martes, 4 de enero de 2011

Está muy claro

Pues yo lo tengo muy claro...
Hace algunos días leí un artículo, de esos que sentencian sin dar opción a la discrepancia,  en el que se aseguraba que el concepto de familia tradicional era producto de una educación retrógrada y que lo actual era el concepto multiopcional de la familia.Vamos, que existían varios modelos de familia y que todos ellos debía ser considerados como opciones posibles.
Llevo varios días dándole vueltas a la idea y se me ocurren algunas consideraciones al respecto:
-¿Por qué, si eso es así, en los matrimonios homosexuales se mantienen el rol de madre y padre tradicionales?
-¿Por qué se equipara una familia monoparental, viudos o solteros con hijos, a uniones de personas del mismo sexo?
-¿Podemos llamar familia a la que forman dos hermanos, dos primos o dos amigas que viven en el mismo piso?
-¿Y a la relación de una persona con un perro, un gato o un par de tortugas?
No entro en aspecto jurídicos...no se trata de eso.Simplemente echo mano del sentido común, ese que llevamos impreso en el corazón y en la razón todas las personas, y no me cuadra; me da la impresión de que intentamos justificar nuestros modos de actuar, para no llegar a la conclusión de que estamos haciendo algo mal.
Cada cual es muy libre de montarse la vida con quien y como quiera, pero no creo que eso nos tenga que llevar a decir que el concepto del "uno con una para siempre" haya desaparecido.
En fin, que no, que esto es mas simple de lo que parece, que el planteamiento del  "todo vale" ni es moderno, ni es progresista es esencialmente un intento de hacernos creer que podemos reinventar al hombre a nuestro antojo.
Pero yo lo tengo muy claro...¿tú no?

3 comentarios:

Maria Jesus dijo...

Yo lo tengo clarísimo

MIC dijo...

Muy claro, efectivamente. El tema de que buscamos justificarnos es importante. Por ahí van los tiros.
Pero yo hoy venía expresamente a felicitarte por tu santo: ¡Felicidades!
Un abrazo desde el Sur
Luisa

unwakeable dijo...

Le doy la razón, sin más.
Un saludo