lunes, 29 de noviembre de 2010

Hartitos

Pues no...algunos no se quedaron en casa.
Cuando van, porque van y se equivocan en la elección.Cuando no, porque se quedan y son así de comodones.El caso es que siempre hay una explicación menos la más lógica en estos caso, es decir, que hay quienes no están de acuerdo, quienes se han hartado de novelas y quienes solo quieren lo que quieren, que se vayan.
Y mira que a mi estas historias no me tocan ni de lejos; que hace tiempo que no vivo allí y que , si me apuras, cada vez les entiendo menos.Pero me da rabia esos aires de superioridad que se gastan algunos cuando hablan de los que no les dan su confianza, que parece que dejan de ser gente cuando deciden volverles la espalda.Mira que sonrien cuando nos piden el voto y luego se vuelven de lo más arisco cuando comprueban que no nos han engañado.
Más bien me parece que se huelen el final del chollo que se han fabricado a costa de nuestras penurias y ahora a ver quien es el guapo que encuentra nuevo acomodo en el panorama político que acaba de surgir.Si es lo de siempre, para que unos lleguen otros se tienen que ir  y a nadie le hace gracia que le manden a la cola del INEM.Por eso nos echan la culpa y nos llaman vagos, domingueros y hasta frioleros...que por eso dicen que han perdido.
¿No será que nos tienen ya muy hartitos?...Pues p'a mí que sí, que estamos aprendiendo a ser libres, como Shakira.

jueves, 25 de noviembre de 2010

Esa Ley

Me tiene preocupada...por no decir agobiada.
Primero porque no le veo la necesidad y segundo porque me huele a chamusquina. A chamusquina o a engaño, que lo mismo da.No le encuentro razón a tanta urgencia y menos todavía a ese empeño de querer explicar algo que, de por sí, ya todos entendemos sobradamente. Nos va a llegar , eso no lo dudo, pero no alcanzo a entender cómo se puede hacer dignamente algo tan poco apetecible.Y estas cosas no se eligen, te tocan, aunque a uno no le vengan bien nunca.
Además yo ya me había hecho a la idea  de que ese momento no era de mi elección así que me sobran las explicaciones, las falsas buenas voluntades y el tonillo paternalista de esta nueva Ley.
Ya moriré yo lo mejor que pueda o lo mejor que me dejen o cuando Dios me dé a entender pero lo que tengo claro es que el gobierno de España no tiene por qué tener vela en mi entierro.
Así que al sr Rubalcaba le pido que, ya que no me deja vivir tranquila, por lo menos que me deje morir en paz y... cuando lo mande el de arriba, que ya sabrá él cuándo me conviene.

miércoles, 24 de noviembre de 2010

Dándole vueltas

A veces uno se da cuenta de que...no hay nada que hacer.
Ya me gustaría decir lo contrario pero lo que no se puede, no se puede y lo demás es tontería. Insistir, darle una segunda oportunidad a quien ha rechazado todas las primeras, intentar lo imposible y no amargarse en el intento, requiere un grado de heroicidad al que muy pocos mortales pueden llegar.
Por eso puede que lo mejor sea salir corriendo y no dar opción al desencuentro. Literalmente desaparecer del campo de acción de quien no es capaz de ver nada bueno en nosotros y poner tierra por medio.Hacerse invisible, huir del cruce y ganarnos un puesto en el limbo impersonal de aquél que nos hace daño y en el que producimos un rechazo visceral.
No dudo de que esa sea la actitud más inteligente pero...¿qué hacemos cuando necesariamente formamos parte de su día a día y él del nuestro? ¿cómo gestionamos la presencia mutua habitual? ¿cómo digerimos la influencia que sus decisiones tienen sobre nosotros?¿con que cara recibimos sus órdenes?¿ a que santo debemos encomendarnos para manejar con mano izquierda sus pullazos?
Ideas, ideas, que me han pedido consejo y...no sé qué se puede hacer.

