jueves, 28 de enero de 2010

Feliz

Voy a necesitar, no sé si un poco un mucho, aunque seguro que algo, de ...ayuda.
La voy a necesitar, porque lo voy a intentar, aunque tampoco sé si servirá de mucho.
Hay edades que son como enfermedades, a veces se pasan mejor y otras algo peor, lo que está claro es que no existe vacuna para ellas.
La mayoría de las veces no dejan huella, pero en otras ocasiones las cicatrices son visibles toda la vida y no es necesario arriesgarse a ello.
Por eso vale la pena echar mano a la memoria personal e intentar comprender las razones de ciertas actitudes.
No todo es inexplicable, en realidad puede que haya más de una razón, y a eso intentaré llegar, a la razón.
A la razón y a la solución...que no es nada facil.
No es fácil, aunque tampoco es dificil, solo hay que encontrarla.
Encontrar esa tecla que pone en marcha los mecanismos de la cordura.
Encontrar el resorte que ponga en movimiento la máquina de la sensatez.
Descubrir qué es lo que debe cambiar, cómo ha de ser el nuevo camino y de qué manera deberíamos aprovechar esa rebeldía que dan los 14 años.
Puede que sólo haya que dejar hablar, llorar y hasta gritar. Puede que ese sea un buen principio.
Por eso lo voy a intentar.;aunque necesito alguna ayuda para que ella me deje, para que yo sepa hacerlo y para que otros se sientan apoyados con mi actitud.
Y para que ella sea feliz...que es lo importante.

domingo, 24 de enero de 2010

A lo que hay que hacer..

[benedicto-xvi-Internet.jpg]Pues eso...que todos tenemos algo que hacer.
Algo o mucho, eso ya depende.
Cada uno lo que pueda, lo que sepa o lo que esté dispuesto a aprender...; pero todos.
Y es que si cada católico de este mundo abriese un blog, o colgase un comentario o participase en un foro o ...o...esta red de redes podría convertirse en otra cosa.
Porque no lo digo yo, aunque reconozco que también lo había pensado algunas veces, lo ha dicho nuestro Papa.
Sí, nuestro Papa de 83 años, teólogo ilustre y cabeza de la iglesia.
El mismo que está abierto al mundo, más que muchos de los que se cruzan con nosotros cada día.
El mismo que conoce por donde se mueven las nuevas y no tan nuevas generaciones.
El mismo que no tiene miedo a lanzarse a este mundo porque sabe que, si los primeros apóstoles predicaron  desde sus barcas, ahora también la palabra de Dios debería navegar por este mar de internautas.
Porque hay que tirar hacia delante, que empujan atrás.
Arriesgarse, que hay que empezar esta revolución y se necesita que cada uno haga ... lo que hay que hacer
Ah! y  si a este mundo les faltas tú ...no habrá milagro.

viernes, 22 de enero de 2010

Carlos

Y no lo hago porque me lo hayan pedido...no hacía falta.
Tampoco enmiendo un error, ni reparo un daño, ni corrijo un olvido...no quiero que nadie piense eso.
Simplemente me retraso en el tiempo, que no en la intención.
Pasan los años y pasan para todos, también para aquellos que hemos visto crecer.
Que hemos visto crecer y que hemos visto nacer, también el tiempo corre para ellos.
A veces su edad nos produce cierto vértigo personal, nos enciende la luz de la memoria y nos coloca en posiciones que nunca antes habíamos vivido.
Y es que no es lo mismo, no es lo mismo apuntar la edad de los que nos rodean, que reflexionar sobre la que alcanzan aquellos que han surgido de nosotros, de nuestra vida, de nuestras ilusiones y de nuestros deseos.
Pero llega, llega el momento en que 22 años son algo más que una cifra, tienen un nombre, unos rasgos, un caracter, una forma de ser que han surgido de nosotros.
Y llega también el momento de soltar las amarras, de asumir que ya deben tomar sus propias decisiones, de que ya no podemos manejar sus timones y de que ese, que necesitó de nosotros para vivir , quiere recorrer su propio camino.
A veces cuesta, cuesta dejarles volar a su aire...pero está bien.
Está bien recoger los frutos de algunas siembras.Contemplar , desde la barrera, algunas buenas faenas y reconocer, en los hijos, que nos superan en muchas cosas, en muchas actitudes y en muchas maneras de encarar la vida.
Está bien , está bien conocer en qué piensan, qué escuchan, qué les hace reir y ...de qué les gusta hablar
Por eso, y por alguna cosa más, que no voy a compartir con vosostros.
Felicidades, Carlos...te lo debía.

