sábado, 29 de enero de 2011

Piratas

Voy a intentar explicarlo...aunque sé que no voy a tener demasiado éxito y que mis posibilidades de convencer a alguien van a ser muy limitadas.Esto último lo he comprobado  en varias ocasiones, pero no me pienso rendir...aunque más de uno ya empieza a mirarme mal.
Desgraciadamente no tengo el talento musical de Alejandro Sanz ,ni la imaginación de Steven Spilberg ni tan siquiera  la gracia de Chiquito de la Calzada por eso considero que es de justicia pagar por disfrutar de su trabajo.
También es verdad que no se me ocurriría aparecer en la pastelería de mi barrio y zamparme gratis los bollos que ha hecho el Sr Juan o hacer acopio de revistas en el quiosco sin pasar después por la cabina de la Sra Ana o llenar el depósito de la gasolina y salir corriendo sin dejar los datos de mi tarjeta al gasolinero de turno.
El problema es que el tema de las películas es más abstracto pero también hay Juanes y Anas y productores de turno que se ganan el pan de este modo y parece que no nos enteramos. 500 familias fueron al paro con el cierre de los video-clubs Blokbuster , otras cientos o miles han echado el cerrojo a sus negocios relacionados con el cine o la música y no sé cuántos actores, técnicos de sonido, peluqueras, montadores o transportistas se las ven moradas para cobrar sus sueldos a fin de mes.
Por eso ahora parece que solo sobrevive el teatro, que no hay quien lo piratée y los conciertos, que pierden toda la gracia cuando son grabados.Eso sí, tiempo al tiempo...porque algo inventarán para que también sea posible disfrutar de  el ambientillo sin pagar un euro y entonces no sé qué va a hacer toda esa gente que vive de hacernos pasar buenos momentos.
Pues a mí no me parece bien y cuando lo digo...le gente no contesta...simplemente se calla y mira a otro lado, como buenos piratas que son.

martes, 4 de enero de 2011

Está muy claro

Pues yo lo tengo muy claro...
Hace algunos días leí un artículo, de esos que sentencian sin dar opción a la discrepancia,  en el que se aseguraba que el concepto de familia tradicional era producto de una educación retrógrada y que lo actual era el concepto multiopcional de la familia.Vamos, que existían varios modelos de familia y que todos ellos debía ser considerados como opciones posibles.
Llevo varios días dándole vueltas a la idea y se me ocurren algunas consideraciones al respecto:
-¿Por qué, si eso es así, en los matrimonios homosexuales se mantienen el rol de madre y padre tradicionales?
-¿Por qué se equipara una familia monoparental, viudos o solteros con hijos, a uniones de personas del mismo sexo?
-¿Podemos llamar familia a la que forman dos hermanos, dos primos o dos amigas que viven en el mismo piso?
-¿Y a la relación de una persona con un perro, un gato o un par de tortugas?
No entro en aspecto jurídicos...no se trata de eso.Simplemente echo mano del sentido común, ese que llevamos impreso en el corazón y en la razón todas las personas, y no me cuadra; me da la impresión de que intentamos justificar nuestros modos de actuar, para no llegar a la conclusión de que estamos haciendo algo mal.
Cada cual es muy libre de montarse la vida con quien y como quiera, pero no creo que eso nos tenga que llevar a decir que el concepto del "uno con una para siempre" haya desaparecido.
En fin, que no, que esto es mas simple de lo que parece, que el planteamiento del  "todo vale" ni es moderno, ni es progresista es esencialmente un intento de hacernos creer que podemos reinventar al hombre a nuestro antojo.
Pero yo lo tengo muy claro...¿tú no?

domingo, 2 de enero de 2011

En Belén

Lo siento...lo he intentado, pero cada vez es más dificil.
Me gustaría decir que no he tenido tiempo y creérmelo, pero la verdad es que las horas sí me han alcanzado para otras cosas, no sé si más o menos importantes que la de atender este rinconcito de la red, pero sí que claramente más urgentes.También podría esconderme detrás de otras mil disculpas: las prisas, los festejos, las compañías, los atascos, los regalos, las compras, los fogones, la ropa sucia, el polvo, el frío, la lluvia, las ojeras, el sueño...y algunas que otras cosas más que han ocupado mis horas estos últimos días del año que nos ha dejado.
Sé que debería cerrar el quiosco porque voy a seguir sin poder atenderlo adecuadamente pero...se lo debo a esas dos o tres personas que aún me leen de vez en cuando y a mí misma, que me lo paso estupendamente cuando logro juntar letras para lanzaros alguna idea.
Pero hoy toca lo que toca, y lo que toca es que estamos en Navidad, que acabamos de estrenar ilusiones  y que me faltaba colocar en este rinconcillo un villancico.
Y esque fue en Belén, fue en Belén, donde nació ese que hace que las idas y venidas, las prisas y las luchas, de verdad, valgan la pena...¡Feliz año nuevo!