sábado, 6 de noviembre de 2010

Tolerancia

Por qué siempre va en un solo sentido...
Me refiero a lo de siempre. A la capacidad que tienen algunos de apropiarse de la verdad absoluta. Al afán de muchos de que se tengan en cuenta sus opiniones mientras ellos desprecian radicalmente las  ajenas.A el empeño enfermizo de imponer ideas sin escuchar a los que tienen otro modo de pensar. A la susceptibilidad extrema cuando el adversario no está de acuerdo con ellos y al afán desmedido de llevarnos al dogma del pensamiento único.
Porque  ni todo es bueno ni todo es malo.Porque ahí están los colores para demostrarnos que la variedad es riqueza. Porque la modernidad y el progresismo no están reñidos con el sentido común y con los valores tradicionales. Porque hay que respetar para que te respeten. Porque aunque no pensamos igual sí podemos convivir como iguales. Porque no necesito que me digan cuáles deben ser mis ideas, ni a quien tengo que escuchar, ni a quien debo vetar, ni de quien me debo fiar, ni en quien debo creer.
Por eso me enerva que la tolerancia nunca va de ellos a mí. Me ignoran, me ridiculizan, se ríen de mis lideres, los arrinconan, me tachan de lo que nunca he sido y hasta intentan convencerme de que pasándome a sus filas seré más mujer, más de este siglo y hasta mejor ciudadano del planeta.
Que no, que la tolerancia, o tiene ida y vuelta, o no es más que una palabra estúpida,manoseada y sin sentido.
 Pues eso...que si tengo que respetar sus vidas, que empiecen por respetar la mía y a los míos.

No hay comentarios: