domingo, 23 de octubre de 2011

Pedir perdón

Y vuelvo a lo mismo... no sé qué camino tomar.
¿Alegrarme? Creo que sí, que debo mantener la esperanza.Que prefiero pecar de inocente a vivir en continua desconfianza. Que elijo taparme los oídos,que prefiero apretar los dientes y aguantarme las lágrimas.Les diré que,aunque sea ardiendo, agarrar un clavo es mejor que seguir empuñando una lanza.Sí, pienso que vale la pena mirar hacia delante.Aunque para ello tenga que bajar un poco la cabeza, aunque deba tragarme sus mentira,aunque me digan que también yo he sido verdugo y no solo víctima.Vale la pena mi esfuerzo si con él se puede garantizar una vida.Vale, lo asumo...es importante que hayan detenido su guerra.
Sin embargo me cuesta perdonar a quien no tiene intención de pedir perdón.No comprendo que exijan quienes continúan guardando las armas.Quiero que me expliquen por qué llaman conflicto a lo que ha sido terror, horror y miedo a morir simplemente por opinar de forma diferente.Necesito saber el motivo que les lleva a pensar que lo que han hecho ha valido la pena.Qué han ganado, por qué hemos pagado un precio tan álto, dónde han llegado y si eran necesarios más de 800 muertos para encontrarnos donde estamos.
Solo pido que me digan que no, que no tenía que haber ocurrido nunca... que se equivocaron.
Podré volver a empezar... cuando sean capaces de mirarme a la cara y...pedirme perdón.

miércoles, 19 de octubre de 2011

Mejor mañana

No sé si voy a poder...no sé.
Me dices que no tengo otra salida.
Otros opinan que estoy en mi derecho, que no debo olvidar.
La cabeza me dice que sí. El corazón...está cansado de pensar.
Los recuerdos , los nombres, las imágenes...no se mueven, no desaparecen.
Las palabras, los discursos, las ideas...se agolpan y pretender encontrar un hueco en mi cerebro.
No me cuadra, no quiero que me cuadre, no consiento que me confundan...quiero seguir pensando que todo "eso" fue, es, una salvajada, una fábrica de dolor.
Pero me siento mal.Quiero comprender, quiero entender, quiero justificar...quiero olvidar.
No, eso no, no me voy a permitir esa injusticia.En todo caso seré yo quien de el primer paso...ellos no tiene derecho a poner las condiciones.
Bueno...déjame que lo piense...déjalo para mañana...mejor mañana.

sábado, 15 de octubre de 2011

Una respuesta, un deseo.

A veces me pregunto... ¿Qué hago yo aquí?
¿Pasar el rato?, no me cuadra.
¿Ganarme el pan? también, pero no solo eso.
¿Gastar las energías y la vida? Sí, pero por algo y sobretodo, para algo.
¿Venir, estar e irme cuanto antes? ... no me convence.
Tiene que haber algo más. Seguro que hay algo más.
Y hoy he encontrado una respuesta. Muy simple, muy repetida...algo manoseada, pero una respuesta:
"Por el amor a la libertad, la amistad leal, el aire de familia, la sinceridad, la piedad recia, el buen humor, y, por supuesto, el trabajo esforzado, ofrecido a Dios cada día"
Por eso estoy donde estoy...
Gracias D Enrique. Esta, hoy, era mi respuesta...mi deseo.

martes, 11 de octubre de 2011

No lo aguanto

Pobre...la he pagado con él.
Hay algunas cosas que me hacen perder la serenidad.Tampoco es que sea una de mis mayores virtudes pero ,con los años, he aprendido a controlar un poco las facciones y hasta puedo decir que, en ocasiones, el de enfrente no se da cuenta de que por dentro estoy como un volcán.
Pero no siempre lo consigo y ayer ni pensé, ni razoné, simplemente reaccioné.
La verdades que ante grandes males,grandes remedios y sin pensar en las consecuencias lo hice...así sin anestesia.
La cogí ,busqué la pestaña de los números y ataqué con el 3.De la nuca hacia la coronilla.De abajo a arriba y en los laterales rebajando hasta el 1.
¿Parece fácil ? Pues de eso nada.Los piojos desaparecieron, eso sí, pero el resultado final ha sido un desastre.
Menos mal que el chaval es guapo y el pelo crece rápido porque como me localicen los servicios sociales me temo que me abrirán expediente y hasta puede que me quiten la custodia del chiquillo.
Pobre...ni ha protestado ¡hasta está contento!Y dice que el profe le ha dado una colleja y le ha dicho ¿Pero qué te han hecho?...mi madre, le ha dicho, que no aguanta a esos bichos.

