domingo, 23 de octubre de 2011

Pedir perdón

Y vuelvo a lo mismo... no sé qué camino tomar.
¿Alegrarme? Creo que sí, que debo mantener la esperanza.Que prefiero pecar de inocente a vivir en continua desconfianza. Que elijo taparme los oídos,que prefiero apretar los dientes y aguantarme las lágrimas.Les diré que,aunque sea ardiendo, agarrar un clavo es mejor que seguir empuñando una lanza.Sí, pienso que vale la pena mirar hacia delante.Aunque para ello tenga que bajar un poco la cabeza, aunque deba tragarme sus mentira,aunque me digan que también yo he sido verdugo y no solo víctima.Vale la pena mi esfuerzo si con él se puede garantizar una vida.Vale, lo asumo...es importante que hayan detenido su guerra.
Sin embargo me cuesta perdonar a quien no tiene intención de pedir perdón.No comprendo que exijan quienes continúan guardando las armas.Quiero que me expliquen por qué llaman conflicto a lo que ha sido terror, horror y miedo a morir simplemente por opinar de forma diferente.Necesito saber el motivo que les lleva a pensar que lo que han hecho ha valido la pena.Qué han ganado, por qué hemos pagado un precio tan álto, dónde han llegado y si eran necesarios más de 800 muertos para encontrarnos donde estamos.
Solo pido que me digan que no, que no tenía que haber ocurrido nunca... que se equivocaron.
Podré volver a empezar... cuando sean capaces de mirarme a la cara y...pedirme perdón.

No hay comentarios: