viernes, 25 de junio de 2010

Como no hablen

Uff... pues eso sí que es malo.
Si se ha perdido, ya no hay nada que hacer...o poquito, eso me han dicho.
Bueno sí, hablar y aclarar podría ser una solución pero hay que echarle valentía y ganas y no sé yo si todos estamos acostumbrados a hacerlo, no sé yo.
Por lo que alcanzo a observar  se hace poco esfuerzo por aclarar lo que no entendemos, prefiriendo correr tupidos velos que terminan convirtiéndose en murallas imposibles de saltar.
Y es una pena que no seamos capaces de decir a alguien, sin que se moleste o salga huyendo, que algo no nos ha gustado o que esa cara a qué viene o que aquel día no acertaste o que eso que dijiste me lo tienes que explicar o que no me gusta ni un pelo eso que has hecho.
Debería ser facil decirlo y que nos lo digan ¡nos ahorraríamos más de un disgusto! porque uno se queda tan contento cuando aclara las razones ajenas y escucha los motivos de eso que le ha sorprendido.Y si no llega a compartir o entender al del frente, por lo menos sabe de primera mano qué ha pasado ¡y eso ya es mucho!
¿Que los franceses y los italianos han perdido la confianza en su selección?... mal les veo... ¡como no hablen!

1 comentario:

Edurne Beltrán dijo...

¡Qué difícil es decir! O qué difícil es decir lo correcto, en el momento correcto, del modo correcto, a la persona correcta y con las intenciones correctas.

Quizás ahí se encuentre la dificultad del verbo decir.

Me has recordado a una de mis cartas de hace poco, aquí de la dejo http://cartasalosmios.blogspot.com/2010/06/carta-sin-palabras.html

Un saludo!