sábado, 10 de julio de 2010

Somos

Pues sí...somos lo que somos.
Lo que somos y lo que nos han vendido que debemos ser: juerguistas, más bien tirando a gorrones, pícaros, sinvergüenzas, poco dados al trabajo, oportunistas y amantes de la siesta. Eso y algún que otro tópico que nos inyectan en las venas desde pequeños y que, a fuerza de repetírnoslo, hemos llegado a asimilar sin problemas.
Y no estoy de acuerdo, no lo veo yo de esa manera. Aprovechados los hay hasta en Islandia pero el españolito, cuando quiere, trabaja como el que más. Y si no que se lo pregunten a los Guardias Civiles de los controles de alcoholemia, los camareros de nuestros bares y los repartidores de cervezas, que en estos días, no paran. A ellos y a los que limpian la plaza del Castillo en Pamplona después de los encierros o a los que cuelgan farolillos en las fiestas de Santurce o a los que, en las ferias de los pueblos, pasan la noche repartiendo peluches en la tómbola.
¿No será que todavía no hemos entendido que esa es nuestra fuerza? Necesitamos buenos empresarios que pongan orden en esa maréa humana que formamos los españoles. Que nos motiven, que nos animen, que nos ilusionen, que nos ayuden a sacar provecho de nuestro talento. Que saquen de cada uno lo mejor en beneficio de los que formamos España.
No queremos cambiar, porque somos lo que somos, pero...necesitamos a alguien que nos organice.

1 comentario:

AleMamá dijo...

Sí, y en Chile también. Nos hemos creído el cuento de que así somos y qué le vamos a hacer, pero cuando nos pican, sacamos unas garras que nos sorprenden hasta a nosotros mismos.

Que mañana acierte el pulpo, amiga.