jueves, 25 de febrero de 2010

Palabras

Me ha llegado...y lo he tenido que hacer.
No me gusta ponerle puertas al viento pero ya se ve que, o se las pongo yo, o van a ser otros los que cuelen algún comentario inoportuno en  alguna de mis entradas.
La realidad es que esto de los comentarios es un invento que no refleja nada de nada ,pero forma parte de este mundo virtual y , como todo él, tiene sus ventajas y sus inconvenientes.
Ventajas: que cuando se reciben se agradecen, que te hace conocer a más de uno y dos de esos que merecen la pena y...poco más, la verdad.
Inconvenientes: que quizás se conviertan en una necesidad para continuar, que nos limiten o que creamos que sólo nos leen los que comentan, ¡craso error! no suele ser así.
Eso y que te comente un anónimo vendedor de aspiradoras o un ludópata convencido o un entusiasta consejero sexual, que de todo hay.
Por eso ,y como no puedo parar la invasión de "anónimos" admiradores de mi blog, tendré que obligaros a esperar  a que la vida me deje un hueco, para admitir vuestros amables comentarios.
No sé...si en realidad no debería necesitarlos.

3 comentarios:

aspirinasyotrastonterias dijo...

¿Lo de aspirinas va por mi?
Te invito a que leas la entrada "Anónimos"
Ah!! y tienes la opción de no permitir comentarios.
Un saludo.

unwakeable dijo...

Como dice aspirinasyotrastonterias, puedes inhabilitar la opción de comentarios.Ánimo y un saludo

elblogdelosmudos dijo...

Me has leído el pensamiento, yo estoy a punto de habilitar un tema de WordPress que no admite los comentarios.
Un saludo cordial