lunes, 10 de octubre de 2011

Importante

No me digas que no...no estoy de acuerdo.
Es verdad que llegada una edad uno ya no es lo que era, por lo menos en apariencia.
También podríamos decir que la vida tiene sus leyes, y esta es una de ellas.
Puede que nos consuele pensar que hay momentos que no vale la pena vivir y que cuanto antes nos quitemos del medio más fácil hacemos la vida a los demás.
Sí, de sobra sé que la enfermedad, la vejez,el dolor van de la mano casi siempre y que con una retirada a tiempo se solucionan algunos problemas.
También sé que hay momentos esperados que no dejan de ser duros. Que un padre es un padre a pesar de los años que haya cumplido o de los achaques que le acompañen.Que descansa la cabeza pero sufre el corazón y que el vacío no lo vuelve a llenar nadie, que su hueco estará ahí...siempre..
Por eso no me digas que es una muerte diferente...no estoy de acuerdo...es su padre y para él sí que es importante.

domingo, 9 de octubre de 2011

Su amanecer

Voy a opinar...aunque ya se han oído todas las opiniones y la mía no va a aportar nada nuevo al tema pero...voy a opinar.
En principio porque todos y todas lo hacen, porque también a mí me llama la atención el personaje y porque de tanto oír se me está pegando el vicio de hablar, aunque no tenga ni idea de lo que digo.
También creo que no hago mal a nadie, más bien todo lo contrario.A algunos no nos gusta airear nuestras historias pero hay quien se muere por crear polémica, por centrar las conversaciones y por ser popular a pesar de los pesares.
Por eso diré que ni me va ni me viene, pero me alegro por ella.Creo que se lo merece, que tiene mucha suerte de sentirse tan feliz, que sabe lo que quiere y con quien lo quiere, que no se deja engañar fácilmente y que si ella lo ha visto claro...pues no hay más que decir.
Y además ha puesto a Dios por testigo, se ha lanzado al compromiso y se ha puesto al mundo por montera.Pues olé, olé y olé.
¿Al novio? Gracias, aunque solo sea porque ...estás siendo su amanecer.

martes, 4 de octubre de 2011

No es tan fácil

Ya sé que es una enfermedad pasajera, de las que hay que pasar sí o sí, y en la  que el que peor se encuentre séa el que aparentemente más hace sufrir.
Tengo ya algo de experiencia, propia y ajena,pero no hay dos casos iguales ni dos personas que lo vivan de la misma manera...eso dicen.
El caso es que a ratos me agoto, a ratos me desespero y alguna que otra vez tiro la toalla y cedo, con la esperanza de que otros vendrán y se llevarán los malos ratos, los portazos, las malas caras y esa sensación de que la madrastra de Blancanieves a mi lado es pura bondad.
Necesito la sabiduría de los buenos psicólogos, la serenidad de los monjes de clausura, la capacidad de convencer de los gurús  de la comunicación y el atractivo personal de George Cloonie para explicar a mis adolescentes de que hay cosas que "no" aunque uno piense que está preparado para ellas.
Pero dejadme que os diga que en esto, como en miles de otras cosas, la teoría es mucho más fácil que la práctica.Y si el toro a lidiar es de la propia ganadería nos puede pasar como a Bienvenida, que nos haga morir, cuando a otros más grandes y más peligrosos los hemos toreado sin despeinarnos el flequillo.
Pues eso, que si me veis aflojar invitadme a una copa pero no me deis más lecciones magistrales...que esto no es tan fácil.

lunes, 3 de octubre de 2011

Pequeñas cosas

Vuelvo con la esperanza de no morir en el intento.
No han sido meses especialmente complicados,no.
Tampoco puedo decir que se me hayan agotado las ideas,sigo viviendo.
Puede que las fuerzas se hayan concentrado en otras direcciones y puede también que simplemente lo haya dejado y tenga ganas de retomarlo.
Será una buena terapia y me ayudará a poner en orden algún que otro cajón de mi armario personal.
Y retomo esta pequeña bitácora con un mensaje para los navegantes que quieran seguirme:No esperéis grandes discursos, nada de teorías complicadas...de eso aquí no habrá.
Seguiré dándole vueltas a la vida corriente, a lo que nos pasa, a eso que nos hace llorar cuando nadie nos ve... y a aquellas pequeñas cosas de las que habla Serrat.