martes, 23 de noviembre de 2010

Bien o mal

A ver si me aclaro...que me estoy haciendo un lío.
Resulta que parece ser que todos lo esperaban y es en lo único que se han fijado de sus enseñanzas de los últimos años. Da una pincelada y el público se le echa encima reclamando más de lo mismo y , si fuera posible, algo de lo que ellos piensan, hace tiempo que debería haber admitido.Oyen la palabra y se tiran como hienas hambrientas de polémica sobre  él y sobre lo que representa su figura. Poco importa su magisterio, maravilloso por otro lado, cuando no habla del sexto y el noveno. Así son las cosas.
Por eso ha querido hablar claro, aunque no sé yo si alguien le ha entendido.Desdeluego si se ha quedado en los titulares del periódico, no. Si ha seguido los noticiarios radiofónicos o los avances informativos, tampoco. Solo el que se ha preocupado de ir a las fuentes ha podido aclararse un poco en este jaleo sobre usos del preservativo.
Parece ser que no, que no es la panacea de nada ni, mucho menos, la solución a los problemas de África ni del resto del mundo.En  algunos casos concretos, seguramente como medida extraordinaria sí, pero no creo que sea tu caso , ni el mío, ni siquiera el de la mayoría de los que lo usan...me parece.
Y no digo más que lo iba a estropear ....¡con lo bien que lo explica él!

lunes, 22 de noviembre de 2010

Tranquilos

Tendríamos que empezar el día así...tranquilos.
Lo siento por los tertulianos, las cadenas de radio y los comentaristas de todo tipo que inundan las ondas matinales.
Cada día estoy menos informada de lo que pasa a mi alrededor.Que ¿mal? supongo que sí, pero no estoy dispuesta a enfadarme más de lo que ya estoy y tampoco soluciono nada añadiendo a mi, ya demasiado larga, lista negra nombres nuevos cada día.Más bien debería ir tachando u olvidando algunos ...¡no vale la pena!
Y es que, estoy cansada de pelearme con gente que ni me conoce, ni ganas que tienen.Si, al final, me ponen en la picota y ni siquiera voy a conseguir que se enteren de lo mal que me caen.
Pues eso, que por eso he grabado un CD con las canciones que me hacen encarar el día serenamente y he pensado que, si consigo superar los primeros días de abstinencia informativa, seguramente me lo agradecerán los que está obligados a soportarme.¡Ah! y yo a ellos...que también hay de todo.

viernes, 19 de noviembre de 2010

Créeme

Y no me crees..eso es casi lo peor.
A veces me cuesta pensar que hablamos el mismo idioma.Otras simplemente estoy segura de que me escuchas, me entiendes pero no estás dispuesta a que las palabras dejen ninguna huella en ti.No te interesa, tendrías que renunciar a muchas cosas y enfrentarte a no pocos enemigos. Algunas de esas cosas  cambiarían tu modo de vivir ,de tal forma, que casi deberías volver a nacer.Otras simplemente serían distintas, sobre todo cara a esos que te adulan y con los que te sientes tan a gusto.
Pero compensa, de verdad, compensa. Vale la pena demostrarse a uno mismo que se puede ser libre, que se debe ser libre. Que hacemos lo que  debemos sin pensar que los demás deben aprobar nuestros comportamientos. Que no nos debemos a ningún grupo, a ninguna consigna, que solo nos debemos a nosostros mismos y a nuestra conciencia.
Prueba a mantener una opinión diferente a la de quien te maneja.Mira a los ojos a todos los que no se atreven a llevarte la contraria.No te sientas superior ni inferior , ni mejor ni peor, ni más digna ni menos merecedora de elogio que aquellos que se creen más valiosos que tú. Y piensa que no tienes derecho a hablar mal de alguien si antes no has hecho lo imposible para que se entere de que no compartes su modo de actuar o  de ser.
Créeme...es duro, pero...vale la pena sentirse así.

