domingo, 24 de octubre de 2010

¿Otro?

Por un momento pensé que me estaba tomando el pelo, pero no...ni ella misma sabía a qué se refería la opción.
Bastante complicado es entender y asimilar las características propias de nuestra personalidad para que, de golpe y sin anestesia, tengamos que enfrentarnos a la posibilidad de que haya una tercera opción. No sé si mixta o excluyente.Quizás diferente, aunque no creo que muy distinta. Novedosa o puede que más antigua que las ya conocidas...no sé, en cualquier caso original...supongo.
Por eso, y porque tampoco está de más indagar en las razones ajenas, volví a manifestar mi ignoracia sobre esa nueva posibilidad y de nuevo recibí la misma respuesta...usted ponga una cruz donde le parezca...así son estos impresos...no hay quien los entienda.
Es muy posible que sea eso, que los hacen para reirse un poco del que tienen delante, pero no me convenció y seguí.Pero vamos a ver ¿a qué se refiere? ¿A que si soy pez, anfibio, extraterreste o simplemente ser vivo? como dijo la señorita Aído.¿O en realidad es todo una broma y en cualquier momento saldrá alguien detrás de la cortinilla de la consulta y gritará ¡sorpresa! esto es una cámara oculta? En fin, que no sabía yo muy bien lo que se esperaba que contestase en ese apartado del cuestionario previo a que me sacasen una muestra de sangre.
¿Que si soy varón, mujer u otro?...pues yo, por si acaso, salí corriendo...que ya no me fío un pelo de nadie.

No hay comentarios: