lunes, 3 de mayo de 2010

Cállate

No me ha gustado nunca mandar callar a nadie...pero ultimamente estoy como D Juan Carlos con Chavez.
En estos tiempos en los que nos bombardéan sobre cómo debemos respetar todas las opciones, defender cualquier diferencia y tolerar las diversas opiniones de los que nos rodéan...ahora, justo ahora, nos dedicamos a juzgar la forma de vida de miles de sacerdotes por lo que algunos, una mínima parte de ellos, han hecho.
Cualquiera se siente con derecho a opinar, y hasta a condenar, la vocación, la entrega de nuestros sacerdotes.
También hay madres que no se ocupan de sus hijos y no por eso pierde la mujer  su derecho a educar.
También hay hombres que engañan a sus mujeres y no por eso decimos que el género masculino es infiel por naturaleza.
También hay políticos que roban y policias corruptos y maestros injustos y deportistas que se dopan y comerciantes que engañan y empleados que no trabajan y empresarios que se aprovechan de sus trabajadores y..., y...
Y el mal en el mundo...y tú y yo para intentar mejorar un poco el patio.
Por eso y por otras razones que no me atrevo a escribir...algunos, o bastantes, se deberían callar.

2 comentarios:

maria jesus dijo...

Las crisis en general son crisis de santos.

Si puedes, pasate por mi blog, para echar una mano

Natalia Pastor dijo...

Desde la progresía y la extrema izquierda anticlerical, se ha aprovechado lo acontecido para atacar a la Iglesia en su conjunto y meter a todos los sacerdotes en el mismo saco de forma ruín y abyecta.
No cuela.