sábado, 6 de noviembre de 2010

Comentarios

Bueno, vale...os echo de menos.
Prometo olvidarme de que existís cuando escribo y prometo, también, teneros en cuenta cuando aparecéis en el camino.
Sé que no sois imprescindibles, que algunos no tenéis tiempo de dejar huella, que ya somos muchos los que damos rienda suelta a nuestras cosas en este mundo de la red y que "mis cosas" no suelen ser demasiado interesantes. Sé que algunos estáis aunque no lo digáis. Sé eso y sé también que la cantidad nunca es lo importante.
No está de moda rectificar, ni mucho menos reconocer que uno se ha equivocado, pero esto de cambiar de opinión nunca me ha costado demasiado.Por eso vuelvo a dejar la puerta de mi blog abierta y le quito la razón a quien me convenció de que los comentarios pueden convertirse en una obsesión malsana. No, no será así, porque los agradezco pero tengo muy claro que no, no soy la chica a la que canta mi amigo Barry.

2 comentarios:

La chica de las flores. dijo...

Me alegro de que hayas cambiado de opinión. Porque es bueno que tengas diálogo con tus seguidores... o al menos sepas que hay quien te sigue...

Lo contrario es como tener el teléfono desconectado todo el día... o la puerta de casa cerrada.

Besicos!

Maria Jesus dijo...

Pues ya estoy aquí, y me alegro de poder decírtelo