martes, 16 de noviembre de 2010

Alemanes

Ya sé lo que me pasa...debe ser eso.
Lo había pensado alguna vez pero nunca lo había tenido tan  claro como hoy.Lo que me ocurre es que la cigüeña me dejó en un país equivocado, es eso, seguro.O eso o que le pilló la primavera a mitad de camino y me soltó antes de llegar a su destino.
Mira que me rondaba la idea pero hoy lo he visto todo claro. Me gusta su forma de trabajar, su modo de plantearse la vida, sus formas, sus objetivos...hasta su estructura mental. Me he entusiasmado conociendo sus métodos pedagógicos, su organización, su planificación, su estilo educativo.La elección de asignaturas, sus horarios, su metodología...sus colegios.
Vamos , que ahora me explico lo de sus milagros económicos, lo de su educación musical, lo de su formación intelectual, ¡una maravilla!
Lo dificil va a ser trasladar estos valores aquí, a España. Y es que seguimos empeñados en que el niño no sufra, en que los padres no se preocupen y en que los profesores no exijan y así...como mucho, destacamos en futbol, en flamenquito y en construcción de castels.
Pues eso, que si no fuera porque no tengo ni idea de alemán, porque me da pereza el frío y porque me han dicho que los alemanes son muy serios...cogía el petate y me largaba, que ya estoy cansada de brotes verdes mientras otros hace meses que han empezado a recoger el fruto de su esfuerzo.

2 comentarios:

Maria Jesus dijo...

Tienes razon, son un poco aburridos, pero todo no se puede tener.

Y ellos ya tienen cesped aunque no tengan sol.

Angel Paz dijo...

Totalmente de acuerdo con lo allí expuesto. Sin desperdicio desde la a hasta la z. Aunque a gusto con mi país, Venezuela, no puedo evitar sentir admiración por 3 países: Alemania, Japón e Israel, por cuanto todos tienen en común el sacrificio personal para generar riqueza y prosperidad, y ello les confiere respeto de los demás países. Aprendiendo a valorar lo mejor de los demás, podemos ser mejores cada día.