martes, 16 de noviembre de 2010

Alemanes

Ya sé lo que me pasa...debe ser eso.
Lo había pensado alguna vez pero nunca lo había tenido tan  claro como hoy.Lo que me ocurre es que la cigüeña me dejó en un país equivocado, es eso, seguro.O eso o que le pilló la primavera a mitad de camino y me soltó antes de llegar a su destino.
Mira que me rondaba la idea pero hoy lo he visto todo claro. Me gusta su forma de trabajar, su modo de plantearse la vida, sus formas, sus objetivos...hasta su estructura mental. Me he entusiasmado conociendo sus métodos pedagógicos, su organización, su planificación, su estilo educativo.La elección de asignaturas, sus horarios, su metodología...sus colegios.
Vamos , que ahora me explico lo de sus milagros económicos, lo de su educación musical, lo de su formación intelectual, ¡una maravilla!
Lo dificil va a ser trasladar estos valores aquí, a España. Y es que seguimos empeñados en que el niño no sufra, en que los padres no se preocupen y en que los profesores no exijan y así...como mucho, destacamos en futbol, en flamenquito y en construcción de castels.
Pues eso, que si no fuera porque no tengo ni idea de alemán, porque me da pereza el frío y porque me han dicho que los alemanes son muy serios...cogía el petate y me largaba, que ya estoy cansada de brotes verdes mientras otros hace meses que han empezado a recoger el fruto de su esfuerzo.

viernes, 12 de noviembre de 2010

Cansas

¿Pues sabes qué te digo?...que cansas.
Te he cogido con ganas,me gusta como escribes, pero he terminado agotada.Agotada de que siempre que remueves la historia, solo fijes tu mirada en uno de los bandos.Aburrida de que no te hayas preocupado de ahondar en las razones y los sentimientos de quienes no lucharon en tus filas. Cansada de que los malos sean malísimos y los buenos buenísimos.Harta de los blancos y los negros, de esteriotipos facilones.
Y mira que disfruto siguiendo tus argumentos, participando de tus historias.Disfruto leyéndote y también imaginando tus personajes, metiéndome en sus vidas, observándoles y analizando sus modos y formas.Me enganchas y cuando termino una de tus novelas necesito saber que, dentro de no mucho, tendré el placer de volverte a tener entre mis manos.
Pues eso, que esta vez he prometido no seguir esa serie sobre nuestra guerra civil que, querida Almudena, has prometido regalarnos.
Me va a costar pero...cansas.

miércoles, 10 de noviembre de 2010

Pasa

Pues seguro que eso...seguro.
La lluvia, el frío, el cambio de hora, la factura de la luz, el IBI, el impuesto de basuras, los primeros exámenes, las botas de agua, las hojas en el suelo, los charcos, el jersey de lana, el viento, la nariz roja y...el corazón helado.
Porque yo como los osos, me encantaría hibernar y despertar cuando todo esto haya pasado.
Que dirán lo que quieran, pero entre que a las 6 es de noche cerrada y que Noviembre los dedicamos a la meditación de los novísimos, pues eso, que no tengo el ánimo para excesos, que...lo veo todo malamente.
Es un poco eso y otro poco que me cuesta  levantarme, me cuesta aguantar sin acostarme y veo que de tanto pensar en lo que debo o no debo hacer para asegurarme un pedacito de cielo, termino por agarrar una "depre"de esas que salen en los libros.
Que la vida pasa y el tiempo cansa.Que no es lo mismo ahora que hace pocos años. Que algunas cosas me cuestan el doble y otras ya ni las intento.Que si se trata de hacer memoria me veo empezando, pero si me miro, a veces ni me reconozco.Que echo de menos a varios de los que me han acompañado en el camino y de otros, ya no recuerdo ni las caras. Que de tanto pensar se me quitan las ganas y que ni soy mayor, ni debería enredarme, pero se me arruga el corazón cuando me da por darle vueltas a que un día, ya no estaré yo aquí para verlo.
Que tengo ganas de que algunas cosas cambien, pero me da miedo cómo viviré lo que me queda y con quien me tocará compartir los próximos Noviembres .
Que pasa la vida y ...hoy me ha dado por pensarlo.