jueves, 21 de enero de 2010

Mi santo

Esto de los santos tiene su aquel: O tienes alguien cercano con el mismo nombre, o tu patrona es día festivo en el calendario o... ya nadie se acuerda de felicitarte.
No es que me queje,no por Dios,...ya he dicho que eso se había acabado.
Es que lo que me gusta es que los que me quieren se acuerden de mí...que me echen un rezo y  ...que se apunten en la agenda el día, para contar con su recuerdo el año que viene.
Casi más que del cumple, que ya empieza a pesar un poco...
Pues eso, que hoy se celebra Sta Inés y, aunque cuando era pequeña me hubiera gustado llevar a cuestas otro nombre más glamuroso, la verdad es que con los años le he cogido cariño y, al día de hoy, hasta me sorprende comprobar cómo se ha vuelto  poner de moda, convirtiéndose en uno de los más elegidos para las nuevas generaciones.
La santa tiene su historia, no le vamos a quitar méritos, pero también existió,  en la literatura, una Inés capaz de inspirar  una de las más bellas declaraciones de amor de toda la historia y hasta puede que haya  vivido alguna  entrañable mama Inés, que prestase su nombre a canciones tan pegadizas como la que canta Bola de nieve.
Pero yo me quedo con otra canción, otra melodía, que le oí cantar a mi padre, muchas veces, durante mi infancia.
A él le debo mi nombre  y es que lo he heredado de  la mujer  que le cuidó cuando era niño y de la misma que ,años más tarde, fue también mi madrina.
Esa canción que...cosas de la vida...ahora sí me gusta.

miércoles, 20 de enero de 2010

Solo le pido a Dios

Pues para empezar por algo positivo...vamos a fijarnos en Haití.
No en lo que ha ocurrido ahí... no se trata de eso...no.
Más bien de lo que se ha producido alrededor...de eso sí...de eso también hay mucho que contar.
La respuesta ha sido inmediata, casi preocupantemente inmediata, demasiado rápida como para haber sido improvisada y yo me pregunto...
¿Dónde está a diario tanto heroe anónimo que, ante una catastrofe, reacciona y ante lo ordinario, no es capaz de mover un dedo?
¿De dónde salen tantos cargamentos de ayuda empaquetada en escasas horas, mientras hay gente ,hoy y aquí, que pasa verdadera necesidad y a las que no llega nada de nada?
¿Cómo es posible que se tarden horas en socorrer a unos bomberos atrapados en un incendio,  mientras que a miles de kilómetros de cualquier ciudad civilizada, ha habido personas rescatadas de los escombros muchos días después de haber ocurrido el terremoto?
¿De dónde salen los millones de euros que mandará nuestro gobierno a Haití y que no invierte en comedores sociales para la gente de aquí?
Si somos capaces de responder a las necesidades de un país devastado ¿por qué nos cuesta tanto socorrer al vecino de escalera o dar de nuestro dinero al mendigo de la esquina?
Si somos solidarios con los que no conocemos ¿por qué nos negamos a traspasar el agua de nuestros ríos a otras comunidades,  a repartir nuestro PIB con el resto del país o a acoger en nuestras áulas a los que no hablan la misma lengua que nosotros?
No sé...solo le pido a Dios que el dolor, también de los cercanos, no me sea indiferente.

lunes, 18 de enero de 2010

No soy

gato triste y azul por :raeioul

Me ha llegado el mensaje...me ha llegado.
Será que ya estamos todos un poco cansados de tanta protesta...será.
Será que tampoco es más que otras veces o diferente a otros momentos..será.
Será que ya se vivió algo igual, o parecido, y  mejor o peor, la gente pudo contarlo...será.
Será que necesitamos aire y oxígeno para seguir viviendo...será.
Será que hay mucho por hacer, como para perder el tiempo con lamentaciones...será.
Será que si cada uno ordenásemos lo nuestro, posiblemente el paisaje cambiaría...será.
Será que pasamos demasiado tiempo hablando de la gente y muy poco hablando con la gente...será.
Será que el toro siempre es más pequeño desde la barrera y que aquello de la mota en el ojo ajeno es tan cierto, como lo de la viga en el propio...será.
Será que  lo negativo es pegajoso, mientras que lo positivo se venden muy mal..será.
Será eso y alguna cosa más que todavía no he alcanzado a entender...será.
Por eso voy a cambiar el tono de mis entradas.No voy a quejarme de nada ni de nadie, por nadie ni contra nadie.
Y es que ni soy un gato, ni estoy triste, ni  ...me gusta demasiado el azúl.

