domingo, 28 de febrero de 2010

Alguien

A mí me parece que no...que no es algo.
No es algo que mejore mi condición de mujer.
Tampoco veo que mejore mis derechos laborales, ni sociales,ni siquiera personales o familiares.
¿Que mejora la sociedad? Ahí si que no tengo duda..imposible. La destrucción nunca es sinónimo de mejora y menos cuando hablamos de algo que sufre y que no puede defenderse.
Quizá lo que nos pase es que, ese algo, carga con las consecuencias de nuestra falta de valentía, o de esa pérdida de sentido que nos invade cuando creemos que el bienestar nos hace poderosos.
El bienestar o la capacidad de legislar o las urnas o la simple sensación de que tenemos en nuestras manos la libertad de decidir dónde está o no la verdad.
Y la verdad es sólo una, aunque a ustedes les guste decir que cada uno tenemos la nuestra.
Por eso, ese algo, no es un algo, es un alguien.
Un alguien al que le han arrebatado la capacidad de sonreir, como ustedes lo han hecho esta semana.
La posibilidad de celebrar y abrazar, como ustedes lo hicieron en el parlamento.
O el simple hecho de vivir, del que ustedes están gozando.
No me digan que es algo, un avance, ni tan siquiera un derecho...es alguien, señoras mías, es alguien.

2 comentarios:

MIC dijo...

Efectivamente. Hay un salto entre algo o alguien. La distancia de ser objeto a ser persona.

Un salu2

CRIS dijo...

No creo que haya una explicación razonable, yo también me pregunto muchas veces...¿cómo pueden pensar así?

Creo que cuando uno quiere pensar una cosa sin atenerse a razones...es una cuestión de orgullo.

Respecto a los políticos...dónde estén los votos y el poder, que se quite lo demás...

Es triste, pero es lo que vemos