale buscar los medios para no caer hundidos antes de que vuelvan a tocar las campanadas.
¿Y eso cómo se hace? Pues no sé ¡ya me gustaría! pero supongo que el que está vigilante por lo menos conseguirá que no le pillen desprevenido.
Aprender a esquivarlos, a reconocerlos antes de que lleguen,a conformarse con los que tenemos sin crear ninguno más, a echárselos a la espalda sin que pesen demasiado , a ponerlos en su sitio y a darles la importancia que verdaderamente tienen.
Eso ayuda, seguro, y aunque también pienso dejar de fumar, adelgazar, desayunar mejor y cenar menos etc..mi propósito estrella del 2010 va a ser uno que me facilitará la vida si consigo que supere la cuesta de enero.
¿Que cual es? Si te lo cuento pierde el misterio y...no quiero tener problemas

5 comentarios:

maria jesus dijo...

Yo quiero saberlo, ¿Ajustar el presupuesto a lo necesario? Si es esto, comparte como vas a conseguir el consenso familiar

Susana dijo...

Creo que cada uno tiene que tener el próposito de ser feliz no cada año, sino cada día, feliz con la gente de la que se rodea, con las cosas que hace...aunque cada año es bueno recordarlo!!
FELIZ 2010!!!!

misideascotidianas dijo...

Problemas. Parece que nos gustan. Incluso la transparencia es un problema. Total, que hagamos lo que hagamos, nos dan de tortas...

Bueno, pues por mi parte, tiendo a simplificar, a recolocar las cosas en su justa medida.

¡Ánimo con ese propósito misterioso!

Luisa

FERNANDO SANCHEZ POSTIGO dijo...

lo importante es conseguirlo y no cejar en el empeño. Besos.

Lourdes dijo...

Pero bueno, ¡no me puedes dejar así! Mañana nos vemos y espero que me lo cuentes ;-). besos