lunes, 27 de febrero de 2012

Sentir

Una cosa es lo que se siente y otra muy distinta lo que se consiente, en eso nos diferenciamos los unos de los otros.
Alguien que me ronda cerca desde hace poco me lo ha dicho hoy, y ha añadido...obvio, ¿todavía no te habías enterado?
Pues sí pero no.Sentir, sentir, siento variedades y consentir, consentir ... no sé yo si consiento mucho o poco.
Vamos, que me lo he tenido que repetir más de tres y cuatro veces para darme cuenta de que algunos o varios de mis problemas actuales provienen de esta simple disyuntiva.
Y he llegado a la conclusión de que lo importante está en llevar bien tirante la rienda de ese músculo incontrolado que es el corazón y saberlo dirigir , con maestría, hacia el puerto que más nos conviene.
Nos corren ríos de sentimientos, buenos y malos, que en estó, como en botica, ¡hay de todo!. Quizás  el acierto esté en colocar a cada uno en su  justo lugar. Diferenciar entre aquellos que nos engrandecen y esos otros que, a fuerza de empequeñecernos, nos hacen peores personas...ahí está el secreto...digo yo.
El secreto y el acierto, que eso es lo que nos interesa, me interesa.Porque aquí voy a ser muy egoista...que no tengo ganas de perder más tiempo dándole vueltas a la noria.
Rapidito, o sí o no...y al cesto de la basura lo que no nos haga... sentirnos bien.

viernes, 24 de febrero de 2012

Un poquito de tiempo

No es que no escriba, es que no lo hago aquí.


La verdad es que no hago otra cosa. Es más, me dedico a enseñar a a escribir, a hacerlo con la mejor de las ortografías y...si se dejan quienes no tienen más remedio que escucharme, a disfrutar haciéndolo.

Me parece una de las actividades que más liberan al ser humano.Le ayudan a pensar, le dan la oportunidad de salir, de explorar, de adentrarse en esos mundos tan poco visitados de la imaginación.Ofrece la oportunidad de sentirse otro dentro de uno mismo.Facilita la bonita experiencia de quererse, comprenderse, corregirse y hasta de conseguir que los que nos rodéan sepan quiénes somos.



Se puede, se debe, lo necesitamos...¿por qué nunca encontramos tiempo?

Siempre es lo mismo, lo urgente se come a lo importante y termino llenando las horas de vacio, de nada...de cosas que me añaden cargas y me quitan energía...¡qué tonta!

Hace tiempo que no me importa quién lee lo que sale de mi cabeza, eso no es lo que da sentido a este blog.

Lo empecé para que me leyeran y ,pasado el tiempo, me di cuenta de que lo importante es que transfomara en palabra lo que me dicta el corazón.

Pobre...le tengo amordazado.No dejo que diga lo que le pasa...no le doy...ni un poquito de tiempo.