sábado, 6 de noviembre de 2010

Comentarios

Bueno, vale...os echo de menos.
Prometo olvidarme de que existís cuando escribo y prometo, también, teneros en cuenta cuando aparecéis en el camino.
Sé que no sois imprescindibles, que algunos no tenéis tiempo de dejar huella, que ya somos muchos los que damos rienda suelta a nuestras cosas en este mundo de la red y que "mis cosas" no suelen ser demasiado interesantes. Sé que algunos estáis aunque no lo digáis. Sé eso y sé también que la cantidad nunca es lo importante.
No está de moda rectificar, ni mucho menos reconocer que uno se ha equivocado, pero esto de cambiar de opinión nunca me ha costado demasiado.Por eso vuelvo a dejar la puerta de mi blog abierta y le quito la razón a quien me convenció de que los comentarios pueden convertirse en una obsesión malsana. No, no será así, porque los agradezco pero tengo muy claro que no, no soy la chica a la que canta mi amigo Barry.

Tolerancia

Por qué siempre va en un solo sentido...
Me refiero a lo de siempre. A la capacidad que tienen algunos de apropiarse de la verdad absoluta. Al afán de muchos de que se tengan en cuenta sus opiniones mientras ellos desprecian radicalmente las  ajenas.A el empeño enfermizo de imponer ideas sin escuchar a los que tienen otro modo de pensar. A la susceptibilidad extrema cuando el adversario no está de acuerdo con ellos y al afán desmedido de llevarnos al dogma del pensamiento único.
Porque  ni todo es bueno ni todo es malo.Porque ahí están los colores para demostrarnos que la variedad es riqueza. Porque la modernidad y el progresismo no están reñidos con el sentido común y con los valores tradicionales. Porque hay que respetar para que te respeten. Porque aunque no pensamos igual sí podemos convivir como iguales. Porque no necesito que me digan cuáles deben ser mis ideas, ni a quien tengo que escuchar, ni a quien debo vetar, ni de quien me debo fiar, ni en quien debo creer.
Por eso me enerva que la tolerancia nunca va de ellos a mí. Me ignoran, me ridiculizan, se ríen de mis lideres, los arrinconan, me tachan de lo que nunca he sido y hasta intentan convencerme de que pasándome a sus filas seré más mujer, más de este siglo y hasta mejor ciudadano del planeta.
Que no, que la tolerancia, o tiene ida y vuelta, o no es más que una palabra estúpida,manoseada y sin sentido.
 Pues eso...que si tengo que respetar sus vidas, que empiecen por respetar la mía y a los míos.

martes, 2 de noviembre de 2010

Aprender

Y a mí que no me pasa...
Lo he oído montones de veces y a montones de personas. Lo dicen en entrevistas serias, en cuestionarios poco elaborados y hasta en declaraciones cara a la pantalla. Algunos se recolocan el pelo, otros se aclaran la garganta y casi ninguno duda al contestar.Pues eso, que seré yo la rara pero me suena a lección aprendida.
Así, a groso modo, tampoco es que haya llevado una vida de crápula o que mis decisiones sean de las de salir corriendo pero de algunas cosas, de varias,  la verdad es que no me siento muy orgullosa. Y es que soy consciente de  que he hecho cosas mal, de que hay otras que debería haber hecho mejor y hasta de que otra varias las debería, simplemente, haber hecho de otro modo.
Por eso me choca cuando alguien asegura que no tiene de qué arrepentirse o afirma tajantemente que se siente plenamente satisfecho con su vida. ¿Será que no han aprendido nada de sí mismos? O puede ser que piensen que reconocer los errores es muestra de debilidad o que enmascarándolos en frases bonitas los demás no nos damos cuenta de que esconden soberbia y pocas ganas de rectificar.
O eso o que es verdad que están encantados de haberse conocido y yo soy la única de mala calidad.
Pues yo, por mi parte, me quedo con Pavaroti... "vivir es aprender".