viernes, 15 de enero de 2010

Lo bueno y lo malo

Y es que he decidio que ya no le aguanto más.
Que no necesito que él me diga lo qué es bueno y lo qué es malo.
Hasta hace poco dedicaba parte del día a llevarle la contraria...ahora ni eso.
Hubo un tiempo en que intentaba desmontar el galimatias de sus frases más celebres, pero ya he desistido, no vale la pena.
De sus intenciones prefiero no opinar y de sus gestos ya me he cansado.
Me cuesta entender sus razonamientos y sus actitudes sobrepasan, demasiadas veces,  el límite de mi tolerancia.
Supongo que es verdad eso de que se siente orgulloso de lo que hace...allá él, yo no pienso lo mismo.
Es necesario que la historia lo juzgue, yo por mi parte ya lo he hecho, y prefiero pensar que algún día terminará su reinado y nos dejará remediar algunas de las cosas que está destrozando.
¿Que soy dura en mis juicios? Por eso no digo de quien hablo, no me gustaría tener que darle explicaciones.
Y es que me da igual, ya no le escucho, ni le leo, ni sigo sus aventuras; él a lo suyo y yo a lo mío.
Que llegará el día en que tendré oportunidad de demostrarle que hay otro estilo de hacer las cosas, otra forma de tratar a la gente y otra manera de encarar la vida, que la suya...es más mala que buena.

jueves, 14 de enero de 2010

No me lo creo

Pues me vais a perdonar..pero no estoy de acuerdo.
Puede que en teoría sea así, pero no siempre la teoría se hace realidad en la práctica y, en la mayoría de los casos, el resultado depende de las premisas iniciales.
Si damos por cierta la idea de que a partir de los doce años desaparece el cerebro y la persona pasa a ser una ebullición de hormonas aceleradas, todo lo demás tendría una explicación.
Que me traten como si mi persona se redujese a uno sólo de sus órganos...me quita la paz interior y exterior.
Y so es lo que me pasa cada vez que intento relajarme delante de nuestra televisión.
Ayer, sin ir más lejos, recorrí varias cadenas buscando algo entretenido que echarme al cerebro pero...no hubo manera.
Durante mi peregrinaje por las distintos canales y cuando menos me lo esperaba...¡plaf!, imagen, comentario, chistecillo, insinuación, vamos que cualquier escusa era buena para echarle al cuerpo un halago.
Creo que recorrí cerca de 15 estaciones y en todas el mensaje era el mismo: este no es tu sitio.
Y es que me duele el dedo de darle al mando cada vez que me tratan como si no pensase en otra cosa.
Puede que ese sea el problema: que se empeñan en decirme como soy ,en qué pienso a todas horas y qué es aquello que más me divierte...y a mi no me da la gana de creérmelo.

domingo, 10 de enero de 2010

Adriana

Madre de familia buena y fiel...
Cómo alguien tan sencillo puede tener tanto valor.
No se me ocurre ninguna obra maestra que haya salido de sus manos.
Tampoco han puesto su nombre a ningún paseo de ninguna ciudad.
No fue protagonista de ningún acontecimiento internacional.
No creo que saliese nunca en ningún medio de comunicación y supongo que tampoco tuvo la oportunidad de encabezar ninguna manifestación multitudinaria.
Ni era más alta, ni más guapa , ni siquiera más simpática, que el resto de las mujeres de este país.
Se levantaba por las mañanas y se acostaba por las noches siempre en la misma ciudad.
No necesitaba de alagos para sentirse importante y hacía lo que hacía simplemente porque así lo había elegido.
Tenía su marido, sus hijos, sus amigas, su casa, su mundo, su vida.
Tenía lo mismo que tenemos casi todas...aunque puede que ella lo valorase más.
Madre de familia buena y fiel...gracias.

