lunes, 27 de febrero de 2012

Sentir

Una cosa es lo que se siente y otra muy distinta lo que se consiente, en eso nos diferenciamos los unos de los otros.
Alguien que me ronda cerca desde hace poco me lo ha dicho hoy, y ha añadido...obvio, ¿todavía no te habías enterado?
Pues sí pero no.Sentir, sentir, siento variedades y consentir, consentir ... no sé yo si consiento mucho o poco.
Vamos, que me lo he tenido que repetir más de tres y cuatro veces para darme cuenta de que algunos o varios de mis problemas actuales provienen de esta simple disyuntiva.
Y he llegado a la conclusión de que lo importante está en llevar bien tirante la rienda de ese músculo incontrolado que es el corazón y saberlo dirigir , con maestría, hacia el puerto que más nos conviene.
Nos corren ríos de sentimientos, buenos y malos, que en estó, como en botica, ¡hay de todo!. Quizás  el acierto esté en colocar a cada uno en su  justo lugar. Diferenciar entre aquellos que nos engrandecen y esos otros que, a fuerza de empequeñecernos, nos hacen peores personas...ahí está el secreto...digo yo.
El secreto y el acierto, que eso es lo que nos interesa, me interesa.Porque aquí voy a ser muy egoista...que no tengo ganas de perder más tiempo dándole vueltas a la noria.
Rapidito, o sí o no...y al cesto de la basura lo que no nos haga... sentirnos bien.

1 comentario:

almodhena dijo...

hola que tal! estuve visitando tu blog y me pareció interesante, Me encantaría enlazar tu blog en los míos y de esta forma ambos nos ayudamos a difundir nuestras páginas. Si puedes escríbeme a ariadna143@gmail.com

saludos