martes, 22 de noviembre de 2011

Solo ÉL

No lo entiende...y no me extraña.
No me extraña porque no hay nada que entender.Sobran las palabras, y las explicaciones dejan de tener valor cuando la vida nos da de bofetadas contra una realidad que, ni se puede cambiar, ni tenemos capacidad de valorar.
Ha ocurrido, probablemente en menos de un segundo, y las consecuencias son tan dolorosas que se me escapa , que no tengo, ni una palabra de consuelo.
Dos nos han dejado para siempre y otros dos juegan contra un pronóstico de vida incierto.
Hay cosas que pasan, cosas que nadie quiere vivir en primera persona.Sucesos que escuchamos con horror, y que cuando nos toca ponerles cara y apellido, sobrepasan nuestra capacidad de razonar.
Ahora solo queda confiar en la profesionalidad de los médicos, en la fuerza de un organismo joven y en la misericordia de Dios...poco más.
No te esfuerces en comprender..solamente ÉL te puede dar una explicación.

1 comentario:

maria jesus dijo...

Los encomendaré a EL, y tambien a vosotros