viernes, 8 de enero de 2010

Déjame


Se lo agradezco una barbaridad pero...me gustaría que me dejasen vivir como yo quiero.
Ultimamente me encuentro rodeada de gente y grupos de gentes que desean para mí lo mejor y se preocupan tanto de mi salud, mis dineros, mis intereses en general, que me siento profundamente desconcertada.
Ya sé que todo lo hacen por mi bien, para que no tenga problemas en el futuro y en el presente, para que la vida me resulte fácil, para que me muera cuando me venga bien, para que oiga, vea y calle, que así estoy más guapa.
Recibo amenazas, de todo tipo, porque a veces se me enciende una lucecita y me arriesgo a decir o hacer algunas cosas contra mis pulmones, contra mi masa corporal, contra los efectos del cambio climático o contra la ideología de género que nos invade.
Insisto en que les agradezco el detalle, pero me huele mal tanto interés en que sea feliz haciendo y viviendo de la manera y modo que ellos han decidido para mí.
Por mi parte prefiero morirme con achaques pero cuando Dios quiera; tener los hijos que mi marido y yo decidamos aunque rompamos todas las estadísticas del gobierno; utilizar mi dinero para lo que yo considere necesario y ayudar con él a quienes verdaderamente se preocupan de los demás; ver las películas que me interesan, no las que interesan a los amigos de otros; educar a mis hijos, lo mejor que pueda, para que cuanto antes sepan darse cuenta de que lo de aquí no es lo más importante...y así otras muchas formas de vivir que yo solita me he ido elaborando a costa de muchos batacazos.
Vamos que eso, que prefiero que... me dejen en paz.

lunes, 4 de enero de 2010

Juguetes

Pues yo quiero que vengan...pero que vengan los de verdad.
Que no venga a mi casa ni la psicóloga de turno con sus ideas políticamente correctas, ni el señor de la OCU mareado de recorrer trescientas tiendas buscando el mejor precio, ni la Ministra  de igualdad sin camiones y sin muñecas, ni el chino de mi barrio con sus juguetes de mentira.
Y es que cada vez nos ponen las cosas más difíciles y al final no sabe uno si lo está haciendo mal, rematadamente mal o incluso peor.
Yo  tengo mis dudas al elegir aquello que verdaderamente puede ayudar a que nuestros niños se hagan más tolerantes, menos agresivos, creativos y razonablemente comprensivos, inteligentes y oportunos en sus juicios, positivos y ecologistas, educados y deportistas, buenos ciudadanos y nada machistas.
No sé, no sé si la culpa de que estemos como estamos se debe a que los Reyes traían escobas a las niñas y pistolas a los niños.
Tampoco veo muy claro la influencia del rosa y el azul en el problema del fracaso escolar y de la indisciplina en nuestras áulas.
Puede que las Barbies sean las responsables de alguno de los problemas de anorexia actuales pero no encuentro que los soldaditos de plomo inciten a matanzas como las de las Torres Gemelas.
Dificil, muy dificil esto de los juguetes para niños.
Por eso voy a ver si me los eligen los Reyes Magos...que a mí me da mucho miedo ser una mala influencia.


Repito villancico ¡Me encanta!

viernes, 1 de enero de 2010

La vida empieza hoy.

Que no, que ya me gustaría pero...no.
Que las cosas no cambian porque en una plaza suenen 12 campanadas...que no.
O puede que sí, quizás podría ser que sí.
¿Y si le damos la vuelta?
¿Y si nos agarrásemos a alguna mano en lugar de ir por la vida de lobos solitarios?
¿Y si nos quitásemos el disfraz de superman o superwoman y conseguiésemos enterarnos  de que ni volamos , ni levantamos grandes piedras, ni somos más listos que nadie?
¿Y si  nos fiásemos de algún Pepito Grillo cercano y así  dejar de vivir en el país de la Maravillas?
¿Y si pasásemos alguna página y abriésemos otras que ya acumulan polvo?
¿Y si nos creyésemos aquello de que la belleza está en el interior y de que en Fuenteovejuna iban todos a una?
¿Y si tirásemos a la basura la caja de caretas y nos lanzásemos a la vida con la cara lavada y recién planchada?
¿Y si...la vida empezase hoy?